Loading

compartir

Artículo

Uso pedagógico del recreo

Entre clase y clase, el recreo es un momento para conversar, relajarse y comer algo. Hablamos con expertos en educación para saber si además de esas actividades a la hora del recreo se le puede encontrar un sentido pedagógico. Y, aunque son poco conocidas las experiencias al respecto, aquí te dejamos algunas sugerencias para incorporarlas en tu establecimiento.

La comunidad del Luis Campino, realizó una feria d elas pulgas para financiar el diseño y construcción de juegos de madera.

Por el derecho de los niños a jugar.

"Hoy me siento muy feliz, porque cuando una niña me insultó en el recreo, yo tuve, de momento, la intención de contestarle, pero luego pensé: me han elegida mediadora y no puedo hacer eso...", en Convivencia escolar.

"En el recreo pasan cosas, por ejemplo, pueden encontrar un un insecto, o hay un gato enfermo. Aquí los niños requerirán de información que el profesor puede aportar...".

"Todos los espacios se pueden ocupar con un sentido pedagógico si se tiene una mirada y una mínima planificación", asegura Luz María Pérez, consultora de educación de la Unicef. "Lo que sí creo es que hay diferencias según las edades de los niños".

Según Germán Aburto, director del Instituto de Humanidades Luis Campino, "de Kínder a 4° Básico, los niños son más de jugar y miran la presencia de los profesores como una presencia amable. Los de 5° a 8° Básico, son más deportistas, más de pandilla y quieren que los grandes seamos los árbitros, o que veamos cómo están jugando".

Ambos expertos coinciden en que con los jóvenes de Enseñanza Media la situación es distinta. "Creo que lo mejor que se sientan libres de hacer lo que deseen, porque tienen mucha carga académica", explica Pérez. "Deben descansar y hacer lo que ellos quieran", puntualiza Aburto.

Presencia de los adultos

Tradicionalmente los inspectores se han paseado por los patios de juego vigilando si existen conflictos entre los estudiantes. Esa es una, aunque no la única manera que haya presencia de adultos a la hora del recreo.

En el Luis Campino los adultos son los mismos profesores de aula y su participación tiene un sentido muy distinto: "Su presencia es una presencia educativa, está más allá de un inspector que vigila, casi de una forma policial. Si está en el recreo tiene que interactuar, conducir, resolver conflictos y también jugar, como parte del concepto general del recreo", afirma Germán Aburto, director del establecimiento.

Luz María Pérez, concuerda en que "los niños necesitan muchas veces del apoyo de los grandes, cuando están como muy entrampados, ellos estarían felices de recibir ayuda. En el recreo pasan cosas, por ejemplo, pueden encontrar un insecto, o hay un gato enfermo. Aquí los niños requerirán de información por lo que el rol del profesor no será sólo de mediador. La actitud es de acompañar lo que los niños están llevando adelante".

Otro tipo de enfoque es el del psicopedagogo Dionisio Díaz. Su experiencia con brigadas de alumnos en el recreo, hace "innecesaria" la presencia de estudiantes. "Se trata de hacer responsables a los propios alumnos de sus acciones, intentando que ellos mismos resuelvan sus conflictos autónomamente", indica.

El cuidado de uno mismo y de los demás

En la investigación "Algunas claves psicológicas para la construcción de la conviencia escolar", se recoge el siguiente testimonio: "Hoy me siento muy feliz, porque cuando una niña me insultó en el recreo, yo tuve, la intención de contestarle, pero luego pensé: me han elegido mediadora y no puedo hacer eso; podría defraudar a muchos que están confiando en mí. Al final de la mañana, como yo no le contesté, esta niña vino a pedirme excusas".

Es esencial motivar a los niños a la convivencia. El director del Luis Campino acostumbra a realizar "acciones en terreno" en los recreos o asistir a los Consejos de Curso: "Por ejemplo, les pido que levanten la mano los niños que alguna vez han quitado la pelota o han sido un poco abusivos con los más pequeños. Y siempre hay manos arriba. Así podemos hablar de la protección de los demás y el valor que tiene la vida de cada uno. Hemos conseguido que los niños de todas las edades puedan convivir juntos, sin que existan rejas o patios separados".

Díaz, complementa esta experiencia con la función del profesor como moderador del debate. "Es importante que se genere un diálogo para que los mismos alumnos den respuestas a sus conflictos. Por ejemplo, si hay un problema, intento que la experiencia vivida por otro compañero sirva de apoyo a la discusión y pido que la cuente a los demás. Entonces comienza un diálogo entre iguales".

Defensa del recreo

El recreo es también el lugar de conocer al otro, de compartir, organizar los juegos, crear actividades nuevas. Aunque parecen obvios los beneficios, actualmente hay organizaciones internacionales por los derechos de los niños a jugar.

En el Luis Campino, alumnos y apoderados hicieron una feria de las pulgas y con eso financiaron el diseño y construcción de juegos de madera para los más pequeños. "No sabes el éxito que ha sido, lleva un año y los niños no se alejan de allí. Creo que facilitar lugares de recreación es el mejor aporte que podemos hacer los adultos al recreo", explica Aburto.

Más información en:

Historias de recreo .

La radio escolar en el recreo .

El recreo en los Objetivos Fundamentales Transversales .

Información

Técnica

Fecha de Modificación27/09/2005
Descripción BreveArtículo de reflexión de como utilizar el recreo escolar: "El cuidado de uno mismo y de los demás" y "el derecho a los niños a jugar".
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión