Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Graves problemas demandan mejorar la calidad de la convivencia y formación socioafectiva de los estudiantes

La tradicional ausencia de formación socio afectiva en la cultura escolar, sumado a la inexistencia de evaluaciones en dichos ámbitos, no ha permitido hacerse cargo de graves problemáticas, tales como, altos índices de agresividad, problemas de salud mental juvenil y docente y la alta prevalencia de conductas de riesgo.

El bullying, y en general la violencia y la agresividad, es uno de los mayores problemas que conlleva la escasa cultura formativa en valores éticos y socio afectivos.

Especial Bullying

Sección apoyo emocional y social

Por Claudia Romagnoli. Adaptado y extraído del capítulo Propuesta Valoras UC: Potenciación de la política pública de Convivencia Social Escolar. Mena, I., Milicic, N., Romagnoli, C. & Valdés, A.M. (2006. En Portal de Convivencia Escolar, MINEDUC, www.convivenciaescolar.cl

Múltiples son las razones que nos llevan a considerar que es importante y urgente mejorar la calidad de la convivencia social escolar: los índices de agresividad y violencia en la escuela, el reporte de un mal clima escolar, la alta prevalencia de conductas de riesgo, problemas en la salud mental juvenil y docente, entre otros.

El Primer Estudio Nacional de Violencia Escolar realizado durante el año 2006 por la Universidad Alberto Hurtado [UAH], Ministerio de Interior [M. Interior] y Ministerio de Educación [MINEDUC] arroja elevados índices de violencia al interior de la escuela. El 44.7% de los alumnos declaran haber sido víctimas de violencia escolar, siendo la agresión psicológica la de mayor recurrencia (42.6% alumnos). Ésta última considera acciones como ignorar a una persona, insultarla con garabatos, burlarse, descalificarla, gritarle y hasta difundir rumores malintencionados sobre ella.

A su vez, los docentes (31.5% de ellos) también declaran haber sido víctimas de agresión; predominantemente psicológica (45%) (op.cit). Cabría preguntarse si estas cifras pueden explicar, al menos en parte, los alarmantes índices de “burn out” (agotamiento laboral) entre los profesores. Tal como muestra las investigaciones, en Chile un 27,4% de los profesores presenta este síndrome; lo que podría relacionarse con las elevadas tasas de uso de licencias médicas entre los docentes (45,5% de los profesores) (Valdivia, et al., 2000).

Tanto alumnos como profesores declaran ser principalmente agredidos por otros alumnos (en un 38% los alumnos y en un 24% los profesores); sin embargo las cifras de agresión por parte de docentes no es menor (11% de los estudiantes declara haber sido agredido por ellos y un 8% de los docentes). (UAH, M. Interior y MINEDUC, 2006).

En relación con las consecuencias que tendría el uso de violencia sostenida en las escuelas, una investigación referida en el Informe Cisneros VII en España (Oñate, 2005) entrega importante información. Los resultados indican que el ser víctima de violencia frecuente se relaciona fuertemente con el desarrollo de una auto imagen negativa en las víctimas (37% de las víctimas lo presentan), depresión (36%), ansiedad (36%), introversión social (25%); ideación suicida (15%), somatizaciones (14%). Así, esta forma de maltrato incidiría fuertemente en la salud mental de los miembros de la escuela.

Por su parte un estudio de la Fundación Paz Ciudadana (2005) identifica ciertas consecuencias de la violencia escolar sobre la percepción de los alumnos en relación a la educación. Entre ellas se destaca la sensación de ser víctima de vulneración de derechos a temprana edad; la menor capacidad de disfrute en la escuela, la menor posesión de amistades, una percepción de falta de sentido del aprendizaje, una mayor tendencia a comportamientos disruptivos y/o violentos en la sala de clases y comportamientos de riesgo. Todas estas consecuencias afectarían el aprendizaje del alumno, la convivencia escolar, y la formación ciudadana.

Sin embargo, no sólo los índices de violencia permiten visualizar la necesidad de reformas para mejorar la calidad de la convivencia social escolar. También resulta necesario tomar conciencia de cómo las formas de relación al interior de nuestras escuelas, si bien tienden a ser más democráticas que en el pasado, aún presentan un autoritarismo que dificulta un aprendizaje de convivencia democrática (Solar 2000, 2002;  Magendzo, 1999; Cerda y Toledo, 2000).

Por otro lado, el aumento de problemas psico-sociales, es para muchos una importante señal que muestra lagunas en la formación del alumnado. Entre estas problemáticas aparece un aumento del consumo de sustancias (entre un 18 y un 26% de los jóvenes de la RM señalan tener un alto nivel de consumo de alcohol; y un 11% señala haber consumido drogas ilícitas (Ministerio de Salud de Chile, Organización Mundial de la Salud, Organización Panamericana de la Salud, Centros para el control y prevención de enfermedades Atlanta, 2005); la tasa de embarazos adolescentes es elevada (en el año 2002, la tasa de nacimientos de jóvenes adolescentes fue de un 14.9%) (Instituto Nacional de Estadísticas, 2002).

La tradicional ausencia de formación socio afectiva en la cultura escolar (especialmente en educación media), la ausencia de evaluaciones de estas nuevas dimensiones que relegan lo socio afectivo a un segundo plano, no ha permitido hacerse cargo en la práctica, de estas problemáticas.

Una adecuada preocupación por la formación en habilidades socio afectivas y éticas, hacia la búsqueda de una forma de convivencia más democrática, no sólo tendrá efectos positivos en los desafíos culturales y problemática psicosocial, sino que además traerá notables mejoras en los aprendizajes de los alumnos. El rendimiento final en todos los planos, depende del desarrollo complementario y sinérgico de las distintas dimensiones humanas.

Si quieres leer algunos artículos relacionados, te sugerimos: 

 Políticas sobre convivencia social y formación socioafectiva en la escuela  
 Tendencias en el mundo sobre cómo enfrentar el bullying de manera integral
 Relevancia y beneficios de una buena convivencia escolar 
 Relevancia de promover la formación socioafectiva de los estudiantes

Información

Técnica

Descripción BreveLa tradicional ausencia de formación socio afectiva en la cultura escolar, sumado a la inexistencia de evaluaciones en dichos ámbitos, no ha permitido hacerse cargo de graves problemáticas, tales como, altos índices de agresividad, problemas de salud mental juvenil y docente y la alta prevalencia de conductas de riesgo.
IdiomaEspañol (ES)
Autorsansaldo

Queremos tu

Opinión