Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Beneficios sobre el rendimiento académico y el éxito escolar

Múltiples estudios recientes han demostrado que existe una relación directa entre la implementación de programas que favorecen las habilidades socio afectivas y el buen rendimiento académico de los alumnos.

Mientras el desarrollo socio afectivo influye positivamente el rendimiento, el mejoramiento del desempeño académico a su vez, es un factor que previene la emergencia de gran variedad de comportamientos de riesgo y de problemas de salud mental.

Sección apoyo emocional y social

Por Claudia Romagnoli. Adaptado y extraído del documento "¿Cuánto y dónde impacta?: Desarrollo de habilidades socio emocionales y éticas en la escuela". Autoras: Isidora Mena E., Claudia Romagnoli E., Ana María Valdés M. Junio 2008. Valoras UC, en Portal de Convivencia Escolar www.convivenciaescolar.cl


Múltiples estudios han demostrado cómo no sólo las habilidades y el ambiente de aprendizaje se ve beneficiado por la implementación de programas que estimulan el desarrollo de las habilidades socioafectivas de los estudiantes, sino también se ven afectados positivamente los resultados académicos.

El meta análisis de Durlak, Weissberg y CASEL (CASEL a, 2007) relata que en Chicago, Joe Durlak de la Universidad de Loyola y Roger Weissberg de la Universidad de Illinois (2005) revisaron estudios sobre 379 programas escolares que aplicaron programas socio afectivos y éticos. Encontraron una mejora significativa en el rendimiento académico de los niños en pruebas estandarizadas. Apoyando este hallazgo, el meta análisis cita las investigaciones de Rimm-Kaufman (2006); Flay & Allred (2003), Flay, Allred, & Ordway (2001).

El mismo meta análisis expone una investigación de Dymnicki (2006, en CASEL b, 2007), en 43 escuelas con programas de desarrollo de habilidades socioemocionales y éticas, donde las puntuaciones en las evaluaciones académicas mejoraron en un 14% (14 ptos. percentil). A lo anterior se suman los hallazgos del estudio de Berkowitz y Bier (2005), que mostró que los programas de educación del carácter presentaban un 59% de efectividad en la mejora de los logros académicos.

Así también, una evaluación longitudinal de un programa social de resolución de conflictos, encontró que los estudiantes que participaron tuvieron en conjunto mayores logros académicos seis años después que el grupo comparativo. Además, observaron que los alumnos de aquellos profesores que implementaron más completamente el programa, se desempeñaron mejor en lenguaje, arte y matemáticas que los del grupo comparativo (Elias, Gara, Schuyer, Branden-Muller, & Sayette, 1991; en CASELa, 2007)

El meta análisis de Durlak, Weissberg y CASEL también muestra que estudios longitudinales de programas preescolares que fomentaban las competencias socio emocionales documentaron numerosos resultados positivos para los participantes, incluyendo la necesidad de una menor cantidad de tiempo asignado a programas de educación especial, mayores índices de alfabetización y de graduación de la escuela secundaria (Schweinhart, Barnes & Weikart, 1993; Schweinhart & Weikart, 1997; en CASEL b 2007).

La relación entre habilidades socio afectivas y éticas y el rendimiento también ha sido apoyada por investigaciones que han intentado definir las características de los alumnos exitosos. Se ha estudiado que los alumnos exitosos tienen interacciones sociales e intelectuales activas con sus pares y profesores; participan activamente en el aprendizaje (en contraposición con una recepción pasiva del conocimiento); son capaces de comunicarse efectivamente y de preguntar y pedir ayuda cuando lo necesitan; y son capaces de trabajar bien en grupos de aprendizaje cooperativo; todas ellas son competencias relacionadas con habilidades socioemocionales, éticas y comportamentales (CASEL a, 2000-2007).

Es un círculo virtuoso: mientras el desarrollo socio afectivo influye positivamente el rendimiento, el mejoramiento del desempeño académico a su vez es un factor que previene la emergencia de gran variedad de comportamientos de riesgo (Magín & Loeber, 1996) y de problemas de salud mental (Symons, Cinelli, James, & Groff, 1997; Blue, Beuhring & Rinehard, 2000), ambos citados por el meta análisis de Durlak, Weissberg y CASEL.

Los estudios sobre “inteligencia emocional” (mirada más amplia del concepto de inteligencia que integra aspectos personales y sociales), han determinado que las competencias emocionales y sociales han mostrado ser más determinantes que las competencias cognitivas, para el éxito personal, académico y profesional (Goleman, 1997).

Este artículo es parte de una serie de artículos del Portal Esencial, que describen los diversos impactos que tiene el implementar programas que estimulen intencionada y  sistemáticamente el desarrollo de las habilidades emocionales, sociales y éticas de los estudiantes.

Serie de artículos relacionados:

• Beneficios sobre las actitudes, habilidades  y ambiente para el aprendizaje
• Beneficios sobre el rendimiento académico y el éxito escolar
• Beneficios sobre la conducta y disciplina escolar
• Beneficios sobre la salud mental y la prevención de conductas de riesgo

 Para conocer más acerca del tema de las habilidades socioafectivas puede revisar dos artículos que se encuentran publicados  en este Portal:

¿Qué son y cómo se desarrollan las habilidades socioafectivas?
 ¿Cuáles son las habilidades socioafectivas?

 

 

        

Información

Técnica

Descripción BreveRecientes investigaciones demuestran que el desarrollo de habilidades éticas y socio afectivas en los alumnos afecta significativamente el ambiente de aprendizaje de las escuelas, haciéndolo más cálido, seguro y protector.
IdiomaEspañol (ES)
Autorsansaldo

Queremos tu

Opinión