Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Planificación de clases: el gran desafío de todo educador

Más que un trámite administrativo la planificación de clases que se debe cumplir cada inicio de año, puede ser una oportunidad de reflexión sobre la propia práctica: reconocer lo que ha funcionado bien y proponerse mejorar lo malo, incorporar nuevos conocimientos adquiridos en alguna lectura de vacaciones o algún curso de perfeccionamiento; proyectar algunas innovaciones que queramos hacer, incursionar en actividades interdisciplinarias o aventurarse en un trabajo colaborativo con profesores de otras localidades. Así, más que un gasto de tiempo, planificar es en realidad una buena inversión.

Planificar en equipo: un aprendizaje que enriquece el trabajo docente, permite innovar y fortalece los aprendizajes de los alumnos.

Hacer una buena planificación de clases puede ser una muy buena inversión para el mejor desempeño docente. Revisa aquí algunas de las ventajas de planificar. Por ejemplo: evita la rutina mediante la reflexión y rediseño de la propia práctica y la integración de nuevos conocimientos, experiencias y contacto con otros.

Más que un trámite administrativo que se debe cumplir cada inicio de año, puede ser una oportunidad de reflexión sobre la propia práctica. Preguntas claves son por ejemplo: ¿Qué aprendizaje se quiere que los alumnos logren?, ¿mediante qué situaciones de aprendizaje podrá lograrse dichos aprendizajes?; ¿qué recursos se utilizará para ello?; ¿cómo evaluaré si efectivamente los alumnos han aprendido dichos objetivos?.

Especial Planificación

A continuación revisamos algunos de los principales elementos que hay que tener en cuenta al realizar una buena planificación. Podemos partir definiendo una planificación como "la organización de los diferentes elementos que configuran el proceso de enseñanza y aprendizaje basada en la coherencia metodológica, orientada a guiar la práctica educativa de manera directa durante un período de tiempo limitado (1)".

En esas decisiones inciden tanto las concepciones teóricas, más o menos explicitas, sobre el aprendizaje, el contenido a enseñar y la experiencia que ha adquirido el docente.

Con todos estos elementos quien planifica debe responder al menos cuatro preguntas básicas, según la visión del currículum de Ralph Tyler.

- ¿Qué aprendizaje se quiere que los alumnos logren? (objetivos).

- ¿Mediante qué situaciones de aprendizaje podrá lograrse dichos aprendizajes? (actividades).

- ¿Qué recursos se utilizará para ello? (recursos didácticos).

- ¿Cómo evaluaré si efectivamente los alumnos han aprendido dichos objetivos? (evaluación).

Existen formas muy diferentes de organizar estos cuatro aspectos según el peso y prioridad que se le asigne a cada uno de ellos. Se suele partir planificando definiendo los objetivos de aprendizaje, pues permiten concretizar la intencionalidad o finalidad del acto educativo y en esa medida supeditan los demás elementos como medios para esos fines.

Existen distintas maneras de entender los objetivos, de formularlos y secuenciarlos. El educador norteamericano Benjamín Bloom propone ordenar los objetivos de aprendizaje siguiendo una taxonomía que los jerarquiza de menor a mayor complejidad y nivel de abstracción. Este autor revisó y organizó un amplio espectro de aprendizajes reuniéndolos en tres dominios: el cognitivo, afectivo y el psicomotor.

Al aplicar dichos niveles taxonómicos a nuestros objetivos, por ejemplo, revisando y comparando los verbos utilizados en la redacción de nuestro objetivo, podremos organizarlos de un modo lógico y coherente.

Por otra parte, Robert Gagné, basándose en la teoría del procesamiento de la información, nos entrega un marco de referencia para organizar una planificación. Se trata de relacionar las etapas, los dominios (o formas específicas de resultados del aprendizaje) y las condiciones del aprendizaje. Mager entrega una de las perspectivas más completas con relación a cómo redactar los objetivos.

Un objetivo educativo debe incluir cuatro elementos: audiencia (quién), conducta o desempeño (qué), la condición (cómo) y el grado o rango (cuánto).

Al definir las actividades de la planificación buscamos generar las condiciones que hagan posible el aprendizaje de los objetivos de la planificación. Y aunque no hay una sola manera de secuenciar las actividades existe consenso en que es fundamental considerar una etapa inicial de diagnóstico, nivelación y actualización de las conductas de entrada de los alumnos; ello porque los conocimientos previos son un prerrequisito para que se logren nuevos y significativos aprendizajes para los alumnos. Otras etapas de las actividades son la adquisición de los nuevos conocimientos, su aplicación y finalmente su evaluación.

Dos formas alternativas para planificar, evaluar y organizar los contenidos de enseñanza son las desarrolladas por Novak y Growin (2): Los mapas conceptuales y el diagrama UVE. Los primeros ayudan a estudiantes y educadores a captar el significado de los materiales que se van a aprender. El diagrama UVE en tanto, es un método para ayudar a estudiantes y educadores a profundizar en la estructura y el significado del conocimiento que tratan de entender. Ambas técnicas didácticas son de gran utilidad tanto para la representación del contenido a enseñar, como para evaluar las conductas de entrada de los alumnos y lo que se ha aprendido después de terminado el proceso de enseñanza.

Finalmente resulta de interés resaltar el papel que las nuevas tecnologías de la información están cumpliendo en la gestión del conocimiento pedagógico.

Muchos establecimientos y profesores están optando por digitalizar las planificaciones de clases con beneficios tales como: mejorar así las opciones de reutilización de planificaciones anteriores; colaborar en la construcción y reconstrucción de las planificaciones (por ejemplo en el trabajo de departamentos), publicar las planificaciones para trasparentar a alumnos y apoderados lo que se busca enseñar.

Una herramienta poderosa para todos o parte de estos objetivos es aulamática ya que entrega a los profesores la posibilidad de bajar, crear y publicar planificaciones.

Y una primicia: a fines de marzo se lanza el concurso planifica con educarchile a través del cual los docentes del país podrán publicar y comentar sus mejores planificaciones de clases.

Referencias bibliográficas

(1)Román, M., Diez E. (1998). Aprendizaje y currículum. Diseños curriculares aplicados. Ed. FIDE, pgs. 235-239.

(2) Novak, J. D. y Gowin, D. B. (1988). Aprendiendo a aprender. Barcelona, España: Martínez Roca.

Información

Técnica

Descripción BreveArtículo que entrega algunos principios elementales para tener en cuenta al momento de planificar.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile María Teresa Florez

Queremos tu

Opinión