Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Riesgos sanitarios en la escuela

A más de un mes de ocurrido el terremoto, aún persisten situaciones que conllevan problemas para la salud de las personas. Especialistas recomiendan medidas simples que se pueden seguir tanto en el colegio como en la casa.

Dr. Enrique Paris, pediatra y director de Centro de Información Toxicológica de la UC: "La prevención más importante es remover estos escombros lo más pronto posible. Y en el caso en que no se pueda practicar dicha medida, los escombros deben aislarse y evitar que los niños jueguen en ese lugar".

Los escombros son además fuente de polvo en suspensión, el cual -dependiendo del tamaño de las partículas- es altamente nocivo para el aparato respiratorio.

La doctora María Paz Guzmán indica que si se tiene agua almacenada, debe hacerse en "tiestos bien lavados y tapados". Asimismo, recomienda lavarse las manos  repetidamente "con agua potable o hervida y jabón".

Sección apoyo emocional y social y curricular en emergencia

Un gran número de establecimientos educacionales tiene escombros en sus cercanías, lo que puede llevar a riesgos para la salud de los niños. También es recomendable tomar medidas frente a la escasez de agua y a la mayor cantidad de alumnos que deberán acoger algunas salas de clase.

A poco más de un mes de ocurrido el terremoto, aún persisten situaciones que conllevan riesgos para la salud de las personas. Frente a ello, algunos especialistas recomiendan medidas simples que se pueden seguir tanto en el colegio como en la casa.

Los escombros, que formarán parte del paisaje local por algún tiempo, son un elemento que inmediatamente debe llamar la atención, sobre todo cuando estén cerca de los escolares. El Dr. Enrique Paris, director del Centro de Información Toxicológica de la Universidad Católica (CITUC), señala, que "es imprescindible retirar dichos materiales a la brevedad posible, ya que por un lado, pueden ser causa de accidentes y además contaminan el medio ambiente en el cual deben jugar los niños".

Explica que "si entre los escombros además se encuentra material como basura y desechos orgánicos, el peligro es mayor ya que es muy probable que esto sea una fuente de acopio para roedores, los cuales transmiten diferentes enfermedades entre las cuales la más grave es la producida por el HANTA Virus".

Los escombros son además fuente de polvo en suspensión, el cual -dependiendo del tamaño de las partículas- es altamente nocivo para el aparato respiratorio. "Al ser aspirado por los niños, el material particulado es capaz de desencadenar crisis obstructivas, caracterizadas por tos, cansancio y/o dificultad respiratoria. Además, el polvo en suspensión puede producir conjuntivitis (irritación ocular), rinitis e incluso irritación faríngea", puntualiza el Dr. Enrique Paris.

Otros materiales peligrosos en un ambiente infantil, agrega el especialista, pueden ser restos de baterías, pilas, ampolletas rotas, que liberan metales pesados al medio ambiente, los cuales también atentan contra la salud de los niños. Por lo tanto, la prevención más importante es remover estos escombros lo más pronto posible. Y en el caso en que no se pueda practicar dicha medida, los escombros deben aislarse y evitar que los niños jueguen en ese lugar.

El hacinamiento es otra situación que viven muchas personas en las zonas afectada por el terremoto, sobre todo en los albergues y campamentos. También hay que considerar que muchas escuelas deberán optimizar su espacio para recibir a los niños de los establecimientos que se cayeron, y que también muchos hogares han tenido que recibir a familiares que se quedaron sin casa. Esta situación puede provocar más contagios de enfermedades, sobre todo cuando las condiciones de higiene no son las más adecuadas y por el comienzo de las bajas temperaturas.

"Pueden persistir las enfermedades digestivas derivadas del contacto entre personas y de la falta de agua potable o de la dificultad para la disposición de desechos orgánicos", señala el Dr. Enrique Paris, recomendando reforzar el lavado de manos, sobre todo entre los niños y los adultos que preparan alimentos.

"En la época  invernal, van a predominar los cuadros respiratorios que se transmiten muy frecuentemente; (AH1N1), de persona a persona, especialmente por el contacto directo, por la tos y por el estornudo.  Para evitar este tipo de problemas, hay que insistir en el lavado frecuente de manos, el uso de pañuelos desechables, el cubrirse la nariz y boca al toser, y la eliminación rápida de los elementos utilizados para limpiarse las vías respiratorias".

La jefa de Salud Escolar de la JUNAEB, la doctora María Paz Guzmán, agrega la importancia de mantener un aseo prolijo y de ventilar las habitaciones para prevenir los cuadros respiratorios. También recomienda que, al estornudar, las personas no se cubran la nariz con las manos sino con el brazo doblado. "Además, hay que evitar los cambios de temperatura y procurar mantenerse abrigado y con ropa seca".

La falta de agua potable, que aún persiste en algunos lugares, hace imprescindible tomar medidas como hervir el agua durante por lo menos 3 minutos, afirma el director del CITUC, "proceso que elimina virus, bacterias y parásitos".  Una medida alternativa es aplicar cloro doméstico al agua, y se recomiendan 4 gotas de cloro doméstico por cada litro de agua, que puede ser consumida 30 minutos después de agregar el cloro, señala el especialista.  "Esto elimina virus y bacterias pero NO parásitos", agrega.

La doctora María Paz Guzmán indica que si se tiene agua almacenada, debe hacerse en "tiestos bien lavados y tapados". Asimismo, recomienda lavarse las manos  repetidamente "con agua potable o hervida y jabón".

Otras medidas de higiene son importantes para evitar el aumento de enfermedades gastrointestinales, señala la Dra. Guzmán. Por ejemplo: limpiar con agua con cloro los mesones donde se prepara la comida; y tapar los tarros para la basura o, en su defecto, enterrar la basura”.

"En lugares con muchas personas, se debe ventilar bien las habitaciones, mantener los baños limpios y eliminar basuras. En caso de ruptura de pozos sépticos, hay que cubrirlos con cal, tierra o tablas para aislarlos de las personas, especialmente de los niños".

Información

Técnica

Descripción BreveA más de un mes de ocurrido el terremoto, aún persisten situaciones que conllevan problemas para la salud de las personas. Especialistas recomiendan medidas simples que se pueden seguir tanto en el colegio como en la casa.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile
Clasificación Curricular
NivelSectorUnidad o eje
1° medioBiologíaOrganismos, ambiente y sus interacciones

Queremos tu

Opinión