Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Para qué sirve el control del niño sano

Es una actividad periódica de supervisión de salud y desarrollo del menor desde que nace. De esta manera pueden detectarse eventuales alteraciones y así prevenir y/o tratar a tiempo enfermedades y situaciones de riesgo.

Internet se presenta como una buena alternativa a la hora de buscar información y orientación sobre temas de salud.

El primer control se hace en la maternidad cuando el bebé nace. Se chequea que no tenga malformaciones ni enfermedades, se le aplica su primera vacuna, la BCG contra la tuberculosis y se comienza con la estimulación de la lactancia materna.

Muchos padres llevan a sus hijos al médico cuando están enfermos. Sin embargo, también es importante controlarlos cuando están sanos. La promoción de la salud está muy relacionada con la asistencia periódica a controles médicos.

Muchos padres llevan a sus hijos al médico cuando están enfermos. Sin embargo, también existe la posibilidad de controlarlos cuando están sanos. El Ministerio de Salud tiene un programa de control del niño sano que se realiza gratuitamente en consultorios hasta que el menor cumple 6 años.

Y aunque puede parecer innecesario, especialmente a medida que el niño crece y ya no padece afecciones tan frecuentemente como cuando es lactante, la promoción de su salud está muy relacionada con su asistencia al control sano.

"Durante éste se supervisa cómo crece.Se previenen enfermedades a través de la detección de alteraciones en su desarrollo y de educar a la familia para que aplique hábitos sanos de higiene y alimentación, entre otros aspectos", explica la pediatra del hospital infantil Luis Calvo Mackena, Bessie Hunter.

Por ello algunas de las principales actividades que debieran ser realizadas durante el control son la medición del peso y talla del menor, la evaluación de su desarrollo psicomotor y la orientación a sus padres sobre distintos aspectos del crecimiento infantil, que pueden ir desde sus necesidades nutricionales y emocionales hasta en qué forma se previenen los accidentes caseros.

"Aunque no siempre se da, los padres debieran exigir que además de pesar y medir al niño los profesionales que lo atienden realmente lo evalúen, vean su situación de vida y les informen sobre lo que es necesario saber de acuerdo a su edad, por ejemplo, cuál es la mejor leche a la que se puede acceder dependiendo de los recursos familiares. La consulta debiera durar media hora", estima la profesional.

El primer control se hace en la maternidad cuando el bebé nace. Se chequea que no tenga malformaciones ni enfermedades, se le aplica su primera vacuna, la BCG contra la tuberculosis y se comienza con la estimulación de la lactancia materna. A los 14 días vuelve a controlarse. Además del peso y la talla, se revisa que no existan malformaciones congénitas ni problemas oculares, auditivos o cardíacos.

Con los datos de su peso y talla al mes comienza a tomar forma su curva de crecimiento. Con ella se puede determinar si el niño crece en forma normal. Además se refuerzan las normas de crianza, higiene, se fomenta el sueño y se estimula el pecho a libre demanda.También se debiera reflexionar sobre quién se hará cargo del pequeño cuando termine el post natal de su madre, en caso de que ella trabaje.

El control sano se efectúa con distinta periodicidad dependiendo de la edad del niño. "Los primeros 6 meses los controles se realizan con mayor frecuencia, idealmente cada mes porque el riesgo de enfermedad es mayor. Por ejemplo, un virus respiratorio puede significar un simple resfrío para un adulto, pero para el lactante puede implicar una bronconeumonía", explica la doctora Hunter.

Durante el examen también se chequean los hitos del desarrollo psicomotor del infante que son su capacidad de desarrollar ciertas tareas definidas de acuerdo a su edad, como levantar la cabeza o sonreír. A la madre se le dan consejos sobre cómo estimularlo.

Durante el primer tiempo, especialmente si la mamá es primeriza, se la refuerza para que aprenda a captar las señales que envía su hijo y generar así un buen apego entre ellos.

"También se educa a los padres para que lo conozcan bien y en caso de enfermedad sepan hasta que punto pueden manejar la situación por cuenta propia y cuándo es hora de llevarlo al médico o a la urgencia", destaca la pediatra. Agrega que con esta orientación se podría evitar uno de los problemas actuales de los servicios de urgencia que están sobrecargados, en parte, por pequeños que no presentan signos de gravedad.

En el sistema público el control sano se realiza en el consultorio. El del recién nacido y el del año es habitualmente efectuado por médicos, mientras que el resto es ejecutado por enfermeras o paramédicos que derivan al menor a un facultativo en caso de detectar una anomalía.

En el sistema privado el examen es generalmente realizado por pediatras en consultas médicas. En algunas instituciones, algunos controles son hechos por enfermeras.

Después de los seis meses, el control se realiza cada dos meses. "Hasta esta edad aconsejamos la lactancia materna exclusiva. Luego empieza la introducción de nuevos alimentos y la curva de crecimiento ya no es tan rápida como antes. Se sigue evaluando el desarrollo psicomotor y se comienza a vislumbrar el carácter del niño. A la mamá se le recalca que los hijos son distintos y que no necesariamente debe aplicar una misma norma rígida para todos", indica la facultativa.

Entre el año y los dos el control se realiza cada 3 meses. "Poco después del año la mayoría comienza a caminar. En esta etapa se informa sobre la prevención de accidentes que pueden ocurrir cuando el pequeño es capaz de desplazarce por sí mismo. Además se hace la introducción de nuevos alimentos porque el niño ya puede comer la mayoría de las comidas familiares".

Después de los dos años el examen se hace cada seis meses y a esta edad disminuye la asistencia al control. "Ésto se debe en parte a la idea de que el sistema inmunológico del niño está más desarrollado y por lo tanto ya no se enferma tan frecuentemente. Además influye el hecho de que el control está asociado a la entrega de leche, pero desde el año y 8 meses ésta cambia por leche mezclada con cereal, lo que disminuye el incentivo de los padres por llevar a sus hijos", aclara la pediatra.

Los controles de la etapa preescolar son importantes porque se evalúan las habilidades visuales, auditivas y motoras que ayudarán en el posterior aprendizaje a leer. "Muchas veces las dificultades se detectan en el jardín infantil. Se da el caso de niños con hiperactividad provocada porque no ven o no escuchan bien, pero el problema no fue detectado ni corregido antes porque se saltó el control que le correspondía", indica Bessie Hunter. Al inicio de la etapa escolar se chequean entre otras cosas los hábitos de alimentación porque muchos menores tienen tendencia al sobrepeso, que de ser mantenida acarrea problemas cardiovasculares en la etapa adulta.

El programa de control del niño sano realizado en consultorios termina cuando éste cumple 6 años. Sin embargo, la Sociedad Chilena de Pediatría recomienda que debiera continuar una vez al año hasta los 18 años para no pasar por alto ninguna patología importante.

"En el sistema público después de los 6 años sólo consultan los que están enfermos", explica la doctora Hunter.

Agrega que las posibilidades de control médico después de esta edad, se dan durante el programa de control escolar relacionado a la vacunación que se realiza en primero y segundo año básico. Además en primero, cuarto y octavo básico enfermeras y paramédicos van a los colegios municipalizados y realizan un examen físico cuyo fin es detectar problemas visuales, auditivos y ortopédicos. Si se encuentra alguna anomalía, el niño es envíado al consultorio y si el problema requiere de especialista se deriva al hospital correspondiente a su sector.

Información

Técnica

Descripción BreveArtículo que informa sobre la importancia y beneficios que tiene el llevar a un niño a este tipo de controles.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión