Loading

compartir

Artículo

Estimulando al niño o niña con discapacidad física

Ser padre, madre, hermano/a, abuelo/a es un rol que se aprende y que nadie lo enseña, por eso te entregamos herramientas de apoyo para el desarrollo de niños y niñas en área física.

Material extraído del programa Chile Crece Contigo.

niño con discapacidadCuando un niño o niña tiene una patología que produce una discapacidad física suele tener problemas en su desarrollo motor grueso y fino. La motricidad gruesa son todas aquellas habilidades que nos permiten realizar grandes movimientos, como mover los brazos, las piernas, mantenernos estables sentados, pararnos, caminar, saltar, correr, entre otras. La motricidad fina se refiere a aquellas habilidades que nos permiten realizar movimientos más precisos, como tomar objetos pequeños y trasladarlos, jugar con ellos, pintar, dibujar, ensartar cuentas, entre otras.
Un/a niño/a con discapacidad física suele presentar dificultad en su capacidad para mantenerse estable y en su capacidad para moverse libremente cuando el lo desea, por lo tanto es importante utilizar posturas en las cuales el niño o niña esté derecho o simétrico y que le permitan realizar movimientos ordenados y con un fin. Por ejemplo, bien sentado, si es necesario con algunos apoyos, dibujar una tarjeta de cumpleaños para algún familiar. Es decir, para estimular a un niño o niña con discapacidad física, debemos entregar estabilidad en algunas partes del cuerpo y estimular la movilidad en otras.

Para que un niño/a se desarrolle en su área motriz es importante que pueda jugar y explorar sus movimientos en todas las posturas. A todos los niños y niñas les cuesta en un comienzo estar acostados de guatita, ya que se le dificulta más el moverse y tienden a llorar, pero poco a poco podemos ir acostumbrándolos a ponerlos un ratito en esa postura para que también puedan aprender a moverse de esa forma.

En niños/as pequeños/as, que aún no logran afirmar bien su cabeza o apoyarse en sus brazos se recomienda ponerlos de guatita llevando ambos brazos delante de su cara  donde pueda verlos. Si el niño/a se gira hacia los lados, se puede poner una toalla enrollada o un cojín pequeño  bajo sus brazos (no se recomienda utilizar esta postura sin supervisión ni por la noche). En esta posición podemos estar un momento mostrándole objetos llamativos para que intente levantar su cabeza y mirarlos o para que intente cogerlos apoyado de sus codos.

Al ponerlo de espalda se debe estimular que el niño o niña juegue con sus manos hacia su pecho y frente a su cara, que se toque su guatita y sus pies, se debe estimular que mueva sus manos y sus pies en todas las direcciones y de forma simétrica. Por ejemplo el niño suele utilizar más una manito que otra, o mirar siempre para el mismo lado, o le cuesta mucho llevarse objetos a la boca o no logra pasárselos de una mano a la otra, entonces podemos ir mostrándole juguetes y elementos llamativos para estimular a que realice poco a poco estos movimientos. Si el niño o niña no logra tomar los juguetes con sus manos, podemos con la ayuda de unas cintas, ponerle algunos sonajeros en la manito y afirmárselos para que pueda moverlos y jugar con ellos.

Al ponerlo de costado debemos hacerlo un rato hacia cada lado,  evitando que la cabeza se vaya marcadamente hacia atrás. Para eso podemos, si es necesario, apoyar al niño o niña contra una superficie como un cojín grande. En esta posición facilitamos que el niño pueda tocarse ambas manos y llevarlas hacia el centro de su cuerpo, por lo que es bueno estimular que juegue tomando objetos como cascabeles, juegos con texturas o con sonidos.
 

Información

Técnica

Fecha de Modificación08/08/2012
Descripción BreveSer padre, madre, hermano/a, abuelo/a es un rol que se aprende y que nadie lo enseña, por eso te entregamos herramientas de apoyo para el desarrollo de niños y niñas en área física.
Otros Artículos
Recursos Relacionados
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión