Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Algunas claves para mejorar los resultados SIMCE

Trabajar a mediano y largo plazo, garantizar estabilidad de los equipos, y ser rigurosos en la aplicación de las estrategias pedagógicas, son algunos de los ingredientes de la receta que entregan los especialistas.

Teresita Arellano: "es prioritario velar porque los niños tengan un buen nivel de lectura desde 1º básico”

Trabajar con equipos estables es otro punto importante, ya que los eventuales cambios de profesores o directivos obligan a recomenzar el proceso de apropiación del programa y las estrategias metodológicas.

Patricio Traslaviña: “si la implementación de un método o modelo depende de algunas voluntades y no corresponde a una iniciativa de carácter institucional, lo más probable es que los resultados sean variables”

Si bien no hay recetas mágicas para mejorar, existen elementos que pueden ayudar a optimizar los esfuerzos cuando se trata de subir puntaje SIMCE. A continuación, especialistas del programa Mejor Escuela, del área de educación de Fundación Chile, entregan algunas claves fundamentales.

1º Trabajo de mediano - largo plazo:
Un establecimiento que trabaja por mejorar sus resultados debe prepararse para una intervención gradual, sostenida, con la conciencia de que los resultados vendrán después de un trabajo de dos, tres o cuatro años.

Así lo indica la experiencia del programa Mejor Escuela, y esto es además consistente con la teoría: durante su visita a Chile, Michael Fullan fue enfático en que no existen soluciones de corto plazo. El académico fue incluso más allá, al señalar que todo proceso de cambio educativo experimenta un decaimiento temporal al comienzo, es decir, un leve descenso de los resultados, debido al reajuste que demanda la adopción de las nuevas prácticas pedagógicas e institucionales.

2º Estabilidad de los equipos directivos y docentes:
Trabajar con equipos estables es otro punto importante, ya que los eventuales cambios de profesores o directivos obligan a recomenzar el proceso de apropiación del programa y las estrategias metodológicas.

3º Definir una sola estrategia:
Importa tanto escoger un método de trabajo, como definir una estrategia institucional para su implementación. La escuela debe contar con un método o modelo pedagógico, pero los resultados serán dispares si solamente algunos docentes lo aplican, o si es aplicado sin rigurosidad.

“Si la implementación de un método o modelo depende de algunas voluntades y no corresponde a una iniciativa de carácter institucional (comenta Patricio Traslaviña, coordinador de seguimiento de Mejor Escuela), lo más probable es que los resultados sean variables”, o, dicho de otro modo, el puntaje de cada año corresponderá a una suerte de azar dependiente de lo que los propios docentes llaman “calidad de la generación” o del esfuerzo individual de cada profesor, lo que en síntesis demuestra la ausencia total de una estrategia institucional.

4º Cubrir el curriculum escolar mediante actividades desafiantes:
Para cubrir el curriculum es necesario planificar en forma rigurosa y monitorear cómo se va cumpliendo esa planificación, tanto a nivel de aula como en las reuniones de los profesores con los responsables de las unidades técnicas. Es importante trabajar sobre todos los aprendizajes esperados del año y verificar cómo se va implementando en la sala, a fin de apoyar a los profesores. “En ese sentido es prioritario velar porque los niños tengan un buen nivel de lectura desde 1º básico”, acota Teresita Arellano, coordinadora pedagógica de Mejor Escuela. Cuando se produce un repunte en lectura, los niños entienden más instrucciones y por consiguiente entienden más preguntas del SIMCE en los otros  subsectores.

5º Gestión directiva con foco en lo pedagógico
Independientemente de que el profesor es el elemento de mayor impacto en el proceso de aprendizaje, el equipo directivo no puede descuidar su rol pedagógico, ni tampoco su responsabilidad de generar las condiciones adecuadas para el máximo desempeño docente. Si un profesor rinde mejor en un nivel o curso que en otro, o si se tiene que cambiar de sala, etc, el directivo tiene la responsabilidad de tomar esas medidas. El equipo directivo es quien vela por los horarios, revisa los materiales, y ejecuta el proceso que conduce al cambio educativo para que todos entiendan lo que se busca, es una clave de gestión para que el profesor pueda tener la cantidad de horas de clase, los materiales necesarios y en resumen, las condiciones óptimas para llevar a cabo su trabajo.

Este acompañamiento en aula tiene como objetivo primordial obtener de primera fuente, la información necesaria para desarrollar los procesos de apoyo y soporte que los docentes requieren para mejorar su práctica pedagógica en pos de mejores aprendizajes de los niños y niñas que atienden.

