Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Los pasos para la fundación

Muchas ganas debió tener Pedro de Valdivia para fundar Santiago contra viento y marea. A sus cuarenta años inició esta empresa con los peores augurios, pero con los conocimientos adquiridos por la anterior expedición de Almagro. Así, negoció y convenció a los caciques del valle del Mapocho de que regresar a Perú había significado la muerte para su antecesor, y que por lo tanto él, Pedro de Valdivia, no tenía otra opción que quedarse.

Alertado por comentarios de la expedición anterior y por la tensión ambiental, Pedro de Valdivia decidió presentarse ante los caciques picunches como el hombre que venía a establecerse a Chile. Si volvía al Perú sin conquistar Chile le aplicarían la pena de muerte.

Los mapas más antiguos de la ciudad dan a conocer el trazado en damero o de manzanas regulares, que se iniciaba a partir de la Plaza de Armas. En este documento Guamán Poma de Ayala hace prácticamente coincidir el tamaño de la plaza con el de la ciudad.

Valdivia escogió descender por el desierto de Atacama para llegar a Chile, siguiendo la misma ruta que utilizó Almagro para su retorno. En Copiapó tomó posesión del territorio como "La Nueva Extremadura", según explica en una de sus cartas al Emperador Carlos V.

No habían pasado cuatro años desde que Almagro y sus soldados volvieran andrajosos y sin riquezas desde Chile (algunos historiadores dicen que desde entonces se habla del roto chileno) y, sin embargo, ahí estaba Pedro de Valdivia tratando de convencer a Francisco Pizarro, conquistador del Perú, de que le dejara ir a Chile para conquistar estas tierras en nombre del Rey.

Pizarro finalmente aceptó, aunque sin otorgarle el cargo de Gobernador sino sólo Teniente de Gobernador. Valdivia tuvo que venderlo todo y además conseguir un fuerte préstamo para la expedición. Aún así sólo fueron un pequeño grupo de 11 soldados españoles y 100 indígenas de apoyo, algo mínimo comparado con los 500 españoles, 100 esclavos negros y 10.000 indígenas, que formaban las huestes de Almagro.

Salieron de Cuzco en enero de 1540 y durante los siguientes 11 meses bajaron por el Desierto de Atacama hasta el valle de Copiapó donde Valdivia tomó posesión de Chile con todos los títulos y honores de rango:

Pedro de Valdivia, carta al Emperador Carlos V, 1550

Cruzaron los valles transversales mientras se les iban uniendo más soldados, con los que llegaron a ser 150 españoles, entre ellos algunos hombres notables como Jerónimo de Alderete, Francisco de Aguirre, Rodrigo de Quiroga y Francisco de Villagra.

En diciembre llegaron al valle del río que los indígenas llamaban Mapocho. Armaron su campamento a los pies de un árido peñasco llamado Huelén, que significa dolor en mapudungún y al que Pedro de Valdivia nombró Santa Lucía.

Después de tan larga travesía recorrieron el valle en busca de alimentos, a la vez que observaron de qué manera era recibida su llegada por los miles de habitantes de la zona. Tras varias negociaciones realizó, a principios de febrero, una reunión con todos los caciques del valle y señores de la tierra. Con su acuerdo, Valdivia recibió comida y, - tan importante como el alimento físico para un Conquistador- obtuvo el apoyo de mano de obra indígena para realizar su sueño.

Porque quizás gracias a que era pleno verano, como ahora, y había agua en abundancia, Pedro de Valdivia decidió fundar ahí mismo una ciudad. No un campamento militar, no un fuerte, sino una ciudad, un lugar estable que trascendiera en el tiempo y que diera fama a su nombre y a su fundador. Le llamó Santiago, que en español antiguo es San Yago, y que es el mismo que Fray Jacobo, o si lo quieres en francés, Frére Jacques. Patrono de las armas del imperio español, dueño del famoso camino que lleva su nombre y que va desde el Centro de Europa hasta la ciudad de Santiago de Compostela.

Santiago de Nueva Extremadura (el reino de Chile) fue fundada el 12 de febrero de 1541, en el mismo lugar donde hoy se encuentra la Plaza de Armas y sus cuadras aledañas. Un lugar donde ya existía una pequeña construcción aparentemente incaica que sirvió para proteger a los conquistadores en ese tiempo.

Valdivia, como se acostumbraba en estas solemnes ceremonias de fundación, mandó a hacer los planos de la ciudad al alarife, o incipiente ingeniero de la época, labor que por mandato del cabildo recayó en el soldado Pedro de Gamboa.

Hecho los planos Gamboa fue trazando sobre la tierra "a regla y cordel", una a una las 138 varas que medía cada cuadra y entre las cuadras dejó 12 varas de ancho para las calles. Es decir, en total se dejaron 150 varas, 125, 39 metros actuales.

En un comienzo el trazado de las calles era de seis cuadras, luego se extendieron otras tres que constituyeron un total de nueve. Las cuadras estaban constituidas por cuatro manzanas. Cada una de las manzanas se subdividió en cuatro solares. La manzana central se destinó a la plaza; la del costado occidental de esta, a la iglesia; la del norte al conquistador.

La plaza recibió el nombre de Plaza Mayor, siguiendo la tradición medieval española; pero a escasos seis meses de la fundación de la ciudad, con el primer gran ataque indígena, cambió de nombre, pues la ciudad reconstruida adoptó un carácter de campamento militar y ese lugar derivó en Plaza de Armas.

  • Una vez organizada la ciudad, el 7 de marzo de 1541 Valdivia constituyó -en nombre del Rey- un cabildo o ayuntamiento.
  • En junio de 1541, el cabildo le nombró Gobernador de Chile, con lo cual se independizó del gobierno del Perú, liberándolo así de la tutela de Pizarro.

Información

Técnica

Descripción BreveEn el siguiente artículo te contamos cómo Pedro de Valdivia llegó a fundar nuestra actual capital, Santiago.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Clasificación Curricular
NivelSectorUnidad o eje
2° medioHistoria, geografía y ciencias socialesEl legado colonial
5° básicoHistoria, Geografía y Ciencias SocialesHistoria

Queremos tu

Opinión