Loading

compartir

Artículo

Este establecimiento celebra la lectura

A través de la “Fiesta de las Mariposas”, el Colegio Evangélico Ejército de Salvación Catherine Booth de Calama fomenta la lectura con actividades artísticas inclusivas, montajes temáticos, un concurso comunal y cafés literarios para padres y apoderados.

Niños sosteniendo libros gigantes

Es mes de noviembre y los estudiantes están ansiosos. Sus padres y profesores se han encargado de transformar el colegio, a través de arreglos y disfraces, en un verdadero cuento de hadas. El recorrido, desde la entrada de la institución hasta la biblioteca, está decorado y revela una historia que cambia año a año. Una vez, fue la Caperucita Roja y la decoración mostraba el bosque y el lobo; otra, fue Alicia en el País de las Maravillas y los apoderados se encargaron de convertir el establecimiento en el palacio de la reina de corazones.

Así, anualmente, el Colegio Evangélico Ejército de Salvación Catherine Booth culmina su Fiesta de las Mariposas, un proyecto que busca incentivar los niños de primero a octavo básico a leer y escribir. “Consideramos que para el niño y el apoderado es una fiesta cuando el estudiante aprende a leer… Y ‘de las mariposas’ porque ellas son libres. Uno es más libre cuando aprende a leer, y todos queremos ser libres, sobretodo esos niños: buscan ser libres de todos los problemas que ellos tienen”, explica la profesora Honorata Rojas, encargada de la iniciativa en este establecimiento cuyo índice de vulnerabilidad es de 58,6%.

Para fomentar la lectoescritura de los estudiantes, los profesores se propusieron realizar estrategias lúdicas de enseñanzas de aprendizaje y postularon el proyecto a la Red de Escuelas Líderes de Educación en Pobreza. En 2012, la Fiesta de las Mariposas quedó seleccionada y el colegio pasó a ser parte de esta iniciativa, impulsada por la Fundación Chile, la Fundación Educacional Arauco, la Fundación Minera Escondida y El Mercurio.

Las actividades desplegadas son sencillas, pero efectivas. En un primer momento, y a los alumnos más pequeños, los docentes muestran imágenes de un cuento, para que los propios estudiantes puedan interpretar lo que ven y construir una historia. Después, en los noventa minutos que dura la clase, los 45 estudiantes son divididos en grupos, que vuelven a narrar el cuento visto, pero de una manera distinta y compartida: ya sea bailando, interpretando, recitando una poesía o cantando y tocando instrumentos.

Al final del primero básico, los estudiantes participan de una suerte de licenciatura, la ceremonia de los primeros lectores, donde todos, padres y alumnos se visten de gala y el colegio es decorado con un cuento elegido y al final todos celebran el éxito de la lectura de los niños con una comida. Los apoderados, que se enteran de la existencia de esa celebración luego a inicios de año, juntan dinero durante meses para comprarse ropas y preparar los materiales para la decoración del colegio, los peinados y accesorios de los niños. “Los padres son un pilar fundamental de la Fiesta de las Mariposas”, comenta Honorata.

Los estudiantes de otros cursos y los niños con necesidades educativas especiales también desarrollan los talleres de danza, teatro, música y poesía en base a los contenidos del currículum del Ministerio de Educación. Además, pueden postular en octubre al concurso literario comunal Gabriela Mistral, en el que participan todas las escuelas de Calama. Los alumnos finalistas tienen sus gastos cubiertos por el colegio, que les paga el pasaje hasta el lugar del concurso y su hospedaje.

La fiesta de la lectura también se expandió hacia los padres. Cada cierto tiempo, el colegio organiza un café literario para los apoderados, que cuenta con la presencia de jóvenes escritores de la zona. Así, las madres y padres también son incentivados a leer a sus niños y a ser parte de la comunidad del colegio. Hugo Carrizo, director de la institución dice valorar “grandemente” todo el trabajo que se genera ahí: “veo que toda la comunidad escolar se involucra ya sea en forma espontánea o a través de la programación que de allí se genera para ocupar las dependencias en forma equitativa. Sin dudas, el colegio se transformó en una hermosa mariposa de fomento lector... Los frutos ya lo estamos viendo en una superación importante de los resultados Simce en los niveles de segundo y cuarto básico”.

Cada una de esas iniciativas han sido expuestas en los encuentros de la Red de Escuelas Líderes y, más particularmente, a los colegios que son parte de la Macrozona Norte. Según Honorata, esas instancias posibilitan que la Fiesta de las Mariposas se proyecte en el tiempo y se transmita a las demás instituciones, que poco a poco se han abierto a replicar e incorporar estrategias similares a las del Colegio Catherine Booth. “Es lindo, porque hemos podido salir hacia las demás comunidades, nuestro proyecto ha crecido y no queda estático. Estar en la Red nos desafía a incorporar todos los años nuevas estrategias”, dice.

Este año, en cada sala del colegio se pondrá un baúl con libros, revistas y cómics. Así, los estudiantes tendrán la libertad de elegir qué quieren leer, independientemente de la lectura obligatoria de la malla académica. Asimismo, Honorata recalca que seguirá fomentando las lecturas diarias de sus alumnos, por ejemplo, incorporando a las pruebas de todas las disciplinas un extracto de un cuento.

Con libros e historias en cada materia, en cada rincón del colegio y en cada momento de la vida de los estudiantes y apoderados, “nos hemos unido en un trabajo que tiene sentido; todos los docentes, alumnos y padres están aprendiendo a valorar que la lectura abre un mundo de oportunidades”, dice, orgulloso, Hugo.

Texto de Amanda Marton; títulación de educarchile

Información

Técnica

Fecha de Modificación27/07/2017
Descripción BreveA través de la “Fiesta de las Mariposas”, el Colegio Evangélico Ejército de Salvación Catherine Booth de Calama fomenta la lectura con actividades artísticas inclusivas, montajes temáticos, un concurso comunal y cafés literarios para padres y apoderados.
IdiomaEspañol (ES)
AutorAmanda Marton
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión