Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

¿Qué son y de dónde vienen los minerales?

Miles de millones de años atrás, cuando los seres humanos aún ni siquiera pensábamos en pisar la Tierra, los minerales ya eran parte de nuestro planeta. Hoy en día, los minerales son tan importantes para nosotros que no podríamos vivir sin ellos.

¿Sabías que la tierra es básicamente, polvo de las estrellas? La Tierra nace a partir de los residuos de una estrella muerta hace varios miles de millones de años (Supernova). En ella se originaron los elementos que nos consituyen no sólo a nosotros, sino que al sistema solar completo.

El magma ha formado parte de nuestro planeta desde su origen. Se encuentra al interior de la Tierra y es la mezcla de rocas fundidas con diversos gases. Su temperatura es altísima. A partir de él surgieron muchos de los minerales que conocemos.

El diamante es el mineral más duro conocido en la Tierra. En general es incoloro, aunque algunas mínimas impurezas hacen que se reflejen colores como el azul, el verde o el amarillo. La mayoría se encuentran en el manto terrestre, es decir, unos de 150 km bajo la superficie terrestre.

Imagina por un momento la vida moderna sin edificios, sin automóviles o sin computadores… Bueno, algo así sería si no existieran los minerales. Sin ellos tu vida sería completamente distinta. Y si no te gustó la idea, es gracias a ellos. Así que lo mínimo es que sepas quiénes son y de dónde vienen.

La Tierra está compuesta, desde su origen, por rocas, minerales, agua y aire. Y esto es debido a que somos, ni más ni menos, que polvo de estrellas. Somos los residuos de una estrella muerta hace algunos miles de millones de años (supernova) en la cual se generaron todos los elementos de los que estamos formados.

Lo primero que debes saber es que los minerales están presentes en todos los continentes, dispersos a lo largo y ancho de la Tierra, en los más diversos lugares y a distinta profundidad. Algunos se encuentran presentes en el aire, muchos en la corteza terrestre y otros tantos, escondidos bajo tierra.

Los minerales son elementos naturales formados por y desde la naturaleza a través de erupciones volcánicas, desgastamiento de minerales ya existentes o incluso, grandes explosiones de estrellas. Se encuentran siempre como materia sólida. Líquidos y gases no son considerados minerales, ya que su estructura varía constantemente, los minerales son materiales mucho más estables.

Además, tienen una composición química única , es decir, su composición se expresa con una fórmula química específica. Por ejemplo: la fórmula química de la sal, es NaCl, lo que significa que cada molécula de sal se conforma de un átomo de sodio (Na) y un átomo de cloro (Cl).

Otra característica propia de los minerales es que son inorgánicos. Cualquier elemento, material o desecho vivo, o que haya tenido vida en algún momento, no puede ser considerado mineral. Una rama de un árbol, un hueso encontrado en el desierto, incluso las fecas de los animales son orgánicas. Un mineral no tiene ni tuvo nunca, vida.

Se conocen alrededor de 3500 minerales y son los que forman la corteza terrestre, o sea, la capa más externa de nuestro planeta, ahí donde están los suelos, los volcanes, las montañas, los desiertos, y el fondo marino.

Nacimiento y formación

Gran parte de los minerales nació con la consolidación de la corteza terrestre, hace aproximadamente 4.000 millones de años, siendo parte del magma, que fue el material que generó los minerales y las rocas ígneas después de su enfriamiento.

El magma es una mezcla que se encuentra al interior de la tierra - a veces sale a la luz a través de las explosiones volcánicas- y está formada por gases y roca fundida, su temperatura es altísima, pudiendo llegar a más de 1000 grados celcius.

Los procesos geológicos debido a los cuales se forman los minerales, se dividen pricipalmente por la fuente de energía, en dos grandes grupos: endógenos (de origen interno), ligados con la energía interior de la Tierra y exógenos (de origen externo) relacionados con la acción de la atmósfera, la hidrósfera sobre la litosfera bajo la influencia de la energía del sol.

Los procesos que tienen lugar por debajo de la superficie de nuestro planeta se deben a la liberación de su calor interno, y se manifiestan en una serie de fenómenos, algunos de los cuales pueden observarse directamente en la superficie, como es el caso del volcanismo.

Esta liberación del calor interno se produce de dos formas: por radiación (o conducción) y por convección. La radiación es la liberación del calor transmitido desde zonas calientes a zonas frías. En la convección el calor se transmite en forma de movimiento de lo caliente hacia zonas frías.

Por un lado, la Tierra emite calor hacia el espacio y por otra parte, la convección produce un lentísimo movimiento de las rocas de zonas profundas hacia la superficie, que fuerza el movimiento de las rígidas placas litosféricas, lo que conocemos con el nombre de tectónica de placas.

La combinación de estos dos mecanismos (y las interacciones que se producen entre las placas) es responsable de los fenómenos internos del planeta: fenómenos sísmicos (terremotos), fenómenos magmáticos (volcanismo) y fenómenos de transformación de las rocas al quedar sometidas a altas presiones y/o temperaturas (metamorfismo). Los fenómenos sísmicos no dan origen a rocas ni a minerales, pero los otros dos sí.

Pero no sólo desde dentro de la Tierra ocurren procesos que dan vida a los minerales. La exposición de las rocas y los minerales a la acción de los agentes externos de nuestro planeta (atmósfera, hidrosfera) también produce una serie de efectos: alteraciones (por ejemplo, la oxidación de los metales, como el hierro), cambios bruscos de temperatura, disolución o desgaste de componentes. Fenómenos que se conocen con el nombre de meteorización. Todos estos cambios forman y deforman, nuevos minerales.

El ser humano, que apareció hace unos 4 millones de años, comenzó a usar los minerales 20.000 ó 30.000 años atrás, a fines del Paleolítico. Los minerales se integraron a la cultura humana a través del uso de las "piedras" duras (pedernal, calcedonia y cuarzo, entre otras) para la defensa, la caza de animales y la fabricación de herramientas u otros utensilios. Desde ahí nuestra relación con ellos ha sido inseparable.

Información

Técnica

Descripción BreveMiles de millones de años atrás, cuando los seres humanos aún ni siquiera pensábamos en pisar la Tierra, los minerales ya eran parte de nuestro planeta. Hoy en día, los minerales son tan importantes para nosotros que no podríamos vivir sin ellos.
Otros Artículos
Recursos Relacionados
Temas de Interés
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión