Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Discusión Ley de Presupuesto 2013: hora clave para la educación pública de las próximas décadas

"Los recursos crecientes son un piso importante para la mejora, pero éstos sólo darán los frutos esperados en la medida que como país generemos las condiciones para que, en la base del sistema, los sostenedores, las escuelas y sus integrantes potencien sus capacidades"

Gonzalo Muñoz es director del área de estudios del Centro de Innovación en Educación de Fundación Chile.

Más en educarchile:

- Comenzó a funcionar la Agencia de Calidad de la Educación

- "Superintendente de Educación Escolar lanza nuevo sistema de fiscalización para detectar irregularidades en colegiose

- ¿Cuánto ganarán los nuevos directores de escuela?

Por Gonzalo Muñoz

En los próximos días el gobierno presentará al Congreso el proyecto de Ley de Presupuesto para el año 2013, iniciándose con ello un periodo clave en la discusión política. Tal como ocurrió el año pasado, los recursos destinados a Educación son eje central del debate. Es en esta propuesta presupuestaria donde pueden observarse cuáles son las respuestas del gobierno ante las demandas estudiantiles, pero es sobre todo allí donde puede conocerse con claridad las políticas que se privilegiarán en un año especialmente importante, pues se trata del último año escolar del gobierno de Piñera.

El ajuste tributario recientemente aprobado comprometió recursos adicionales para la cartera de Educación que superan los US$ 1.000 millones, y por lo tanto, si sumamos estos recursos al ritmo de crecimiento normal del presupuesto en Educación (que el año pasado se incrementó en un 7.8% y que desde el 2007 presentaba alzas anuales que superaban el 10%), el total de inversión disponible para el ministerio debiera acercarse a los US$ 14.000 millones. Cualquier cifra inferior a este monto estaría ignorando compromisos ya adquiridos por el gobierno.

Las discusiones del presupuesto, sin embargo, tienen siempre asociado un riesgo: concentrar la mirada -durante las varias semanas que en general dura este proceso- solamente en aquella dimensión de la política educacional que tiene una expresión en los recursos que se invertirán al año siguiente. En nuestra opinión, el 2013 se juega parte importante de lo que ocurrirá en el sistema en los próximos años, y es indispensable comenzar a jugar en esa cancha, mucho más grande, compleja y de largo aliento que la del presupuesto 2013.

Siguiendo con el paralelo futbolístico, dos son los partidos clave que se juegan el próximo año. El primero de ellos tiene que ver con la implementación de varios cambios que ya se han aprobado normativamente y cuyo éxito depende de cómo se implementen. El segundo, más importante todavía, es la discusión educativa de mediano y largo plazo que sí o sí estará en la disputa presidencial y parlamentaria. Desarrollamos a continuación algunas claves para entender -y ojalá ganar- ambos partidos.

En primer lugar, el año 2013 será un año plagado de “implementaciones” educacionales, de puesta en marcha real de varias de las reformas que se han aprobado durante esta administración (muchas de las cuales comenzaron a diseñarse previamente). La mejora del sistema educativo en los próximos años necesariamente pasa por una buena ejecución de estos procesos, entre los que destacan cuatro principales. Será responsabilidad de todos monitorear su avance.

  • Nueva Institucionalidad de la Educación Escolar. La nueva estructura compuesta por MINEDUC, Consejo Nacional de Educación, Superintendencia de Educación y Agencia de Calidad, funcionará completamente en régimen el 2013 después de una lenta implementación inicial. El nuevo modelo de “alta dirección” del sistema escolar chileno se juega parte importante de su capacidad para contribuir a la mejora del sistema el próximo año.
  • Nuevas Bases Curriculares. Se trata de probablemente la más importante de las reformas que la administración Piñera ha producido. El cambio en los contenidos y planes de estudio empezarán a plasmarse en la realidad diaria de los establecimientos, pero además, deberá traducirse en una cadena de otros ajustes, entre los cuales destaca la necesaria coherencia entre el nuevo currículum, los estándares de aprendizaje (todavía no aprobados por el CNED) y el SIMCE. El 2013 habrá que seguir muy de cerca todo este proceso.
  • Ley de Calidad y Equidad. Los cambios al Estatuto Docente que consiguió aprobar el ex ministro Lavín, ya están comenzando a ver sus frutos y también a mostrar sus vacíos/problemas. El año 2013 será un año clave para evaluar sus primeros resultados, sobre todo en materia de directivos y sostenedores.
  • Nuevo ciclo y ampliación de la Subvención Preferencial. La SEP inicia un nuevo ciclo para las escuelas que se incorporaron a este sistema hace ya cuatro años, con el desafío de reformular sus metas y planes de mejoramiento. Además, esta ley se amplía por primera vez -aunque gradualmente- a la enseñanza media, lo que también supone un gran desafío de implementación. Debido a la experiencia de esta primera fase -llena de aciertos y problemas- es indispensable seguir de cerca lo que ocurrirá con esta política.

Por otro lado, el 2013 debiera ser el año -así esperamos- donde el país recupera la discusión de mediano y largo plazo en Educación, sobre aquellos temas que no se han abordado seriamente hasta el momento y que son fundamentales para avanzar en calidad y sobre todo en equidad e integración. Varios de estos temas siguen siendo eje central de las demandas del movimiento estudiantil. La elección presidencial es un momento privilegiado para la discusión pública sobre estos temas. Si bien el listado es largo y complejo, creemos que los siguientes cuatro ámbitos de política educativa deben ser prioritarios en la disputa y propuestas presidenciales:

  • Carrera y Formación Docente. Si bien el proyecto de reforma al Estatuto Docente que actualmente se discute en el Parlamento aborda varias dimensiones del problema y ha contado con la aceptación general de distintos actores, existen profundas deficiencias -como los mecanismos de evaluación local o el trato desigual al sector municipal- que de no ser resueltas pueden derivar en un resultado totalmente insatisfactorio. En este plano, creemos además, que ha llegado el momento de abordar en serio el tema de la formación de nuevos profesores, que va mucho más allá de becas para buenos estudiantes de enseñanza media o un examen de habilitación. Urge un nuevo sistema de acreditación de pedagogías y la creación de un marco regulatorio que impida que sigan llegando al sistema profesores que no cuentan con las competencias necesarias y que tenga consecuencias para las universidades.
  • Fortalecimiento de la Educación Pública. Se trata del paso más difícil, pues dicho fortalecimiento trasciende con creces la discusión -muy recurrente- sobre cuál es la mejor institucionalidad y/o sobre quién es el que debiera hacerse cargo de los establecimientos hoy municipales. Es evidente que el proyecto de ley ingresado por el gobierno de Piñera, no es una buena base para la discusión, pues no aborda temas sustantivos ni cuenta con un financiamiento asociado. La situación de la educación pública -en completo deterioro y desventaja- hoy hace indispensable un abordaje integral de este problema que, más allá de la figura administrativa a definir, cuente con la prioridad política, recursos y capacidades que permitan que la educación pública pueda transformarse nuevamente en una opción válida y mayoritaria en Chile.
  • Sistema de Financiamiento. No basta con inyectar más recursos. La actual estructura de subvenciones no responde a los costos efectivos de las escuelas, y ha desfinanciado las arcas de innumerables comunas del país. Aquí se deben proponer y discutir cambios sustantivos. Junto con la eliminación del financiamiento compartido y el aporte municipal (elementos que profundizan la desigualdad entre familias y comunas), es necesario implementar a la brevedad un nuevo sistema de financiamiento que establezca recursos estables, los que debieran depender de una ecuación más compleja que la sola asistencia de los estudiantes.
  • Cambios en Educación Superior. Si bien es cierto se ha avanzado en materia de ayudas estudiantiles (lo que ha significado una fuerte inyección de recursos por parte del Estado), esta inversión no ha respondido a las principales demandas estudiantiles ni ha sido acompañada de una política seria que exija criterios mínimos de calidad a las instituciones de educación superior. Es necesario avanzar hacia un sistema que cuente con instituciones públicas fortalecidas, con un financiamiento acorde a sus necesidades, con una regulación efectiva del sector y con un sistema de acreditación que entregue reales garantías de calidad en los procesos formativos.

El 2013 será un año clave para nuestro sistema educativo. El cierre de un ciclo de gobierno -que ha sido más bien de continuidad que de ruptura- y el inicio de un proceso de discusión política de cara a las elecciones, representa una posibilidad que hay que saber aprovechar. Nuestro país requiere en el ámbito educacional reformas importantes que han sido postergadas y que son críticas para entregar oportunidades equivalentes y de calidad para todos, anhelo del que todavía estamos muy lejos.

Información

Técnica

Descripción Breve"Los recursos crecientes son un piso importante para la mejora, pero éstos sólo darán los frutos esperados en la medida que como país generemos las condiciones para que, en la base del sistema, los sostenedores, las escuelas y sus integrantes potencien sus capacidades"
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Relacionados

Palabras Clave

Queremos tu

Opinión