Loading

compartir

Artículo

Scilla Elworthy: “Los profesores pueden ser una fuerza para el cambio”

En conversación con educarchile, la destacada activista por la paz afirmó que para avanzar desde una cultura de la competencia a una de la colaboración, “el camino es la educación”.

Scilla Elworthy destaca a los jóvenes como las personas que hoy se comprometen con los cambios, más allá de lo que comúnmente se habla de la generación millenial.


Es más eficiente reemplazar la competencia por la cooperación. Esta premisa es uno de los 10 “nuevos valores” necesarios para vivir en el siglo XXI, según Scilla Elworthy, activista inglesa por la paz nominada tres veces al Premio Nobel de la Paz. En 1982 creó el Oxford Research Group, un equipo de expertos dedicados a promover el diálogo efectivo entre los responsables de las políticas nucleares en el mundo. Hoy, es parte del World Future Council y co-fundadora de Rising Women Rising World y la ONG Peace Direct.

educarchile tuvo la oportunidad de entrevistarla en el marco del Congreso Futuro 2018, en el que realizó la charla inaugural. En la siguiente conversación, quisimos profundizar sobre las implicancias que tiene para la educación su enfoque de “nuevos valores”. En tal enfoque, Elworthy impulsa el cambio desde una cultura de la competencia a una de la colaboración, cuestión que la investigadora señala se debe iniciar desde la educación, “ya que los niños aman cooperar, aman los juegos que les permiten obtener mejores resultados trabajando con sus compañeros más que luchando contra ellos. Ellos también quieren aprender habilidades que les ayuden a detener el bullying en el patio de la escuela, como la comunicación no violenta (NVC por sus siglas en inglés). Si Chile decide introducir NVC en su educación básica y media, creo que tendrán una generación de los mejores constructores de la paz”.

Un trabajo educativo que involucra a los más jóvenes, tal como lo menciona Elworthy, quien advierte que son los jóvenes, especialmente la generación de los millennials, nacida entre 1980 y 2000, quienes se involucran con los cambios. “Los adultos deben despertar, pero es la gente joven quienes realmente están haciendo buenas preguntas hoy. Tengo una avalancha de solicitudes en mi correo diciéndome “el mundo es un desastre, ¿qué puedo hacer?”, particularmente de parte de los millennials. Ellos son personas bien educadas, que pueden encontrar buenos trabajos si lo desean, pero ellos quieren ayudar, quieren hacer algo”.

A estas preguntas, la activista por la paz señala que lo que mejor que puede hacer es dar respuesta a tales inquietudes. “Recientemente finalicé un libro llamado “The business plan for peace” que tiene 25 ejemplos de lo que los gobiernos, agencias y organismos internacionales pueden hacer para construir la paz y ahí hay 31 programas que cada persona puede hacer en su casa, en el trabajo, en las escuelas, en la comunidad. Cosas como, por ejemplo, promover la organización para que las comunidades acuerden dejar de usar botellas plásticas o promuevan su reuso. En palabras de la autora, se trata de iniciativas simples, muy fáciles de hacer, “como decirle a la cafetería local que no vas a comprar más tu café en vaso plástico, sino que llevarás tu propia taza. Si la suficiente cantidad de gente va a Starbucks y les dicen ‘no queremos más vasos plásticos’, ellos van a entender el mensaje”.

La escuela como ejemplo de nuevos valores


Scilla Elworthy destaca a los jóvenes como las personas que hoy se comprometen con los cambios, más allá de lo que comúnmente se habla de la generación millenial. “Algunos de ellos pueden ser un dolor en el cuello… (risas); creo que Facebook es realmente una mala influencia para mucha gente, porque la gente está posteando constantemente fotos sobre ellos y sus maravillosos amigos y su glamorosa comida solo para poner envidiosos a otros. Si hace sentir a otra gente pequeña, a mi me hará sentir mejor. Eso es terrible y debe parar”. Pero, el potencial de estos jóvenes es más que el uso que algunos hacen de redes sociales. Ella destaca el interés de contribuir, ese enorme potencial en su interior para ser útiles. “Hay un estudio de Goldman Sachs que mostró que el 45% de los millennials priorizan a las personas, propósito en sus trabajos y el planeta antes que ganar dinero. En otras palabras, las personas, propósito y el planeta por sobre el dinero. Por lo tanto, no se interesan tanto en cuánto les van a pagar sino en construir un mundo más pacífico”.

Sobre los docentes y su rol como agentes de cambio, Elworthy advierte que son el ejemplo dentro de la escuela, señalando que con pequeñas cambios se puede compartir con los estudiantes, más que sólo decirles qué hacer. “ Ir a las escuelas en la mañana con su tazón y decir “yo nunca uso vasos plásticos”, los niños recibirán el mensaje y luego cuando lleguen a casa se lo contarán a sus padres. La clave está en que compartan más con sus estudiantes, en lugar de solo decirles cosas. Si les ordenas a los niños ellos se van a resistir porque no les gusta ese modo autoritario. Los niños pueden olerlo. Pero si los profesores se relacionan más y muestran amor e interés por los niños, ellos harán cualquier cosa. Los profesores pueden ser una fuerza para el cambio, en todas partes”.

Una conversación en la que la investigadora dejó claro que no se trata de separar los nuevos valores de los conocimientos y desarrollo de habilidades que se imparten en los contenidos del aula. Para Scilla se trata de realizar un trabajo integral, “podemos introducir valores en todos los contenidos, por ejemplo, cuando comienza su clase, el profesor puede decir, “ok, el valor del día es éste, es un valor antiguo y lo estamos reemplazando por este nuevo valor”.

Puedes ver la presentación de Scilla Elworthy en el Congreso del Futuro en el siguiente link.

Información

Técnica

Fecha de Modificación14/02/2018
Descripción BreveEn conversación con educarchile, la destacada activista por la paz afirmó que para avanzar desde una cultura de la competencia a una de la colaboración, “el camino es la educación”.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión