Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Bullying: la cultura del silencio

Es muy difícil saber cuándo ocurren las agresiones, porque las víctimas prefieren pasar inadvertidas para no sufrir más agresiones o para no aparecer como incapaces de resolver sus problemas por sí mismas. Es la cultura del silencio asociada al bullying.

Las víctimas del bullying suelen no hablar de su situación, porque temen represalias por parte de los intimidadores o imaginan que al explicitar su condición serán aún más rechazados o aislados. Suelen tener miedo de aparecer como débiles e incapaces de resolver sus problemas por sí mismos.

Especial Bullying

En torno al bullying se tiende a imponer una cultura del silencio. Las víctimas suelen no informar a los adultos acerca de la situación que están viviendo, por lo que muchos padres y profesores no saben quién está siendo víctima de una intimidación. Los agresores por su parte, mantienen un doble rol: la ley del silencio se aplica en relación a la autoridad o a cualquiera que pueda intervenir, mientras que por el contrario frente al endogrupo, la ley se invierte a ley de reconocimiento y por tanto, prima la necesidad de que el acto de agresión se publique (un acto anónimo frente al endogrupo es absurdo). Por consiguiente, es de suponer que hay más víctimas que las que los profesores piensan y que, por lo general, es más fácil identificar a aquellos que intimidan que a quien está siendo víctima.

La cultura del silencio se consolida porque:

  • A  los estudiantes les cuesta hablar sobre la situación en que se encuentran.

  • El bullying  es realizado, por lo general, en forma privada donde no se cuenta con la presencia de adultos.

  • Muchos adultos sostienen que los niños son intrínsecamente ‘inocentes’.

  • Muchos padres  piensan que las disputas son normales entre los niños y jóvenes.

  • Un alto porcentaje de profesionales sobrevaloran el rol de la familia, particularmente la figura de la madre, como primera influencia de los niños, subestimando la potencia de la influencia del grupo de pares.

  • Algunos estudios se refieren al hecho de que los profesores a menudo no hacen caso y desatienden las necesidades de las víctimas. Debido, en parte, a que los intimidados tienden a quedarse tranquilos, sin buscar llamar la atención sobre su persona.

  • Las víctimas del bullying suelen no hablar de su situación, porque temen represalias por parte de los intimidadores o imaginan que al explicitar su condición serán aún más rechazados o aislados. Suelen tener miedo de aparecer como débiles e incapaces de resolver sus problemas por sí mismos.

Información

Técnica

Descripción BreveArtículo que expone las razones por las cuales los hechos de bullying pasan inadvertidos en la escuela.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión