Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

La realidad de las escuelas vulnerables en Chile y el mundo

Tom Canning, ganador de importantes distinciones por su trabajo como director de escuela en Inglaterra, conversa con educarchile sobre los desafíos que entraña la enseñanza en entornos vuilnerables.

Tom Canning es director de Tollgate Primary School, escuela ubicada en el este de Londres. Su trabajo como director de escuela en Inglaterra, la ha valido importantes distinciones, entre las que destaca la Orden del imperio Británico, entregada por la reina Isabel. (Officer of the Most Excellent Order of the British Empire OBE by Her Majesty Queen Elizabeth).

Tollgate Primary School es una escuela situada en una zona de vulnerabilidad y en un entorno multicultural, en el que conviven familias inmigrantes de numerosos países.

+ en educarchile:

Si la escuela se atreve a soñar puede hacer la diferencia

Relación alumno profesor en los colegios vulnerables

La relevancia de tener altas expectativas

Podría pensarse que las escuelas que trabajan en condiciones de alta vulnerabilidad son exclusivas de los países que como Chile, no cuentan con un elevado desarrollo económico. Sin embargo, un vistazo a la realidad de Plaistow, barrio del este de Londres, nos ayudará a tomar conciencia de que los obstáculos y condiciones de trabajo son los mismos para cualquier escuela que atienda niños vulnerables, ya se encuentre en Santiago de Chile o en la capital del Reino Unido.

Tom Canning y su equipo de profesores libran en esa ciudad la misma batalla que tantos educadores chilenos, y su testimonio grafica y a la vez contagia fácilmente esa pasión por educar, que está detrás del esfuerzo diario de los profesores y directivos escolares, sea cual sea su lugar de trabajo.

De visita en Chile, este director, cuya trayectoria le ha valido no pocos premios y reconocimientos en el Reino Unido, conversó con educarchile sobre los principales desafíos que entraña educar a niños que viven en condiciones sociales extremas.

¿Cómo se hace un buen director?

Pienso que por una parte, un buen director se hace a partir de las experiencias de vida, donde él o ella desarrolla una pasión por aprender, porque el trabajo del director no es sólo el de monitorear el proceso de aprendizaje, es un trabajo que exige vocación porque conlleva un sentido moral de asegurar que cada niño tenga las mismas oportunidades en la vida, sin importar el medio de donde venga. Entonces esta parte de la experiencia vital de un director es realmente.

Pero por otra parte los elementos de trabajo diario, el aprendizaje, el desarrollo continuo, son muy importantes también, es necesario equiparse con los mejores y más recientes conocimientos académicos, para saber qué está pasando en la sala de clases, y tener objetividad suficiente como mirarlo desde fuera. Es necesario lograr que los profesores se alineen en la dirección y los estándares pedagógicos que se buscan y que eso se refleje en el desempeño pedagógico, por eso se requiere un poco de los dos elementos, experiencia de vida y aprendizaje continuo.

Ud comenzó trabajando como profesor, ¿cómo se produce este cambio desde la docencia hasta la dirección de la escuela?

Lo veo como una extensión natural. Los 18 años que pasé como profesor de aula fueron mis años formativos, donde realmente aprendí sobre pedagogía. Creo que después de convertirme en director ha sido muy importante seguir haciendo clases, y en general es algo recomendable para cualquier director de escuela, a fin de evitar que nos convirtamos en figuras aisladas en oficinas detrás de puertas cerradas. Es importante que los profesores te vean como un co-profesional, y sientan que estás ahí ante todo como colega, listo para brindarles apoyo;  y en lo que a mí respecta, nunca pido a mis profesores que hagan algo que no sea capaz de hacer yo mismo; pienso que la manera más excelente de liderar es hacerlo desde el frente, no hay nada más poderoso en términos de liderazgo escolar que un director demostrando buenas habilidades docentes frente a los profesores más jóvenes.

Existe la tendencia (actualmente en proceso de implementación en Chile) de incorporar al trabajo directivo a profesionales que llegan de áreas diferentes a la pedagogía, ¿qué piensa de ello?
Es un fenómeno global,  en los Estados Unidos es muy común. Muchos directores de escuela allá vienen del área de los negocios o de la academia, pero no necesariamente de la docencia. Es un modelo interesante y puede funcionar bien si (y sólo si) el director está muy bien preparado en la parte pedagógica, porque el director o la directora es también un guía, un jefe de aprendizaje en la escuela, por tanto tiene que entender esencialmente qué está pasando en las aulas, porque los derechos de los niños y sus oportunidades en la vida dependen de eso. Ese conocimiento puede realmente hacer a un director formidable, alguien que sepa cómo involucrar a los niños en el aprendizaje y hacerlos progresar. Al mismo tiempo, el director debe ser capaz de reconocer la calidad de sus profesores, identificar a los que necesitan apoyo, los que están más débiles y tomar las medidas necesarias para apoyarlos. Un director que entiende cómo ocurre el proceso pedagógico en el aula puede hacerlo, pero para un director que no está familiarizado con eso, será un desafío más difícil. Por eso pienso que los beneficios de llegar a la dirección desde de adentro del sistema escolar son superlativos.

¿Hay desafíos comunes para las escuelas que trabajan en entornos vulnerables, más allá de las diferencias geográficas?

Es interesante, porque he conversado con colegas chilenos esta semana y es asombroso cuán similar es la realidad de las escuelas públicas en Chile y el Reino Unido. Se tiende a ver a Londres como una ciudad muy rica, en un país con buena situación económica, que organiza Olimpíadas, con familias unidas y bien constituidas. Pero la realidad es muy diferente en las escuelas vulnerables de Londres.

Estuve en Colina recientemente  y vi realidades muy parecidas a la de mi colegio; algunas escuelas allí educan a niños con un índice de vulnerabilidad del 92%, y otras todavía peor. Respecto a la escuela donde trabajo, esta queda en Plaistow, al este de Londres y a menos de dos millas del estadio Olímpico. Todos mis niños están en riesgo socioeconómico, es un área de alta inmigración, con un 75% de niños que hablan el inglés como segunda lengua, en un universo donde coexisten  44 idiomas que representan a 35 diferentes nacionalidades, alto índice de desempleo, padres que no tienen ninguna aspiración por sus hijos, que rehúsan involucrarse en la educación porque no le ven sentido.  Entonces puedo entender el contexto que vi en Colina porque es parte de mi propia situación; la única diferencia entre nosotros está dada por la inmigración, pero la incertidumbre económica es exactamente igual, en nuestro barrio no es seguro caminar después del atardecer, una parte de nuestros apoderados está en la cárcel, entonces entiendo este contexto. 

No obstante lo anterior, no aceptaré que se utilicen estos datos como excusa para aseverar que los niños no pueden aprender, y ese es el mensaje que he aprendido con mis colegas tanto en Colina como en Londres. Todos nosotros trabajamos en circunstancias muy difíciles pero tenemos el deseo, la aspiración y las expectativas de que nuestros niños se sobrepongan a estas barreras para aprender, tal como podría hacerlo cualquier otro niño en Santiago. Esto se logra tanto con pasión, como con excelencia en el liderazgo y la gestión de las escuelas. Y sólo el director puede influir en estas áreas porque los profesores se mueven en áreas más reducidas. A veces los profesores tienen bajas expectativas de sus alumnos ya sea por la pobreza, las dificultades familiares, etc. Los buenos directores pueden oponerse  a esto, los buenos directores hablan de justicia social, y sostienen que no importa cuáles sean las dificultades económicas, cada niño debe tener el derecho y la oportunidad de aprender al mismo nivel que cualquier otro niño de otro vecindario; y esto se consigue a través de la gestión y el liderazgo.

¿Qué tanto más difícil es educar a niños que provienen de entornos sociales complejos?

Si un niño presenta problemas de disciplina, si no se está portando bien, si tiene una actitud débil hacia el aprendizaje, hay razones puntuales, y por lo general no nos detenemos a pensar en la posible causa sino que nos concentramos en reaccionar, así el niño será reconvenido, se le llamará la atención, se le dirá que lo que hace está mal, etc. En barrios como Colina o  Plaistow, muchos de nuestros niños han padecido traumas que nosotros no hemos vivido nunca en nuestra vida de adultos, y por tanto debemos tener comprensión y compasión por lo que están pasando. Tenemos que entender la comunidad en la que estamos trabajando y tenemos, como profesores, que transformarnos en escuchadores y encontrar la salida, porque esos niños que están manifestando esas indisciplinas probablemente no han recibido nunca afecto ni han sido acogidos como lo necesitan y merecen. 

De acuerdo a mi experiencia, a veces los niños se portan mal porque no tienen parámetros, no tienen una noción de lo que es aceptable o inaceptable porque nadie se los ha dicho, toda su vida ha transcurrido fuera de esos parámetros debido a una disfunción social, ya sea por vivir en un área compleja, porque no han tenido padres o un hogar, entonces ese es el contexto en el cual debemos enseñar, no podemos tan solo asumir que este mal comportamiento es simplemente resultado de que ellos lo han elegido. La razón es que él o ella están respondiendo al trauma social que está ocurriendo en sus pequeñas vidas y eso es algo que los profesores aprenden en la clase. 

El estereotipo de unidad familiar ha cambiado en los últimos años. Nuestras escuelas deben abrazar la diversidad. Algunos profesores se resisten a ver esto y enseñan tal como se hacía veinte años atrás; yo discutiría cuán inapropiado es eso en el Chile moderno, tenemos que considerar la comunidad a la cual servimos, los problemas sociales de esta comunidad. Ser profesores hoy implica mucho más que enseñar, considera también cuidado social, empleo y todas las condiciones que rodean al niño, porque no podemos esperar que progrese si no tiene condiciones de vivienda adecuada, si la unidad familiar es débil e inestable; muchos niños están floreciendo a pesar de estas condiciones. 

Y cuando escucho de algunos colegas que trabajan en áreas más acomodadas referirse a nuestra realidad, quisiera poner en entredicho el cliché de que es muy difícil que los niños de barrios vulnerables tengan éxito en la educación, quisiera decirles que hay niños realmente asombrosos, algunos de los más increíblemente inteligentes y talentosos niños que podamos imaginar, viviendo en círculos de pobreza, a los que la educación puede liberar, no es todo sombrío y triste, hay historias maravillosas en nuestras escuelas públicas de Chile y Londres y hay profesores fantásticos haciendo la diferencia en nuestras ciudades.

Información

Técnica

Descripción BreveTom Canning, ganador de importantes distinciones por su trabajo como director de escuela en Inglaterra, conversa con educarchile sobre los desafíos que entraña la enseñanza en entornos vuilnerables.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión