Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Estrés infantil

A nivel infantil y juvenil, una situación estresante puede producir tristeza, ansiedad, indiferencia o bajo rendimiento escolar. Todo depende de la reacción que tenga la persona para adaptarse al "estresor".

El estrés infantil, se define como el "conjunto de reacciones, tanto biológicas como psicológicas del organismo, ante situaciones que alteran el equilibrio general del niño o niña". Pero cada niño reacciona distinto ante el estrés de acuerdo al entorno familiar y escolar."

La carga académica puede suele ser fuente de estrés para muchos niños con problemas de aprendizaje o bajo nivel de tolerancia al fracaso. Aprender a equivocarse, a reírse y expresar los sentimientos son importantes defensas contra el un fuerte estrés. Conversar, relajarse e incluso practicar yoga para niños puede ser una gran ayuda.

La incapacidad de tolerar la frustración y de expresar lo que se siente es un gatillador de los casos más severos de estrés. Períodos continuos de estrés suelen producir cuadros depresivos, de ahí la importancia de su detección y temprano abordaje.

No tiene un sólo factor gatillante pero es claro que estrés infantil puede desencadenarse ante diversos factores o situaciones que requieran adaptación o cambio y que producen ansiedad y tensión. Son los llamados "estresores" y pueden ir desde el nacimiento de un nuevo integrante de la familia, hasta hablar en público, pasando por la ida al dentista, un examen en el colegio, hablar en público u olvidar hacer una tarea o trabajo. ¿Cómo detectar los síntomas los síntomas del estrés y qué hacer para revertir situaciones estresantes?

El estrés infantil, se define como "un conjunto de reacciones, tanto biológicas como psicológicas que se producen, ante situaciones que alteran el equilibrio general del niño o niña", señala la sicóloga clínica Marcela Ferreiro. Pese a ellos, las situaciones que generan estrés pueden tener diferentes fuentes.

La vida acelerada y cambiante que se vive en las ciudades, la muerte de algún familiar, el mayor nivel de exigencia en el colegio o la separación de los padres son algunos factores más fuertes para producen estrés infantil. Bombardeados de estímulos e información adultos y niños vivimos sin procesar adecuadamente lo que nos pasa y enfrentando demandas del entorno que suelen ser de alto impacto. En un escenario como éste sería fácil decir que lo más probables es que se produzca un cuadro de estrés fuerte. Sin embargo no siempre es así y hay niños que ante estímulos semejantes, actúa de manera totalmente distinta.

"Cada niño reacciona distinto ante el estrés", asegura Marcela Ferreiro. "Y aunque es posible mencionar algunos indicadores, los síntomas de estrés infantil varían de acuerdo al entorno familiar y escolar."

En ese sentido, agrega , la profesional, "para tratar un a situación de estrés no bastan las definiciones generales; es necesario identificar los recursos con que cuenta cada niño para adaptarse y ahí los padres tienen un conocimiento privilegiado de sus hijos".

Cómo pueden ayudar los padres:

Si cada niño es diferente, los padres quienes suelen ser los mayores conocedores de sus hijos pueden y deben ayudarles a responder ante el estrés de forma saludable. Por ejemplo, señala la sicóloga.

  • Entregar al niño condiciones de seguridad en su casa.
  • Incentivar la tolerancia a la frustración
  • Velar porque el colegio sea el más adecuado para la personalidad del niño.
  • Promover habilidades comunicativas que los ayuden a expresar sentimientos, preocupaciones y miedos.
  • Enseñarles a ser asertivos, a pedir ayuda y a saber decir que no ante determinadas situaciones.
  • Promover momentos de encuentro tranquilos con el niño o niña.
  • Escuchar, sin criticar.
  • Promover la autoestima a través de afecto incondicional e involucramiento en tareas que lo gratifiquenn.
  • Conocer las situaciones estresantes para los niños e intentar evitarlas.
  • Reconocer los signos de estrés no resuelto en el niño.
  • Velar por un adecuado descanso diario, relajarse e incluso practicar yoga para niños puede ser de gran ayuda.
  • Buscar asesoramiento profesional cuando los signos de estrés no disminuyan ni desaparezcan en un período prolongado de tiempo.

Recordemos los siguientes signos de alerta:

Los padres pueden sospechar que un niño tiene estrés excesivo si éste ha tenido que experimentar una situación potencialmente estresante y comienza a mostrar síntomas físicos como los siguientes:

  • Dolor de cabeza
  • Molestia estomacal
  • Problemas para dormir
  • Pesadillas
  • Mojar la cama, por primera vez o de manera recurrente
  • Disminución del apetito
  • Cambios en los hábitos alimentarios

También es posible detectar estrés si ocurre algunos de los siguientes síntomas emocionales o de conducta:

  • Ansiedad
  • preocupaciones
  • Incapacidad de relajarse
  • Irritabilidad.
  • Miedos nuevos o recurrentes
  • Aferrarse al adulto, incapaz de perderlo de vista puede o no hacer preguntas
  • Incapacidad para controlar sus emociones.
  • Comportamiento agresivo.
  • Comportamiento terco regresión a comportamientos típicos de etapas anteriores del desarrollo.


Información

Técnica

Descripción BreveEn el siguiente artículo queremos entregarte información acerca del estrés infantil, cuáles son sus causas y algunas sugerencias de cómo los padres pueden ayudar a evitarlo.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión