Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Viaje al centro de la célula

Aunque hoy parece obvio que todo organismo vivo está compuesto por una o más células, el descubrimiento de "la unidad básica de la vida", ha sido un proceso lento en el que han participado numerosos científicos.

Célula es una palabra muy simple pero de gran significado en la historia de la biología. Fue en 1665 que Robert Hooke realizó cortes finos de una muestra de corcho. Pero para que Hooke pudiera "ver algo" tuvo que previamente inventarse un aparato que permitiera observar lo que a simple vista era imposible. Es por eso que el inicio del estudio de la célula se remonta a la invención de lentes y de microscopios. Fue en 1590 cuando Zacharias y Hans Janssen, construyeron el primer microscopio útil, que permitía ampliar 30 veces el tamaño de un objeto.

Usando este microscopio, Hooke observó "unos pequeños compartimentos" del tejido, que llamó "células" ( del latín cellula, que significa habitación pequeña ); ya que éste tejido le recordaba las celdas que habitaban los monjes de aquella época.

Claro que no fue sino hasta mediados del siglo XIX (1839), que dos científicos alemanes, el botánico Matthias Jakob Schleiden (1804-1881) y el zoólogo Theodor Schwann (1810- 1882), enunciaron la primera teoría celular: "Todas las plantas y animales están compuestos por grupos de células y éstas son la unidad básica de todos los organismos vivos", Esta teoría fue completada en 1855, por Rudolph Virchow, quien estableció que las células nuevas se formaban a partir de células preexistentes (omni cellula e cellula). En otras palabras, las células no se pueden formar por generación espontánea a partir de materia inerte.

De acuerdo a la teoría celular, todos y cada uno de los sistemas vivos están constituidos por una (en el caso de los organismos unicelulares) o más células (organismos pluricelulares). En ese contexto, la célula es una unidad de organización entre cuyas propiedades está la de nurtrirse, crecer, reproducirse (ya que todas nacen de organismos preexistentes) y evolucionar, autorregularse y adaptarse al medio. Hay dos tipos básicos de células: procarióticas y eucarióticas.

Dibujo de una céluna procarionte con sus organelos CÉLULAS PROCARIOTAS: Su estructura es simple, son pequeñas ( menos de 5 micras de largo) y la mayoría está rodeada de una pared celular relativamente rígida que les confiere forma y las protege. Las células procarióritas carecen de núcleo y de los demás organelos. En la imagen: 1. Pared de peptidoglicano, para protección. 2. Mesosoma con enzimas oxidativas. 3. Membrana para intercambio de sustancias. 4. Plásmido, material extracromosómico. 5. ADN circular y desnudo o nucleoide. 6. Ribosomas para síntesis proteica. 7. Flagelos, fibras para locomoción. 8. Pili, puente proteico de intercambio genético.
Dibujo de la mitad de una célula eucarinte con todos sus organelos

CÉLULAS EUCARIÓTICAS: Son más grandes que las procarióticas (suelen medir más de 10 micras de diámetro), poseen un núcleo definido y su citoplasma alberga diversas estructuras encerradas por membranas, que realizan diversas funciones dentro de la célula. Una red de fibras proteicas, el citoesqueleto, da forma y organización a su citoplasma. Pero no todas las células eucarióticas son iguales. Las hay animales y vegetales.

Dibujo de una célula animal contrastada con una célula vegetal CÉLULAS VEGETALES: contienen cloroplastos, plástidos y una vacuola central que no se encuentra en las células animales. Estas últimas en cambio, poseen centriolos.

Información

Técnica

Descripción BreveArtículo que aborda los distintos tipos de células con sus distintos organelos citoplasmáticos.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile
Clasificación Curricular
NivelSectorUnidad o eje
NM4 (4° medio)BiologíaInformación genética y proteínas

Queremos tu

Opinión