Imagen directora escuela Fernando Alessandri Rodríguez, Singri Wilson"Es preciso seguir creyendo que la escuela es donde el aprendizaje puede ocurrir"

La escuela básica Fernando Alessandri Rodríguez logró subir 32 puntos en Lectura 4° básico, 44 puntos en educación matemática (4°) y 35 puntos en la misma asignatura para 8° básico. Estas cifras dejan atrás los magros resultados de 2008, año en que asumió su actual directora, Singri Wilson. "Estos resultados son la consolidación de buenas prácticas, promovidas por el programa Mejor Escuela" indica Singri . “Con la ayuda del programa nos ordenamos e innovamos en estrategias didácticas". Sin embargo, es enfática en destacar el aporte de sus docentes: “si bien el programa nos ha entregado las pautas de trabajo, nuestros profesores las han enriquecido, la han complementando. No hay pérdida de tiempo. Hoy, en la escuela se hacen cosas con real sentido pedagógico".

Para la directora, la esencia de todo cambio parte del convencimiento absoluto de que los niños pueden aprender, sin importar la situación de vulnerabilidad que puedan tener. “Lo primero fue convencer a mis colegas de hacer el mejor esfuerzo. Tener la convicción de que los niños tienen que aprender", recuerda.

“Hay que conocer a los niños y hacer un buen diagnóstico. Esto es importante, porque menos del 80% de nuestros alumnos ha cursado de 1° a 4° básico con nosotros, es decir, recibimos todo el tiempo nuevos estudiantes, por lo que es necesario un proceso de reforzamiento. En esto hemos recibido el importante apoyo de la Municipalidad de Santiago", explica Singri.

“No hacemos selección, recibimos a todo tipo de niño y queremos mantenerlos. Por eso, dentro de las tareas de los profesores está sacar el máximo provecho de cada uno de nuestros alumnos".

Pese a llevar poco más de un año en su cargo, Singri siente que los profesores han aceptado su estilo. “Se trata de estar junto a ellos en todo lo que hay que hacer, de acompañar más que de supervisar".

Según la directora, con tantos estímulos y distracciones, es imprescindible que los niños y jóvenes sigan creyendo en sus escuelas. “Debe existir el convencimiento de que la escuela sigue siendo el lugar donde se trabaja de manera correcta, donde el aprendizaje puede ocurrir, donde se pueden lograr las cosas".


Imagen directora escuela Byron Gigoux de Caldera, María Cristina Fernández"Suave en el trato firme en la idea"

En la escuela Byron Gigoux James de Caldera más del 50% de los alumnos provienen de hogares vulnerables. Pese a las dificultades que ésto implica, la escuela logró subir 16 puntos en educación matemática y 19 puntos en comprensión del medio natural 4° básico, manteniendo sus puntajes en 8°. Su directora, María Cristina Fernández, no oculta su orgullo: "esto es excelente. Pese a que aún los puntajes no son altos, es un avance muy importante para nosotros".

Si bien en 2008 ya habían tenido las primeras alzas, el apoyo del programa Mejor Escuela consolidó sus logros. "Se nota la mano y el acompañamiento que hemos recibido de la red", señala María Cristina. Un acompañamiento que, explica, se basó fundamentalmente en dotar a los maestros de nuevas estrategias pedagógicas, metodologías innovadoras y en inculcar rutinas como las planificaciones. Estas orientaciones también se enfocaron en el equipo directivo: "recibimos orientaciones de liderazgo, la posibilidad de asistir a seminarios y postular a cursos de perfeccionamiento".

A ésto, Fernández suma otra serie de hechos que contribuyen hoy a los avances en sus resultados: la formación de un equipo de trabajo, la llegada de una nueva jefa de TP, los esfuerzos dedicados a mejorar la convivencia al interior de la escuela y a involucrar a los padres en la educación de sus hijos .

Para la directora, las fórmulas mágicas no existen, sin embargo se aventura a identificar lo relevante. "Son pequeñas y muchas cosas las que se deben hacer, pero la clave para un cambio está en la perseverancia y en aunar criterios en torno a la disciplina. La disciplina es fundamental, porque tiene que existir el respeto, los alumnos deben escuchar, si no, no aprenden". Para la directora la relación de sus profesores con sus estudiantes debe ser "suave en el trato, fuerte en la idea", donde los maestros sean capaces de motivar y destacar lo bueno de sus alumnos.

Información

Técnica

Descripción BreveTrabajar a mediano y largo plazo, garantizar estabilidad de los equipos, y ser rigurosos en la aplicación de las estrategias pedagógicas, son algunos de los ingredientes de la receta que entregan los especialistas.
Otros Artículos

Experiencias

Recursos Relacionados
Temas de Interés
  • ¿Qué es el SIMCE?
  • ¿Para qué sirve?
  • Preguntas de la prueba SIMCE
  • Evaluaciones nacionales
  • IdiomaEspañol (ES)
    Autoreducarchile
    Fuenteeducarchile

    Queremos tu

    Opinión