Loading

compartir

Artículo

Cómo comunicarnos mejor con nuestros hijos

Los adolescentes no se destacan por sus destrezas comunicativas. Con frecuencia, sienten que pueden comunicarse mejor con otros adultos que no son sus padres y sobre todo con sus amigos. Las vacaciones son una buena oportunidad para compartir momentos de acercamiento y conversación con tus hijos.

No desaproveches las vacaciones: pueden ser la excusa indicada para iniciar un vínculo de confianza que se continúe en el regreso a la cotidianeidad.

Habla sobre los temas que son importantes para tus hijos.

Una de las claves para establecer la comunicación es respetar la privacidad de los adolescentes, crear un marco de confianza y acercamiento emocional. Como padres debemos ser curiosos, estar atentos a las prácticas de nuestros hijos, pero no interferir, invadir ni imponer intereses que los jóvenes no tienen.

Es más fácil comunicarse con un adolescente cuando los hábitos de confianza se han establecido desde la niñez. Pero es posible también mejorar la comunicación cuando los niños llegan a la adolescencia.


Algunos consejos para tener en cuenta:

  • Considera que no existe una receta para la buena comunicación. Lo que funciona para establecer el diálogo en un caso, puede no resultar en otro.
  • Genera oportunidades para hablar. Para poder comunicarse bien con tu hijo tienes que estar disponible. Los adolescentes no resisten las charlas "programadas"; las mejores conversaciones suelen resultar de actividades compartidas.
  • Escucha a tu hijo. Prestar atención y evitar las interrupciones puede ser el mejor método para descubrir un problema serio que requiere de atención inmediata. Frecuentemente el simple hecho de hablar con los adolescentes sobre un asunto importante ayuda al esclarecimiento de un conflicto.
  • Habla sobre las diferencias. La comunicación se hace difícil para algunos padres cuando sienten que las diferencias con sus hijos son insalvables. Es importante reconocer que existen distintas opiniones y establecer el diálogo a partir de ellas.
  • Tolerancia con las elecciones de tu hijo. Los hogares pueden ser ámbitos democráticos en los que se predica tolerancia, pero a la vez se prescinde de la misma. Muchas veces se les exige a los adolescentes la aceptación de las condiciones establecidas por los padres sin opción ni posibilidad de discusión.
  • Comunícate con amabilidad y respeto. El respeto y el autocontrol que demuestres al hablar con tu hijo algún día rendirá fruto en sus relaciones y conversaciones con otras personas. Si reaccionas en forma violenta probablemente nunca se establecerá la conversación.
  • Habla sobre los temas que son importantes para tu hijo. Algunas de las cuestiones que interesan a un adolescente pueden no ser importantes para sus padres. Ponerse en el lugar del otro, hacer preguntas, escuchar con atención es una manera de demostrar a su hijo que respeta sus sentimientos y opiniones.

Las vacaciones son una buena oportunidad para compartir momentos de charla con tu hijo. Actividades como andar a caballo o en bote, nadar, jugar a la raqueta, o simplemente caminar distendidos o tomar un helado, son favorables para establecer las conversaciones que no surgen de la urgencia ni de la necesidad de resolver un problema cotidiano. Compartir varios días de tiempo completo con los niños posibilita seguir un diálogo interrumpido, retomar opiniones volcadas, enriqueciendo el intercambio. No desaproveches el momento de descanso: puede ser la escusa indicada para iniciar un vínculo de confianza que se continúe en el regreso a la cotidianeidad.

Artículo relacionado: Cómo ser buenos padres de hijos adolescentes.

Fuente: Departamento de Educación de los Estados Unidos, Oficina de Asuntos Intergubernamentales e Interagencia. Cómo ayudar a su hijo durante los primeros años de la adolescencia.Washington, D.C., 2002

Información

Técnica

Fecha de Modificación08/09/2005
Descripción BreveArtículo que incluye algunos consejos útiles para mejorar la comunicación con nuestros hijos.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión