Loading

compartir

Artículo

El liderazgo innovador del Instituto Chacabuco

La innovación en educación puede manifestarse de muchas maneras, pero brilla mucho más cuando encuentra su lugar en el liderazgo escolar. Es lo que podemos ver en el Instituto Chacabuco, de Colina, que a través de una gestión directiva “horizontal” ha logrado destacarse por sus resultados SIMCE, a pesar de trabajar en un entorno de vulnerabilidad que llega al 70% de sus alumnos.

Francisco Urbina: 'no entiendo a esos directores que se creen reyes de su colegio, que andan dando órdenes y se sienten todopoderosos. Yo estoy aquí para que el colegio mejore y estemos al nivel académico de los colegios de Providencia'.

La implementación de una cultura de confianza por parte del equipo directivo permite una mayor libertad a los profesores, que ganan de esta manera espacio para plantear sus inquietudes o proyectos. En el caso del Instituto Chacabuco, establecimiento municipal científico humanista ubicado en Colina, fundado en 2005, esta cultura es acompañada de una alta exigencia académica y reglas claras en lo concerniente a la convivencia escolar.

De acuerdo a su director Francisco Urbina, la decisión institucional de trabajar aceptando las diferencias ha contribuido decisivamente en ese sentido: “nos declaramos pluralistas en lo político, lo religioso y en el descubrimiento interior de la sexualidad de cada ser humano; estos tres puntos son el principio de toda creatividad, no nos metemos en discrepancias, aceptamos al otro como legítimo”.

Otro aspecto clave está en el proyecto educativo del establecimiento, que descansa en cinco procesos fundamentales, que reflejan el trabajo del equipo directivo.

  1. La función directiva se llama “gestionando juntos” y quiere decir que el director lidera, pero la gestión se hace en conjunto con los demás estamentos. “Tengo que gestionar junto a los demás y eso le da un sentido horizontal a mi gestión”, añade Francisco Urbina.
  2. La inspectoría tradicional se define como “conviviendo y permaneciendo juntos”, lo que se traduce como una relación social que permea a todo el establecimiento.
  3. La jefatura de UTP queda como: “aprendiendo y obteniendo estándares de calidad juntos”, lo que según el director Urbina, facilita la definición de metas y funciones.
  4. En cuanto a la función del orientador, esta pasa a llamarse “creciendo juntos”.
  5. El quinto y último proceso es “caminando a la educación superior juntos”, y está a cargo del equipo directivo. Este dirige claramente las expectativas de los alumnos a continuar estudios en la universidad.

La palabra “juntos”, presente en cada uno de estos procesos, unifica el funcionamiento del establecimiento y  le da un carácter colectivo, contribuyendo a crear un liderazgo distributivo.

Cada uno de los cinco procesos va asociado a metas específicas. Por ejemplo,  “Creciendo juntos” puede tener una meta que contemple una asistencia del 95% y una deserción escolar tendiente a cero.  “Aprendiendo juntos” puede exigirse a alcanzar u: 99% de promoción, y un promedio de notas mínimo de 5,7. Y así sucesivamente.

- ¿Cómo contribuye a la innovación este liderazgo horizontal?

- Este estilo genera una participación horizontal, la atención no está puesta en las jerarquías sino en los procesos que le dan sentido; esto es un colegio y no necesitamos la estructura de un ejército. Si yo gestiono, mi tarea es gestionar el conocimiento, los ambientes de incertidumbre, y lo hago junto a todos los demás, ya que esto no funciona por decreto. 

En este momento, el Instituto Chacabuco de Colina se encuentra en un proceso de recuperación, después de que su funcionamiento académico se viera afectado por las movilizaciones estudiantiles de 2011. A pesar de lo anterior, en 2012 volvieron a hacer noticia, cuando dos de sus alumnos alcanzaron a ser puntajes nacionales (matemática e historia).

“Nuestra misión (concluye el director Urbina) es cultivar un proceso educativo de calidad y lograr la excelencia personal”.

Información

Técnica

Fecha de Modificación02/04/2013
Descripción BreveLa innovación en educación puede manifestarse de muchas maneras, pero brilla mucho más cuando encuentra su lugar en el liderazgo escolar. Es lo que podemos ver en el Instituto Chacabuco, de Colina, que a través de una gestión directiva “horizontal” ha logrado destacarse por sus resultados SIMCE, a pesar de trabajar en un entorno de vulnerabilidad que llega al 70% de sus alumnos.
Otros Artículos
Recursos Relacionados
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión