Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Ciclo depredador-presa. Un sorprendente ajuste natural

Si has visto los dibujos animados del coyote y el correcaminos, es hora de hacerse algunas preguntas al respecto.

El fenómeno que inspira a la serie "El Coyote y el Correcaminos" nacida en 1949  sucede en la naturaleza a cada minuto. De hecho, en lo que termines de leer esto, muchos coyotes y correcaminos habrán librado un par de encuentros en su batalla diaria por sobrevivir.

El ciclo depredador-presa  se caracteriza por subidas y bajadas constantes en el número de población, tanto de uno como de otro.

El felino salvaje llamado lince  y la liebre también constituyen un clásico ejemplo de un ciclo depredador-presa.

Cómo olvidar el ¡bip! ¡bip! del correcaminos, burlándose de un esmerado coyote, capaz de lo inimaginable por cazar a su escurridiza presa. Bueno, muy historieta fantástica será, pero el fenómeno que inspira a la serie nacida en 1949 y que está ambientada en el desierto de Estados Unidos, sucede en la naturaleza a cada minuto. De hecho, en lo que termines de leer esto, muchos coyotes y correcaminos habrán librado un par de encuentros en su batalla diaria por sobrevivir en un mismo ambiente, unos como depredadores, otros como presas.

Habrás escuchado en muchas oportunidades que la naturaleza es sabia. Y la verdad es que sí y una muestra de ello es lo que los científicos denominan el “ciclo depredador-presa”.

Los ciclos son eventos o situaciones que se repiten. Existen ciclos muy sencillos de identificar, como por ejemplo, las estaciones del año y otros muy complejos, como el ciclo del agua.

En la naturaleza, la relación depredador-presa es esencial para asegurar la preservación de un ecosistema.

Un ecosistema es un sistema, es decir un conjunto de elementos que interaccionan entre sí, y está constituido por: el medio físico, seres vivos y sus interacciones.

Tomamos como ejemplo la serie animada “El Coyote y el Correcaminos”, porque además de graciosa, muestra de manera lúdica, ni más ni menos que un ejemplo clásico de cómo se ajustan y equilibran las cosas en la naturaleza.

Si has visto la historieta, quizás te habrás hecho alguna de estas preguntas:

  1. Si el correcaminos es tremendamente eficiente para escapar del coyote. ¿El coyote se morirá de hambre o se decidirá por comer otra presa?
  2. Pensando en toda la energía que gasta el coyote en capturar a su presa, sin que hasta ahora lo hayamos visto alimentarse. ¿Podría morir rápidamente?
  3. ¿El coyote sólo se alimenta de correcaminos? ¿No hay más tentaciones a la redonda?

Hábitat se denomina al ambiente que ocupa un conjunto de organismos o individuos que viven en un mismo espacio y tiempo.

Parte de estas interrogantes son las que vienen estudiando algunos biólogos, llegando a interesantes conclusiones acerca de los ciclos depredador-presa.

Para comprender lo que dicen, hay que tener claro dos conceptos. Primero, entenderemos por “depredador”, aquel ser vivo que caza y da muerte a otro animal y, por “presa”, al animal que es cazado.

Lo que se sabe hasta el momento es que el ciclo depredador-presa está caracterizado por constantes subidas y bajadas en abundancia de depredadores y presas.

Esto se explica porque en un mismo hábitat, si los depredadores son muy eficientes cazando y comiendo presas, en un corto plazo las presas podrían desaparecer. Una población o cantidad de depredadores bien alimentados traería como consecuencia una mayor reproducción y, por tanto, un aumento rápido en el número de depredadores.

¿Qué sucede si aumentan los depredadores y disminuyen las presas? Entonces, faltarán presas para alimentar al mayor número de depredadores, disminuyendo rápidamente su población. Al poco tiempo, la relación se habrá invertido y existirán más presas que predadores para cazarlas.

Evidencias científicas

Para comprobar estas constantes alzas y bajas que caracterizan el ciclo depredador-presa en la naturaleza, un grupo de científicos iniciaron en el año 1850 un estudio: contaron el número de linces (depredador) y liebres (presas) en un parque nacional de Canadá. El registro se mantuvo por más de 100 años.

¿Cuáles fueron los resultados? La interacción de estas dos especies era activa y cíclica. Cuando el número de linces subía, la población de liebres rápidamente disminuía (ver gráfico). Pero al poco tiempo la cantidad de linces volvía a caer.  

Gráfico

Con el gráfico se pueden observar varias cosas de las que hemos mencionado.

1.- Las liebres en el tiempo de estudio fueron más en número que sus depredadores linces.

2.- A cada aumento de población de liebres, les siguió un repunte en el número de linces.

3.- A cada repunte en el número de linces le siguió una disminución en la cantidad de liebres.

Como te darás cuenta, estamos frente a un ciclo de subidas y bajadas constantes en el número de depredadores y presas, una característica esencial para el equilibrio ecológico.

Ejercicio

Intenta responder las siguientes preguntas:

  • ¿Cuáles serán las condiciones para que estos ciclos se presenten en la naturaleza?
  • ¿Qué ocurre con los depredadores si en algún momento las presas llegan a cero (se extinguen)?
  • ¿Conoces una relación depredador-presa entre las especies de tu localidad? Descríbela.

Respóndenos, consúltanos o envíanos tus comentarios acerca de este tema al e-mail eco-educar@educarchile.cl

Seguir en educarchile

- ¿Por qué se extinguen los animales?
- ¿Por qué es necesario proteger a la fauna nativa?
- Causas de la extinción en Chile
- Las amenazas de la fauna silvestre

Información

Técnica

Descripción BreveSi has visto los dibujos animados del coyote y el correcaminos, es hora de hacerse algunas preguntas al respecto.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Clasificación Curricular
NivelSectorUnidad o eje
8° básicoCiencias NaturalesOrganismos, ambiente y sus interacciones
7° básicoCiencias NaturalesOrganismos, ambiente y sus interacciones

Queremos tu

Opinión