Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Mejoremos la comunicación con nuestros hijos/Actividad para Reunión de Apoderados con hijos en edad juvenil

La comunicación es una de las dimensiones humanas más importantes, porque permite el contacto, el encuentro y el convivir. En general, en la adolescencia se torna compleja, por lo mismo, acá te presentamos una actividad práctica para realizar con los padres en las reuniones de apoderados.

Una buena comunicación entre padres e hijos contribuye a lograr muy buenas relaciones al interior de la familia, estimulando la confianza mutua y facilitando a los padres su labor formadora, al existir un canal abierto que les permita transmitir valores, ideas, etc.

Por Claudia Romagnoli, en base al material educativo “Reuniones de Apoderados: Tarea de Padres y Profesores”, de las autoras Francisca Morales y C. Romagnoli,  Santiago, Dolmen, 1996.

Me cuesta mucho conversar con mi hijo, lo siento más retraído y no sé cómo acercarme, creo que le pasa algo grave pero no sé qué es” (Antonio, 52 años) “Antes teníamos una muy buena relación y comunicación con mi hija, pero ahora es diferente, pasa más tiempo fuera de la casa, no me cuenta con quiénes anda y esto me asusta” (Helena, 43 años).

Estas preocupaciones son muy comunes entre los padres, especialmente cuando los hijos comienzan a entrar en la edad juvenil. La necesidad de estar conectados y mejor comunicados se hace más relevante.

La comunicación es una de las dimensiones humanas más importantes, porque nos permite el contacto, el encuentro y el convivir.  Si bien se espera que esté presente durante todo el ciclo familiar, es en la edad juvenil cuando su presencia y desarrollo se hace más necesaria, porque es frecuente que en esta etapa los jóvenes tiendan a retraerse y las relaciones familiares se tensen.

Una buena comunicación entre padres e hijos contribuye a lograr muy buenas relaciones al interior de la familia.  Estimula la confianza mutua y facilita a los padres su labor formadora, al existir un canal abierto que les permita transmitir valores, ideas, etc.
Una comunicación clara, directa y abierta, facilita el desarrollo de un clima familiar positivo, así como también promueve la resolución de conflictos familiares, al existir una relación de confianza previa que lo permita.

Por último, una buena comunicación enseña a todos los miembros de la familia que las ideas y sentimientos de cada uno son importantes, estimulándose la expresión de éstos.

A continuación les presentamos una actividad para realizar en una Reunión de Apoderados en la que se espera que los padres:

• Reflexionen en torno al tema de la comunicación y lo relacionen con sus propias experiencias familiares.
• Conozcan otras realidades familiares y compartan las distintas opiniones y vivencias en relación al tema.
• Valoren la comunicación como un elemento fortalecedor del desarrollo familiar y de la interacción padre e hijo.
• Amplíen sus conocimientos acerca del concepto de comunicación y estrategias comunicacionales.
• Mejoren la comunicación al interior de la familia a través de las estrategias sugeridas.


Materiales: papelógrafo, lápices, plumones, tarjetas “verdadero o falso”, hojas blancas.

Inicio (10 minutos)

Dar la bienvenida al taller de padres, madres y apoderados/as a la reunión y enfatizar que es muy importante contar con su presencia.

Actividad de presentación y motivación (15 minutos)

Actividad principal (20 minutos)

Como actividad principal puede usar una de las siguientes dinámicas:

A. LAS PAREJAS

 El profesor/coordinador invita a los padres a reunirse en parejas para que conversen en torno a algunas preguntas que anota en la pizarra o papelógrafo.

 Preguntas posibles:

1) ¿Me es difícil conversar con mi hijo adolescente? ¿Por qué?
2) ¿Realizo algún tipo de actividad junto a mi hijo?
3) ¿Qué actividades realizamos todos juntos como familia?
4) ¿Comunicarse es lo mismo que conversar?
5) ¿Sobre qué temas converso con mi hijo adolescente?
6) ¿Cuáles son los mejores momentos para conversar con mi hijo a cerca de un tema difícil?
7) ¿Me doy un tiempo para escuchar a mi hijo cuando lo necesita?
8) Cuando converso con mi hijo, ¿dejo que se exprese y diga todo lo que tenga que decir o tiendo a interrumpirlo frecuentemente, tratando de darle soluciones a sus problemas?
9) ¿Cuál es mi actitud frente a los malos comportamientos de mi hijo?
10) ¿Son frecuentes los mensajes negativos en nuestra familia?

B. CUESTIONARIO DE OPINIÓN

El profesor/coordinador entrega a cada padre o cada grupo una hoja con afirmaciones (también puede anotarlas en la pizarra o papelógrafo).   Al lado de cada frase hay cuatro columnas: “de acuerdo”, “indiferente”, “en desacuerdo” y “absurdo”.
Cada persona debe ir catalogando las frases, marcando con una x en la columna correspondiente.
Luego se reúnen en grupos (de no más de seis personas) e intercambian sus opiniones, reflexionando y discutiendo las diferencias, para finalmente lograr una respuesta por grupo.

1) A medida que los hijos crecen, la comunicación siempre disminuye.
2) Una buena comunicación une y hace crecer a la familia.
3) Si tengo una comunicación clara, directa y cercana con mis hijos, voy a poder guiarlos y formarlos más fácilmente.
4) Los jóvenes siempre quieren alejarse de la familia, prefiriendo pasar más tiempo con sus amigos.
5) Si el joven está más callado y prefiere pasar más tiempo a solas en su dormitorio, quiere decir que algo malo está sucediendo.
6) El pasar tiempo juntos realizando una actividad recreativa o de trabajo conjunto estimula una mejor comunicación entre padres e hijos.
7) Las relaciones familiares no hay que cultivarlas; una buena comunicación aparece espontáneamente.
8) A los jóvenes les interesa hablar con sus padres acerca de temas controvertidos.
9) Comunicarse implica básicamente darse a entender y hablar las cosas claras.
10) Cuando un hijo tiene un problema es bueno tratar de ayudarlo indicándole las soluciones.
11) Es importante escuchar tanto las palabras como los sentimientos que hay detrás de las palabras.
12) Si uno permite a los jóvenes participar en la toma de decisiones frente a un problema importante, es probable que aún sea más difícil tomar una buena decisión familiar.

Plenario (15 minutos)

El coordinador abre una conversación con todo el grupo acerca de las reflexiones y conversaciones generadas en pareja o en los subgrupos.

Intervención del profesor o coordinador (10 minutos)

Plantee algunos aspectos de los contenidos relevantes o mensajes claves que considere más importantes de trasmitir a ese grupo de apoderados, éstos los puede encontrar en la introducción de este material y en el artículo “Cómo comunicarnos mejor en nuestra familia”.   Puede hacerlo en forma oral, o con apoyo de material visual (papelógrafo, diapositivas). También puede generar un material para la familia (un par de páginas impresas o las envía por email), con los contenidos más relevantes que considera para ese grupo de padres.
Preguntar si alguien desea agregar algo más.
Destacar la participación de todos, y agradecer la colaboración y compromiso con la reunión.

Cierre (10 minutos)

Pedir a los participantes que se sienten en un gran círculo y dar tres minutos para pensar qué aprendieron hoy y con qué nuevo desafío se van a sus hogares. Compartir en una palabra o breve frase.
Dar espacio para que cada uno exprese su opinión.

Información

Técnica

Descripción BreveLas cifras de violencia escolar y de bullying en Chile son preocupantes, pero si trabajamos colaborativamente padres y profesores, seguro que podremos disminuirlas y reforzar nuestras metas escolares; para esto es clave trabajar con la familia.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión