Loading

compartir

Artículo

¿Estás buscando información confiable en Internet?

Si bien es cada vez más fácil acceder a información, cada vez se hace más complejo evaluar su pertinencia y calidad. Para ello, es necesario desarrollar criterios apropiados.

¿Cómo estás buscando información en Internet? ¿Cómo sabes si la información que encuentras es fiable? Es muy probable que, acostumbrado al uso de Internet, lo primero que hagas cuando quieres buscar información sea buscar en Google. Como todo motor de búsqueda, Google arroja resultados ordenados según ciertos criterios. Los criterios utilizados por los motores de búsqueda no necesariamente reflejan la calidad de la información.

Así, por ejemplo, la popularidad de un sitio puede ser decisiva para que aparezca en los primeros lugares de la lista de resultados. Pero también, y esto no resulta visible para los usuarios, los sitios web pueden utilizar mecanismos publicitarios para mejorar su visibilidad en los motores de búsqueda. Los buscadores también tienen fines comerciales por lo que, cuando te entregan resultados, lo hacen basándose en logaritmos que consideran tu historial de búsquedas e intereses, mostrándote productos y páginas que concuerdan con tu perfil.

En resumen, los resultados que arroja una búsqueda en Internet reflejan criterios que no son necesariamente los más idóneos en el contexto de una búsqueda de información para un trabajo de investigación o una actividad formativa. De esta realidad se desprende la necesidad de proceder con cautela. Los motores de búsqueda son una herramienta muy valiosa, pero hay que saber cómo utilizarlas de tal manera que garanticemos al máximo la calidad de la información que buscamos.

¿Cómo puedes velar por la fiabilidad de la información? Lo primero es mejorar la búsqueda misma, mediante lo que se denominan los “operadores booleanos”. Los operadores booleanos permiten precisar los términos buscados y las relaciones lógicas entre ellos. Consiste en asociar los términos de búsqueda con palabras como AND, OR, NOT, definiendo las relaciones lógicas entre ellos . También es recomendable hacer búsquedas en más de un buscador, y confrontar la información encontrada.

Criterios de evaluación de contenidos web

Lo segundo es hacer una evaluación del contenido del sitio. Esta evaluación puede basarse en distintos aspectos. Lo primero, y lo más básico, es que el contenido esté bien redactado: la buena ortografía, el cuidado de las formas, la calidad de la escritura, es la carta de presentación de un sitio fiable. Un sitio web de calidad también da información acerca de quiénes son los autores de los contenidos publicados. Al mismo tiempo, entrega información sobre los autores de manera de validar su conocimiento o experiencia sobre los temas que tratan. Otro aspecto que se puede evaluar es si la información publicada en el sitio está actualizada o no .

No es lo mismo, por lo tanto, una página web perteneciente a una institución, cuyos autores son reconocidos como especialistas en diversos temas, con contenidos actualizados y bien redactados, que un blog de un autor cuyo perfil es ambiguo y no permite definir si es o no un especialista o conocedor de determinado tema, y cuyos contenidos no están actualizados ni bien redactados. Puede que el blog, por su popularidad o porque se ajuste más precisamente a los términos de búsqueda, parezca a primera vista más relevante que el sitio de una institución. Sin embargo, cuando hagamos la evaluación de ambos en función de su calidad, pertinencia y fiabilidad, el blog debiera ser descartado como fuente de información válida.

El caso de Wikipedia es interesante. Utilizada masivamente, es a menudo criticada por los docentes. Las razones de ese cuestionamiento es, a la luz del criterio de calidad y fiabilidad, atendible. Es cierto que la información de una entrada específica de Wikipedia puede corresponder con la realidad. De hecho, Wikipedia mismo argumenta, en su defensa, que un alto porcentaje de sus contenidos concuerdan con el de enciclopedias tradicionales. El punto no está ahí. El punto es que los procedimientos de Wikipedia, que pasan por la posibilidad de que los usuarios generen contenidos, no garantizan la fiabilidad de la información.

De hecho, en la medida en que un usuario puede modificar el contenido de un sitio, si ingresa información errónea, esta se hace disponible en línea hasta que alguien lo corrija o ponga una advertencia. Pero si yo entro al sitio en ese momento y consulto la información, no tendré información de calidad. Lo otro es que, en la medida en que cualquiera puede crear un perfil de usuario y contribuir a la generación de contenidos, la validez de los autores en tanto que especialistas o conocedores de los temas sobre los que escriben no tiene la necesaria justificación.

Las ventajas de Wikipedia, que permiten hacer proliferar la información enciclopédica sobre un número cada vez mayor de temas, no puede hacernos olvidar cierta precariedad sobre la cual se erige el proyecto. Por eso, al utilizar Wikipedia, al igual que otros sitios que no garantizan la fiabilidad de la información, vale la pena contrastar la información con otra fuente que sí resulte más fiable. De esta forma, al elaborar un trabajo de investigación, hacer una tarea o responder a alguna pregunta, tendremos más certezas sobre la validez de la información que estamos utilizando.

Notas
Encontraras más consejos sobre cómo evaluar la calidad de un sitio de Internet en el manual publicado por el programma de bibliotecas escolares CRA Para buscar e investigar. Herramientas para el estudiante, disponible en : /ech/pro/app/detalle?id=223591

Información

Técnica

Fecha de Modificación12/12/2016
Descripción BreveSi bien es cada vez más fácil acceder a información, cada vez se hace más complejo evaluar su pertinencia y calidad. Para ello, es necesario desarrollar criterios apropiados.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Relacionados

Palabras Clave

Queremos tu

Opinión