Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Biolixiviación y lixiviación

Hasta con bacterias se puede combatir la contaminación.

Thiobacillus ferroxidans es el nombre de esta bacteria, inofensiva para el ser humano. Su rol es reemplazar a ciertos ácidos y productos químicos potencialmente contaminantes, en el proceso productivo del cobre y otros minerales.

El chancado es la etapa en la que grandes máquinas reducen el tamaño del cobre extraído en la mina a porciones cada vez más pequeñas y compactas, de no más de 1,5 pulgadas, dicho material se ordena apilándolo. Posterior al chancado, el siguiente paso dentro de la producción cuprífera para trabajar el cobre oxidado (o sea, combinado con oxígeno) es la lixiviación.

La lixiviación es el proceso por el cual el mineral, que en la naturaleza se encuentra casi siempre mezclado con otros elementos, se separa de los concentrados de otros metales o depósitos naturales que lo contienen. Lo tradicional es hacerlo con soluciones de ácidos y distintos productos químicos. Todos ellos, altamente contaminantes.

En la biolixiviación (o lixiviación bacteriana) se hace el mismo proceso de separación, aunque la diferencia es que aquí se realiza con organismos vivos, en este caso, bacterias. La más conocida es la Thiobacillus ferroxidans. Lo positivo es que estas bacterias son inofensivas para el ser humano y también para el ecosistema. Estas bacterias se "alimentan" de minerales como el fierro, el arsénico o el azufre, elementos que suelen estar presentes junto a los sulfuros de cobre y que deben separarse para poder recuperar el cobre en un estado más "puro".

La biolixiviación tiene la ventaja de no liberar gases tóxicos o corrosivos y requierir poca energía. En consecuencia, el impacto ambiental de la fuente energética es poco significativo y hay menos riesgos de accidentes contaminantes.

Queremos tu

Opinión