Loading

compartir

Artículo

La tecnología de los censos

El próximo 19 de abril un encuestador llegará a tu casa con un cuestionario de preguntas. Detrás de él hay un sofisticado entramado tecnológico de lectores digitales, para permitir que los resultados del censo 2017 sean procesados con la mayor rapidez posible. Antes los censos eran más lentos eso sí: todo se hacía a mano. A continuación te contamos más.

Hollerith y su máquina.

Fabiana del Popolo es jefa del área de demografía e información sobre población del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), División de Población de la CEPAL.

Imagen ancha que dice: un censo para Chile

Antiguamente todas las respuestas de los cuestionarios utilizados en los censos eran ingresadas a mano, por lo que los encargados de procesar la información tenían que ir revisando las hojas una por una, lo que les tomaba una eternidad. Todo empezó a cambiar gracias a Herman Hollerith, un estadounidense que inventó un método que hizo las cosas mucho más fáciles.  Este señor, hijo de inmigrantes alemanes, era ingeniero en minas, y se desesperaba observando la lentitud con que se gestionaba la información del censo realizado en 1880 en los Estados Unidos. Al darse cuenta de que las preguntas del cuestionario censal se podían contestar con un "sí" o un "no", creó una cartulina perforada de 80 columnas, en la que las respuestas pudieran ser leídas, según el lugar donde estuvieran las perforaciones, por un dispositivo electromecánico. Nacía así la máquina tabuladora de Hollerith, que se considera la primera computadora del mundo.

Este sistema de tarjetas, que daba la posibilidad de clasificar la información por localidad, edad y sexo, fue utilizado en el análisis de los datos recogidos en el censo de 1890 en Estados Unidos, permitiendo que todo el trabajo, que incluía 56 millones de cartulinas, pudiera realizarse en tres años, lo que constituía un avance considerable. Hollerith creó entonces la Tabulating Machine Company para comercializar su invento. EN 1924 la empresa pasó a llamarse International Business Machines (IBM), que se convertiría en una de las transnacionales informáticas más importantes del mundo.

La máquina de Hollerith fue introducida en Chile en el censo de 1930, y se utilizó hasta mediados de los sesenta, facilitando el proceso de digitación de los cuestionarios y el análisis de los datos obtenidos. Ya en los años sesenta, existía un gran interés en agilizar todavía más el procesamiento de datos, para contar con resultados confiables en el menor tiempo posible, debido a la incidencia que estos tenían en el diseño de las políticas públicas, destinadas a mejorar las condiciones de vida de los chilenos.

Lo anterior lleva a la incorporación, en 1970, del sistema Olivetti, en la digitación y verificación de la información. Este incluía un sistema de cassettes, para convertir y traspasar los datos a una cinta magnética, que era luego analizada por un gran computador.

La siguiente revolución tecnológica tendría lugar en 1982, con la llegada del lector óptico, un instrumento capaz de detectar marcas hechas con lápiz en un cuestionario preimpreso. Bautizada por sus siglas en inglés como OMR (Optical mark recognition), esta máquina reconoce la presencia o ausencia de marcas midiendo la luz que se refleja sobre el cuestionario, luego de lo cual el lector interpreta marcas en base a una plantilla, y envía la información a un computador.

Son muchos los avances tecnológicos que se han experimentado desde entonces, sobre todo con el advenimiento de los nuevos medios digitales. Ya se habla mucho de la manera en que internet podría ayudar a la eficiencia del procesamiento de datos censales. Fabiana del Popolo, profesional de la CEPAL, lo corrobora: “Ya se está hablando en la región de ese tema (dice), de hecho, México intentó hacer una recuperación de formularios por Internet pero todavía falta experiencia para fortalecer este tipo de procesos para contribuir a una mayor cobertura y calidad de la información”.

La innovación requiere, en efecto de una preparación previa, que incluya una correcta formación a las personas, de modo que la tecnología no se convierta en un obstáculo más que un apoyo. No obstante, el censo 2017 viene con una innovación importante, según refiere Fabiana: “El gran avance de Chile en términos de tecnología para el censo de 2017 tiene que ver con la inclusión de cartografía georreferenciada, que es tecnología de punta”.

De acuerdo a la especialista, este avance no beneficiará exclusivamente la realización del censo, sino que quedará a disposición del INE para muchas otras mediciones. “La cartografía es un hito fundamental (continúa), si está mal hecha, puede ocurrir que la asignación de viviendas a los encuestadores esa incorrecta, lo que haría peligrar todo el operativo”.

Otros avances tecnológicos aplicados en Latinoamérica han sido los dispositivos móviles o tablets, que se utilizan para hacer los cuestionarios. “Los censistas no van con un formulario impreso sino que con un registro con una Tablet y eso se va cargando al sistema de recopilación. No todos los países usan Tablet porque en algunos casos todavía los institutos no están preparados técnicamente y una decisión como esa es seria, debe considerar la realidad nacional. Colombia y Brasil los aplican. En zonas de difícil acceso, sin mucha conectividad, han tenido que apoyarse en información recogida en papel. Chile no utililzará estos dispositivos, el censo va a ser con formulario en papel, pero por el contexto del país fue la mejor decisión”.

Información

Técnica

Fecha de Modificación29/03/2017
Descripción BreveEl próximo 19 de abril un encuestador llegará a tu casa con un cuestionario de preguntas. Detrás de él hay un sofisticado entramado tecnológico de lectores digitales, para permitir que los resultados del censo 2017 sean procesados con la mayor rapidez posible. Antes los censos eran más lentos eso sí: todo se hacía a mano. A continuación te contamos más.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión