Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Matemáticas al ritmo propio

El método Kumon aplica hojas de ejercicios diarios, cuya dificultad va aumentando tan paulatinamente, que el estudiante nunca lo siente difícil, por lo que mejora su autoestima y gusto por los estudios.

Toru Kumon, el creador del método fue un profesor de matemáticas de educación media que en 1954, produjo una serie de hojas de trabajo para su propio hijo, que luchaba infructuosamente contra los números.Kumon creía que la repetición y el avance gradual llevarían a su hijo a resolver cálculos que, a la larga, desarrollarían su habilidad para aplicarlas.

Una clase típica en cualquier parte del mundo consta de unos 20 a 30 alumnos de la misma edad sentados uno al lado del otro, estudiando la misma página del libro o mirando la misma pizarra. La mayoría de los estudiantes entran en la categoría "alumnos promedio" . Algunos logran los objetivos o completan las tareas antes y se quedan esperando a que sus demás compañeros terminen. El resto, mientras tanto, sigue esforzándose o simplemente se rinde porque la materia les parece demasiado difícil.

Estos niños a veces son calificados como "lentos", son los que repiten el año, son cambiados de colegio o necesitan constante refuerzo fuera de las clases. ¿Cómo ayudarlos? Métodos hay muchos y entre ellos destaca el método Kumon ¿Qué desarrolla el método? ¿Dónde es posibloe encontra información para los padres?

En una clase de Kumon la escena no se parece para nada a la recién expuesta.Si el estudiante no completa la lección satisfactoriamente dentro de un período de tiempo determinado, se revisa e intenta nuevamente la tarea. "La filosofía de Kumon es que los niños nos son responsables de sus dificultades de aprendizaje" asegura el director de la oficina Kumon regional de Estados Unidos, Ryochi Suemane. Y es que para ellos, lo que importa son los materiales. Creen que si a los estudiantes se les permite estudiar en un nivel de dificultad cómodo para ellos y por un período de tiempo razonable, no tendrán ningún problema en pasar de un nivel a otro.

El método Kumon se basa en el auto-aprendizaje, donde cada alumno define el ritmo de acuerdo a sus propias habilidades. "Un profesor especializado dirigiendo directamente a un alumno suele ser muy efectivo, pero esto rara vez es posible", argumenta la orientadora de un centro Kumon en Providencia, Nolfa Opazo, agregando que "el método Kumon está orientado a construir confianza en el estudiante por medio de repetidos éxitos".

El sistema se llama como su creador, Toru Kumon, un profesor de matemáticas de educación media. En 1954, produjo una serie de hojas de trabajo para su propio hijo, que luchaba infructuosamente contra la aritmética. Kumon creía que la repetición y el avance gradual llevarían a su hijo a resolver cálculos que, a la larga, desarrollarían su habilidad para aplicarlas. Para cuando este joven cumplió los 16 años, tenía el nivel de un alumno de 18. Kumon eventualmente expandió sus materiales, los cuales se difundieron por todo el mundo, con éxitos demostrables también en Chile. Los materiales de estudio son constantemente revisados para adecuarlos a las necesidades de cada estudiante. Por esto el método Kumon consiste de más de 5 mil hojas de estudio.

Cada hoja de estudio son en realidad libros divididos en unidades de unas 200 páginas cada una que van desde niveles para preescolares hasta grados universitarios. Cada página es diseñada para que sea un poco más difícil que la anterior, pero el cambio es tan pequeño, que el estudiante no lo nota. Así, la transición entre un nivel y otro debería hacerse con un mínimo de problema. El progreso es medido por la cantidad de tiempo que toma al alumno completar una cantidad de material con 0% de error. Desde que la primera escuela Kumon se abrió en Osaka, el método ha ganado adeptos en todo el mundo. Hay escuelas Kumon en 50 países, incluido Chile, donde varias escuelas públicas adoptaron el sistema para la enseñanza de las matemáticas.

Las escuelas de Kumon en Chile –al igual que en el resto del mundo- deben hacer un test de diagnóstico para determinar el nivel con que el alumno se siente más cómodo, para empezar desde ahí. Las clases son dos veces a la semana y duran entre 30 minutos y una hora. El profesor monitorea el avance de cada estudiante y asigna tareas diarias (y por diarias se refiere a absolutamente todos los días del año).

De esta manera, los alumnos que van a clases de Kumon son capaces de realizar al menos lo que se espera para su nivel, si bien la mayoría supera las metas establecidas por el Ministerio de Educación según la edad. También hay un número no despreciable de alumnos excepcionales, que a corta edad han alcanzado el nivel de un estudiante de 4to medio. Pero eso, a los que defienden la filosofía Kumon como Nolfa Opazo, no les impresiona. Dicen que las comparaciones no tienen sentido y que el propósito no es sacarse buenas notas, sino aumentar las habilidades de los estudiantes , ya que "al saberse más capaces, se sienten más a gusto con la idea de aprender cualquier materia y su auto estima se eleva consecuentemente".

Información

Técnica

Descripción BreveBasado en el autoaprendizaje, el método kumon plantea una alternativa a los padres para ayudar a sus hijos a acercarse a las matemáticas, reforzando la autoestima del estudiante.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión