Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Cuentos y leyendas del Centro de Chile

La zona central, urbana y rural, no está ajena a los mitos y leyendas. La vida campestre y las largas noches han ayudado a la creación de mágicas historias y seres míticos. La oralidad en reiteradas ocasiones ha cambiado la versión original, pero siguen representando la tradición chilena.

A todas las personas que pasan de noche por la Cueva del Chivato, en Valparaíso  se les aparece el Maligno transformándose en un enorme Chivo, con una  mirada que hipnotiza y petrifica a sus víctimas.

Aku Aku relata cómo surgieron las estatuillas de madera de toromiro en Isla de Pascua, ellas representan a hombres de costillas sobresalientes y hundidos estómagos.

En las noches, se cuenta que en plena Avenida Kennedy, en Santiago de Chile, una hermosa rubia hace parar a los taxista a cuyo auto se sube y luego de avanzar unos kilómetros, ella desaparece.

La rubia de KennedyHombres y mujeres que muestran iniciativas y logran salvarse de las garras del Diablo, otros que por destino o curiosidad son atrapados por sus maleficios. Lo cierto es que la construcción de seres mitológicos y legendarios es un tema que seguirá existiendo en la actualidad, para justificar los acontecimientos que no tienen explicación. Una leyenda está fundamentada en un hecho real que terminó siendo representativo de la comunidad.

Cueva del Chivato (Valparaíso)

Una de las tantas cuevas del Chivato, existió al pie de un cerro de la ciudad de Valparaíso, y dicen que era honda como la eternidad. Esta cueva estaba situada en el centro de la población.

Los habitantes de Valparaíso sabían que había dado a la cueva su nombre y mucha celebridad cierto chivato monstruoso que, por la noche, salía de ella para atrapar a cuantos por ahí pasaban. Era fama que nadie podía resistir a las fuerzas hercúleas de aquel feroz animal y que todos los que caían en sus cuernos eran zampuzados en los antros de la cueva, donde los volvía Imbunches si no querían correr ciertos riesgos para llegar a desencantar a una muchacha que el chivo tenía embrujada en lo más apartado de su vivienda.

Los que se arriesgaban a correr aquellos peligros tenían que combatir primero con una sierpe que se les subía por las piernas y se les enroscaba en la cintura, en los brazos y la garganta, y los besaba en la boca
; después tenían que habérselas con una tropa de carneros que los topaban atajándoles el paso, hasta rendirlos, y si triunfaban en esta prueba, tenían que atravesar por entre cuervos que les sacaban los ojos, por entre soldados que les pinchaban. De consiguiente, ninguno acababa la tarea y todos se declaraban vencidos antes de llegar a penetrar en el encanto. Entonces no les quedaba más arbitrio para conservar la vida, que dejarse imbunchar, y resignarse a vivir para siempre como súbditos del famoso chivato, que dominaba allí con voluntad soberana y absoluta.

Lo cierto es que nadie volvía de la cueva a contar lo que acontecía, y que casi no había familia que no lamentara la pérdida de algún pariente en la cueva, ni madre que no llorase a un hijito robado y vuelto imbunche por el chivato, pues es de saber que éste no se limitaba a conquistar vasallos entre los transeúntes, sino que se extendía hasta robarse todos los niños malparados que encontraba en la ciudad.

Cómo nació el Aku-Aku (Isla de Pascua)


Unos diablos, una tarde calurosa, se despojaron de sus ropas para entregarse al sueño. Pero aconteció que pasó un joven de apuesta figura y pudo observar con gran admiración que sus cuerpos carecían de carne y se les podía ver y contar las costillas.

A Takuihu —que así se llamaba el joven— se le quedó fuertemente grabado en la memoria tan extraño espectáculo.

Otro diablo por ahí cercano había estado observando la escena y prorrumpió en grandes gritos, hasta despertar a sus colegas y les refirió que Takuihu los había sorprendido durmiendo.

Los diablos
, por temor al ridículo en que caerían entre los isleños si Takuihu contaba algo sobre su curiosa contextura, resolvieron salirle al encuentro, jurándose darle muerte si les decía que los había visto desnudos.

Interrogado el joven, que no tenía un pelo de tonto, negó con todo aplomo. Juró en tal forma, que los diablos lo creyeron sincero.

Los diablos lo acompañaron hasta su casa y no dejaron de vigilarlo y escuchar sus conversaciones, por si hacía comentarios sobre sus escuálidos cuerpos
. Durante dos días estuvieron escuchando pero el joven les había espiado y guardaba la más absoluta reserva.

Después de este tiempo se retiraron, seguros de que el secreto de sus ridículos cuerpos no era conocido por ningún mortal.

Pero cuando Takuihu se vio libre de los diablos, cogió un trozo de toromiro y talló en él la figura descarnada que tenía en su memoria.


Tal fue la razón de las primeras imágenes de Akauaku que se tallaron en Pascua y éste el medio de comunicación que encontró el nativo sin recurrir al lenguaje, para contar lo que había visto.

La rubia de Kennedy (Santiago)

La Avenida Kennedy es una transitada calle de Santiago de Chile, la capital del país. Esta leyenda nace por el año 1979. Se trata de una mujer joven y hermosa (en la foto), con cabello rubio y tez blanca, vestida con un abrigo largo de piel y color blanco, que hace autostop o "dedo" a los automovilistas que pasan por Kennedy en la noche, entre las intersecciones de Américo Vespucio y Gerónimo de Alderete.

Se dice que se acerca a los vehículos o taxis y les solicita acercarla a un supermercado cercano; cuando acceden, se sube en el asiento trasero; cuando el vehículo ha recorrido aproximadamente un par de kilómetros, se le escucha a la bella mujer, suavemente, decir: "Por favor, no corra... Más despacio, más despacio".

Cuando el conductor mira por el espejo retrovisor, la bella muchacha ha desaparecido
, sin posibilidad alguna de haberse bajado del vehículo en marcha.

Información

Técnica

Descripción BreveLa zona central, urbana y rural, no está ajena a los mitos y leyendas. La vida campestre y las largas noches han ayudado a la creación de mágicas historias y seres míticos. La oralidad en reiteradas ocasiones ha cambiado la versión original, pero siguen representando la tradición chilena.
Otros Artículos
Recursos Relacionados
Temas de Interés
IdiomaEspañol (ES)
AutorEducarchile
Clasificación Curricular
NivelAsignaturaEje y habilidades
4° básicoLenguaje y comunicaciónLectura
4° básicoHistoria, Geografía y Ciencias SocialesTranscurso del tiempo y sentido del pasado
2° básicoLenguaje y comunicaciónLectura
3° básicoLenguaje y comunicaciónLectura

Queremos tu

Opinión