compartir

Artículo

Habilidades del Siglo XXI - Colaboración

Los futuros ciudadanos y trabajadores deberán aprender a poner sus talentos individuales al servicio de grupos organizados y responsables que puedan resolver problemas complejos.

Tenemos que complementar las habilidades de la creatividad, el pensamiento crítico y el uso correcto de las TIC con la capacidad de colaborar en equipos diversos.

Proceso de capacitación gratuito en TIC 

1. Introducción 2. Creatividad e innovación 3. Pensamiento crítico 4. Colaboración

Las transformaciones de las últimas décadas han cambiado el modo en que trabajamos y nos relacionamos. La globalización política y económica, la interdependencia, el desarrollo de las comunicaciones, la posibilidad de trabajar a distancia y otras complejidades conllevan tareas que deben resolverse de manera colaborativa, muchas veces en grupos interdisciplinarios e incluso interculturales.

La capacidad colaborativa no sólo se reduce al ámbito personal. A distintos niveles, los proyectos requieren el compromiso de grupos heterogéneos que integren sus experticias de manera coherente y de la coordinación de múltiples instituciones o naciones por un resultado común y eficiente para todos.

Pese a ello, la forma de trabajar y evaluar en los colegios sigue siendo mayormente individual. Hoy no basta con desarrollar en el aula habilidades como la creatividad y el pensamiento crítico. Es necesario incorporar actividades, tareas y evaluaciones que desarrollen la habilidad de los estudiantes de trabajar en conjunto.

Incluso cuando se emplean metodologías grupales, muchas veces no llegan a ser realmente colaborativas, porque no existe una planificación colectiva, un esfuerzo mancomunado y una disciplina donde todos cumplan un rol por el bien del equipo.

En primer lugar, para que un trabajo sea colaborativo, los grupos deben ser pequeños, entre dos integrantes y los que amerite cada situación, siempre que les permita coordinarse y participar a todos por igual. En segundo lugar, el trabajo de los alumnos debería encaminarse en la resolución de problemas concretos que pueden estar presentes en su colegio, comunidad, país o ser de incumbencia global, los cuales puedan resolver creando productos (campañas, exposiciones, proyectos, objetos concretos) que les permitan abordarlos.

La colaboración se puede dar cara a cara o por medios electrónicos. Para trabajar a distancia, se deben compartir protocolos sociales mínimos, como los que evalúa la prueba Simce TIC. Entre ellos se encuentran adecuar el mensaje según el destinatario –profesor, compañero, estudiante extranjero, etcétera–, distinguir su propósito, el medio digital en el que se está trabajando –plataforma wiki de colaboración, correo, blog, redes sociales– y otras habilidades de comunicación que son fundamentales para coordinar trabajos colaborativos.

El trabajo colaborativo no se remite únicamente al interior de la sala de clases. Es posible incorporar otros alumnos del colegio, profesores de otras asignaturas, otros establecimientos, miembros de la comunidad o algún tutor.

La colaboración permite la resolución de problemas complejos que no pueden ser dilucidados sólo por una persona y a crear respuestas coordinadas en los niveles profesional. Capacidades como la negociación, la resolución de conflictos, la toma de decisiones, la distribución de tareas, el saber escuchar a otros y la integración de las ideas en un todo coherente son herramientas que pueden desarrollarse sin importar la asignatura y que perdurarán toda la vida.

Para determinar si un trabajo es colaborativo, podemos evaluar por separado tres características que deben estar presentes en todas las actividades que se aprecien como tal, de acuerdo al modelo de PIL-Networks:

Responsabilidad compartida: significa que todos los estudiantes son dueños y responsables del resultado, respuesta o producto que resulte, no que uno o más de ellos sean los dueños de la idea y que los demás sólo ayuden, entreguen ideas y opiniones.

Toma de decisiones significativas: son las que determinan la forma y fondo del resultado final. Significa, en primer lugar, usar los conocimientos adquiridos sobre el tema para discutir y negociar el contenido, el punto de vista que van a tomar y en qué se van a centrar, entre otras cosas. En segundo lugar, definir el plan de trabajo (qué, dónde y cuándo), las herramientas que van a usar, el rol y la responsabilidad de cada uno, las consideraciones de la audiencia a la cual está dirigido y otros ajustes que determinarán el producto final, sin esperar que el profesor lo haga por ellos.

Trabajo interdependiente: significa que todos tienen que trabajar por el éxito del trabajo, distribuyendo las tareas de manera equitativa, consensuando el proceso, el diseño y las conclusiones. Depende mucho del modo en que se planifica el trabajo. No se trata simplemente de juntar los trabajos individuales sino de planificarlos y desarrollarlos como partes de un todo coherente y consensuado.

Información

Técnica

Fecha de Modificación30/07/2013
Descripción BreveLos futuros ciudadanos y trabajadores deberán aprender a poner sus talentos individuales al servicio de grupos organizados y responsables que puedan resolver problemas complejos.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile