Loading

compartir

Artículo

Crucigramas Educativos

Diversos estudios en el mundo aseguran que el trabajo con crucigramas ayuda en el aprendizaje, ya sea porque aumenta la capacidad de concentración, amplía el vocabulario, etc. Debido a ello, una profesora los tomó y los convirtió en un recurso digital en pro de sus estudiantes.

"Si como profesores exigimos creatividad, preocupación y responsabilidad a nuestros alumnos, somos nosotros mismos los que debemos mostrar con el ejemplo el cómo, dónde, cuándo, para qué y por qué”. Patricia Hellberg, profesora.

Patricia Hellberg comenzó su afición a los crucigramas cuando era muy pequeña. Se preocupaba de que cada casilla se llenara de forma certera con sus letras y respuestas correspondientes. Y es que al parecer, los estudios realizados en Cuba, España y Estados Unidos que afirman que los crucigramas y las sopas de letras son herramientas efectivas en el aprendizaje son fidedignos, ya que la pequeña Patricia se transformó en profesora de Matemáticas, titulada de la Universidad Católica, y poseedora de un postítulo en Informática Educativa.
Sin embargo, ella veía en los crucigramas un mayor potencial y decidió desarrollar un instrumento en ayuda de la formación de sus alumnos. Comprendió el lenguaje tecnológico del cual sus estudiantes son nativos y se dispuso a hablarles en su mismo idioma.
Junto a una colega de lenguaje y comunicación, del Colegio Navarra de Puente Alto, diseñó este recurso educativo. Ambas tomaron las temáticas de los libros de lectura obligatoria y se pusieron a trabajar. Antes de los controles los alumnos acudían a responder los crucigramas en los laboratorios de computación del colegio y ante cada acierto recibían “caritas felices”, que finalmente se traducían en puntos bases para la prueba escrita del libro. “El desafío entusiasmaba a los estudiantes a tal punto que después de terminar los crucigramas me preguntaban por las palabras que les habían faltado o me pedían el archivo para poder desarrollarlos en casa”, señala la docente.
En términos concretos, los resultados indicaban que los alumnos mejoraron sus calificaciones de los textos de lectura obligatoria, se notó claramente una mayor lectura de los libros, un mejoramiento de su redacción y su comprensión lectora.
Punto CL
El éxito de los crucigramas educativos llevó a Patricia Hellberg a pensar en cómo divulgar tan efectiva herramienta. Por ello, decidió estudiar de forma autodidacta el programa Flash y abrir su propio sitio que albergará los crucigramas. Hoy están disponibles en Crucigramas Educativos y en el diario La Segunda Digital.
La docente afirma que los crucigramas permitan medir competencias y habilidades hasta niveles insospechados, y que todo depende de cuán difícil se quiera que sea el trabajo intelectual. A lo que agrega: “se pueden utilizar en cualquier asignatura, responden a una cultura entretenida, tienen una infinidad de temas, pueden ser resueltos en línea, atraviesan el currículum, entre otras características”.
En el futuro la profesora asegura que le encantaría formar una red a lo largo de Chile aportando temas y palabras, con profesores desarrollando el material y comentando sus experiencias. Aunque también sugiere la inclusión de algunas empresas que quieran sustentar este proyecto y hacerse partícipes de esta “cultura entretenida”.
Según Patricia la innovación de los profesores en las salas de clases es vital, ya que “si nosotros como profesores exigimos creatividad, innovación, preocupación y responsabilidad a nuestros alumnos, somos nosotros mismos los que debemos mostrar con el ejemplo el cómo, dónde, cuándo, para qué y por qué”.
Y para llenar la última casilla la docente desliza la pregunta final: “Yo voto por el cambio, voto por las TICSs… ¿y usted colega?”. Complete usted el casillero restante.

Información

Técnica

Fecha de Modificación15/03/2014
Descripción BreveArtículo que habla de la experiencia innovadora de la profesora Patricia Hellberg y su creación de crucigramas digitales.
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Relacionados

Palabras Clave

Queremos tu

Opinión