Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Cómo vivían los mayas

La civilización maya tuvo sus inicios cerca de 2500 a.C., y su existencia se extendió hasta 1520 d.C., cuando se toparon con los primeros europeos que llegaron a América.

En el arte, los mayas le dieron mucha importancia al movimiento. La imagen muestra una estatuilla que representa a un músico tocando su instrumento.

El tiempo para los mayas tenía gran importancia. No era estático y se movía en cierta dirección, acción que era posible de medir. El tiempo se dividía en unidades jerárquicas que se repetían cíclicamente.

    La etapa más importante y majestuosa de la cultura maya tiene lugar entre los años 250 y 1000 d.C. Destacan en las ciudades la construcción de pirámides escalonadas con templos en las cimas; edificios levantados sobre plataformas. En la foto, la localidad de Palenque.

    Baja aquí el archivo: Mesoamérica y la cultura maya ícono PPT

    preparado por el Museo Chileno de Arte Precolombino, con mapas e imágenes para aprender más sobre la civilización maya.

    Para cultivar las tierras, los campesinos mayas abrían claros en el bosque, quemaban las ramas y los troncos, conservando las cenizas como abono. Esta forma de cultivar se llama “tala y roza”. Luego ablandaban la tierra con palos, haciendo agujeros donde ponían las semillas de maíz, mandioca, porotos, ají y calabazas. Así fabricaban un terreno cultivado que ellos denominaban milpa. Esta forma de trabajar la tierra la desgastaba en el tiempo, por lo que las familias tenían que rotar y cambiar las zonas de cultivo anualmente. También consumían otros productos como vegetales y frutos silvestres, cazaban animales salvajes, extraían miel de colmenas silvestres y pescaban en lagos, ríos y costas.

    Otra fuente importante de obtención de recursos era el comercio. Dentro del área maya se comerciaban distintos productos, desde materias primas para hacer trabajos artesanales, hasta alimentos. Este intercambio se extendió a otras zonas de México y permitió el contacto con otras culturas de adelantos e influencias tan importantes como las mayas. Así, junto con comercio de objetos y productos, se compartían conocimientos, ideas y creencias.

    El arte maya

    El arte maya se caracteriza porque las imágenes del ser humano son muy realistas. Sus representaciones en pintura, escultura o bajo relieve muestran poses naturalistas y le dieron mucha importancia al movimiento. Los temas que más representaron en el arte fueron sus rituales, los aspectos sagrados de la vida y lo jerárquico, es decir, temas que tienen que ver con la clase aristócrata como gobernantes, sacerdotes y guerreros. En menor cantidad se encuentran escenas de la vida diaria, de plantas y algunos animales que consideraban importantes como el mono, el tapir, el jaguar, el murciélago, el quetzal, peces y tortugas.

    Entre las materialidades más usadas se encuentra la piedra, que incluye desde grandes bloques de una tosca piedra gris, hasta piedras preciosas como el jade y la obsidiana. Con la primera se construyeron enormes palacios y templos; se tallaron estelas, esculturas. Con las segundas se hicieron figurillas rituales y adornos como orejeras, pendientes, collares y máscaras. También tenían un importante trabajo en cerámica, hacían figuras, adornos, vasijas, vasos, platos e incensarios que decoraban con pintura o los modelaban con figuras y/o escritura. Trabajaron metales preciosos como el oro, hicieron artesanías con plumas de aves tropicales, conchas y madera.

    Para los mayas, la estética personal era muy importante. Se adornaban con objetos de piedra, metal y plumas. Se deformaban el cráneo, se colgaban adornos en las narices y orejas, se tallaban e incrustaban piedras preciosas en los dientes, se pintaban, y los personajes más importantes se vestían con lujosos y complicados trajes y tocados.

    Organización social

    La sociedad maya era jerárquica, donde un grupo se encontraba a la cabeza y dirigía de forma independiente las diversas ciudades. Se pueden distinguir tres grandes clases sociales:

    1. la aristocracia, a la cual pertenece el grupo gobernante, ocupando los cargos altos de la sociedad, como los políticos, religiosos y económicos. Este grupo poseía un conocimiento profundo de distintos temas como la astronomía, las matemáticas, el calendario, la escritura y los dioses con sus rituales. Con estos conocimientos podían adivinar el futuro y tomar las decisiones más adecuadas. A este grupo pertenecen los sacerdotes, guerreros, arquitectos, ingenieros y gobernantes. El halach uinic era el “verdadero hombre” que ejercía control casi absoluto en lo político, militar y religioso. Los gobernantes eran elegidos hereditariamente.

    2. Luego un estrato medio eran los artesanos especializados, quienes fabricaban objetos y adornos que eran usados por la aristocracia para demostrar su poder y para realizar ceremonias religiosas. Estos eran bien pagados y muy cotizados, lo que les otorga importancia y prestigio dentro de la sociedad por fabricarlos.

    3. Finalmente estaban los campesinos, quienes vivían junto a las milpas en constante rotación. Ellos eran la mano de obra para la construcción de templos, palacios y monumentos. Vivían en los alrededores de las ciudades, en aldeas y construían chozas con madera, vegetales y barro, las cuales dejaban una vez que cambiaban la zona de cultivo.


    Los dioses

    Para los mayas el mundo en el que vivimos estaba entrelazado con otros mundos sobrenaturales: el de los cielos y el inframundo o reino de las tinieblas. Todos estaban vinculados en el mismo destino: los seres humanos, las deidades, los animales y los vegetales.

    Por esto, los campesinos visitaban ciudades como Tikal, Palenque, Copán, Uxmal o Bonampak para ir a ver a los sacerdotes que ofrecían sus servicios religiosos. Les llevaban ofrendas y los padres iban a conocer el destino de sus hijos, preguntaban la causa de sus enfermedades, y buscaban justicia o consejos.

    Los dioses mayas tenían atributos duales opuestos: masculino-femenino, viejo-joven, bueno-malo, etc. Además representaban aspectos relacionados con los puntos cardinales y sus colores, los cuales se simbolizaban en sus ropas, figuras y nombres. Los dioses mayas eran numerosos, por lo cual la función del sacerdote como especialista en el culto y compresión de los dioses era fundamental para orientar las rogativas. Los mayas adoraban al Sol, la Luna, al planeta Venus y a otros cuerpos celestes.

    Entre los dioses mayas podemos encontrar a:

    • Hunab-Ku: dios principal, creador de la humanidad, quien le entregó todos los conocimientos a los humanos. Es hombre y mujer y su hijo es Itzamná.
    • Itzamná: señor del cielo y del día, era el protector de los hombres.
    • Ah Puch: señor del inframundo, de la muerte, de la noche y del infierno. Está en constante pelea con Itzamná.
    • Ah Kin: era el Sol que traía calor o sequía. Era también el Sol nocturno, del infierno, donde tomaba forma de jaguar. Estaba casado con la Luna.
    • Ix-Chel: era la Luna, actuaba sobre los nacimientos, la adivinación y la textilería.
    • Venus: aparece como hermano del Sol. Tenía múltiples aspectos, algunos maléficos y peligrosos.
    • Chaac: señor de las lluvias, con sus cuatro ayudantes (los puntos cardinales) provocaba tormentas de viento, rayos y relámpagos.
    • Kukulcán: era la Serpiente Emplumada, era el dios que protegía al grupo gobernante.
    • Ek Chuah: dios que protegía a los comerciantes y los productores de cacao.

    Saber, escritura y números

    La aristocracia maya desarrolló una escritura a base de símbolos llamados glifos. Con estos relataron las hazañas de sus jefes y guerreros y su historia. Los plasmaron en los códices (libros hechos con corteza de amate), en estelas y esculturas de piedra, en vasijas de cerámica, en murales pintados, entre otros soportes. También utilizaban un sistema matemático vigesimal, en el cual se empleaban tres signos: el punto como uno, la raya como cinco y una concha como representación del cero.

    Con los conocimientos astronómicos y matemáticos crearon dos calendarios; uno lunar y otro solar, los cuales regían las actividades civiles y religiosas. El calendario solar tenía 365 días, ordenados en 18 meses de 20 días cada uno, más un mes final de cinco días. Cada mes tenía un nombre y era regido por un dios. El calendario lunar tenía 260 días, se ordenaba en 20 grupos de 13 días. Cada día tenía un nombre y era regido por un dios, que definía las cosas que sucedían ese día. Estos dos calendarios se unían y formaban la rueda calendárica. Sólo cada 52 años volvían a repetirse las mismas combinaciones. Esto era considerado un ciclo y se esperaba que los acontecimientos volvieran a repetirse.

    El tiempo para los mayas tenía gran importancia. No era estático y se movía en cierta dirección, acción que era posible de medir. El tiempo se dividía en unidades jerárquicas que se repetían cíclicamente. Así, las unidades del tiempo y los hechos que estaban ligados a ellos volvían a duplicarse en un eterno retorno. Los mayas lograron determinar con mucha precisión el movimiento de traslación de la Tierra (365 días) y de Venus (de 584 años).


    logo Museo Chileno de arte Precolombino

    El presente artículo es parte de un material educativo más extenso, facilitado por el Museo Chileno de Arte Precolombino. Continúa aquí:

    Información

    Técnica

    Descripción BreveLa civilización maya tuvo sus inicios cerca de 2500 a.C., y su existencia se extendió hasta 1520 d.C., cuando se toparon con los primeros europeos que llegaron a América.
    IdiomaEspañol (ES)
    Autoreducarchile
    Fuenteeducarchile
    Clasificación Curricular
    NivelSectorUnidad o eje
    2° medioHistoria, geografía y ciencias socialesPersistencia de pueblos y culturas indígenas
    4° básicoHistoria, Geografía y Ciencias SocialesHistoria

    Queremos tu

    Opinión