Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Motivar la lectura infantil

Claudio Fuentes Berríos, Profesor de Castellano, Magíster en Estudios Latinoamericanos y Especialista del Equipo de Lenguaje del Ministerio de Educación, explica que la lectura debe ser un ejercicio necesario, habitual y constante para todo joven.

El ejemplo de ver a sus padres leer frecuentemente, y disfrutarlo, reforzará el sentimiento de los niños de que los libros son parte de la vida diaria. Ver recomendaciones psicopedagógicas para aprender a leer por gusto.

Si no tiene libros en tu casa, la biblioteca municipal o la del colegio siempre será una buena manera de empezar a desarrollar el hábito.



Eliminar la presión de leer para que el niño pueda disfrutar la experiencia es una de las recomendaciones fundamentales para lograr que un niño se interese por la lectura. Así lo asegura Claudio Fuentes Berríos, profesor de castellano, magíster en Estudios Latinoamericanos y especialista del equipo de Lenguaje del Ministerio de Educación, explica que "los jóvenes leen mayoritariamente por obligación. En este sentido, es recomendable darle variadas opciones a los jóvenes de qué libros leer, por lo tanto, el profesor o profesora debiera conocer una amplia gama de lecturas que pueden ser de interés para sus alumnos, pero también darle la oportunidad de leer textos seleccionados por ellos mismos, aunque el profesor no los conozca".

Por otro lado, agrega Fuentes, "no necesariamente toda lectura debe ser evaluada con nota en la asignatura de Lenguaje y Comunicación, la lectura debe ser un ejercicio natural necesario, habitual y constante, en los distintos subsectores curriculares y en su vida diaria de niños y jóvenes".

Si los padres o los demás miembros de la familia tienen problemas de lectura, es más probable que los niños presenten las mismas dificultades. Por eso, si sospecha de problemas de lectura, pregunta al profesor de castellano, ya que mientras más temprano se ataque el problema, será más fácil solucionarlo.

"Los padres que creen tener problemas de lectura o que no leen nunca, debieran comenzar a acercarse a la lectura", opina el especialista del Mineduc, "precisamente mostrando interés en lo que sus hijos o hijas están leyendo, compartir con ellos las lecturas, conversar sobre los libros y sus autores ". En otras palabras, no son pocas las acciones que los padres pueden hacer para motivar a los hijos a leer.

Por ejemplo, señala el profesor Fuentes, "ayudará saber exactamente por qué el niño o niña no quiere o no le gusta leer. Estos argumentos serán útiles para decidir qué funcionará mejor para hacer que el niño descubra o redescubra lo entretenido que puede ser la lectura".

¿Por qué a algunos niños no les gusta leer?

¿Alguna de estas frases tienen un tono familiar? Son las razones que los niños generalmente dan como motivo para no leer:

- Es aburrido. No es para desesperarse si tu hijo piensa así ante los libros que son asignados por el colegio. Los padres pueden entregar a los niños otras clases de lecturas que tengan más que ver con los intereses del niño.

- No tengo tiempo. Los niños están ocupadísimos. Colegio, amigos, deportes, tareas, televisión, todo compite por una ración de sus días. Quizás tu hijo necesite ayuda organizando sus obligaciones para hacer tiempo para la lectura.

- Es muy difícil. Para algunos, leer es un proceso lento y tortuoso. Si tu hijo tiene problemas con la lectura, hable con sus profesores de castellano. Pregunta cómo pueden encontrar libros interesantes y material escrito acorde con el nivel del niño.

- No es importante. Es muy común que los niños no aprecien cómo la lectura puede ser relevante en sus vidas. Los padres pueden buscar por su cuenta libros o material escrito que crean llamarán la atención de sus hijos.

- No es entretenido. Sobre todo los niños que les cuesta más leer, pueden sentir ansiedad cuando tienen que hacerlo. E incluso niños con buenas habilidades de lectura, pueden sentir esa ansiedad, producto de la presión del colegio y de la casa que enfatiza el leer para la nota.

LO QUE NO FUNCIONA

A la hora de incentivar la lectura es contraproducente utilizar el libro como castigo o como amenaza, principalmente desde el ámbito familiar, como lo indica Claudio Fuentes, quien agrega que tampoco es bueno incentivar la lectura a partir de un solo tipo de texto, "es necesario que los jóvenes se enfrenten a una diversidad de textos, que les permitan ampliar sus mundos, entretenerse, informarse, poder tomar decisiones, descubrir, imaginar y reflexionar".

Algunos intentos por lograr que los niños lean más surten el efecto contrario, es decir, generan mayor resistencia a la lectura:

- Sermonear: Evitar discursear sobre la importancia de la lectura. Eso sólo causa resentimiento.

- Sobornar: Si bien no hay nada de malo en premiar los esfuerzos del niño por leer, no será bueno que el pequeño espere un regalo cada vez que termina un libro. Cuando sea posible, ofrécele otro libro o revista (lo que él o ella decida) junto con palabras de elogio. También se puden dar otras recompensas simbólicas, pero ofrécelas con menor frecuencia cada vez. Con el tiempo, el niño verá en el hecho de leer un beneficio intrínseco, independiente de la recompensa.

- Juzgar el desempeño del niño: Se recomienda separa el desempeño del niño en el colegio o sus notas del leer por placer. Ayuda el niño a disfrutar un libro es más importante a largo plazo.

- Criticar las preferencias del niño: Leer casi cualquier cosa es mucho mejor que no leer del todo. Aún cuando consideres que tu hijo elige libros que son demasiado fáciles o que tratan temas de una manera muy liviana, esconde tu disconformidad. Leer cualquier tipo de textos es una práctica valorable porque crea auto-confianza y habilidades de lectura y lenguaje. Si te molesta lo que el niño lea simplemente por un asunto de gusto personal, respeta el derecho del niño de tener sus propias preferencias.

- Poner metas inalcanzables: Busca mínimas señales de progreso antes que cambios dramáticos en los hábitos de lectura del niño. No se puede esperar que un niño que ha sido mal lector termine un libro en una noche, pero continúa animándolo.

- Hacer un gran asunto de la lectura: No conviertas el tema de la lectura en una campaña. Bajo presión, el niño leerá sólo para complacer a los padres más que por sí mismo, o se revelarán y no querrán leer ni una línea.

Lectores del futuro

Cuando hablamos de bebés, preescolares y la lectura, lejos lo más efectivo para convertirlos en buenos lectores en el futuro es leerles en voz alta, y cuanto antes se comience con esta sana rutina, mejor. Hasta un bebé de pocos meses puede ver las ilustraciones, escuchar la voz de quien le lee y cambiar las páginas (cuando son duras).

Según Claudio Fuentes una buena idea es que "jueguen a leer", esto es que de tanto escuchar un texto se lo aprenden de memoria y luego con el libro en la mano, sin saber leer, son capaces de pasar las hojas, repitiendo el texto. "Esta es una actividad que motiva el interés por aprender a leer y hacerlo bien". Haga de este tiempo de lectura algo especial, cargando al bebé y evitando distracciones como la televisión. Y cuando el niño ya sabe leer, la rutina de lectura en voz alta debe continuar, si bien se puede pedir que algunas partes las lea el niño.

Simplemente el tener libros, diarios y revistas en la casa ayudará al niño a sentirlos parte de su vida diaria. Y el ejemplo de ver a sus padres leer frecuentemente, y disfrutarlo, reforzará ese sentimiento. Cómo los padres manejen los libros determinará la manera como los niños los tratarán. Los niños imitan, por lo que si ven que su mamá o papá pasa un buen rato leyendo y cuida mucho sus libros, probablemente harán lo mismo.

Si no tiene libros en su casa, la biblioteca municipal o la del colegio siempre será una buena manera de empezar a desarrollar el hábito.

Información

Técnica

Descripción BreveLas investigaciones muestran lo que el sentido común nos dice: los niños que leen más, lograr una mejor comprensión lectora y disfrutan más de la lectura.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión