Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Ficha temática

Guerra Fría

En esta ficha temática se entrega una descripción global de una de las consecuencias que se produjo a raíz de la Segunda Guerra Mundial: La Guerra Fría.

Guerra Fría

La llamada “Guerra Fría” surge al final de la Segunda Guerra Mundial con los acuerdos de Yalta y Potsdam. A partir de este momento se origina un orden bipolar en el mundo, orden que se manifestó en el desafío competitivo entre Estados Unidos y la URSS. Ambas potencias desplegaron un discurso mesiánico de control en sus respectivas zonas de influencia. Como resultado de esta bipolaridad, desapareció la flexibilidad del equilibrio del poder. Solo dos superpotencias se oponían entre sí.

En este contexto se llevó a cabo una carrera armamentista en la que la URSS demostró ser altamente competitiva, pues logró desarrollar la bomba atómica (que ya había sido creada y probada por los EE.UU.) e incrementó su poderío bélico. Sin embargo, no ocurrió lo mismo en el ámbito económico, ya que “a pesar de la euforia expansiva provocada en la URSS por su veloz ritmo de crecimiento hasta la década del 60, jamás logró un grado de desarrollo equivalente al del bloque occidental, y a partir de entonces se advierte un estancamiento que perdurará hasta su desintegración”.

Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial los propósitos de los aliados eran divergentes. Por una parte, Churchill quería impedir que la Unión Soviética dominara Europa Central y, por otra, Stalin quería que sus victorias militares y los sufrimientos del pueblo ruso fueran pagados con el control de ciertos territorios de los países perdedores del conflicto.

Los intereses de las dos potencias, Estados Unidos y la URSS, ambos situados en la periferia, ahora se enfrentaban en el corazón mismo del continente europeo.

El Presidente de EE.UU.H. Truman presidió el comienzo de la Guerra Fría y el desarrollo de la política de contención. Llevó adelante el Plan Marshall y el Programa de los Cuatro Puntos, con el cual Estados Unidos dedicó sus recursos y economía a la recuperación y el desarrollo de Europa y Japón.

Stalin, por su parte, aprovechó el debilitamiento de la Europa Occidental y el retiro de las fuerzas estadounidenses para aumentar su área de influencia hacia el Oeste.

El mundo de la posguerra había sido configurado para contemplar la hegemonía de los tres grandes aliados, pero el agotamiento de Inglaterra y los graves problemas que le acarreó su proceso de descolonización, la obligaron a ceder paulatinamente sus responsabilidades internacionales a los norteamericanos, que se convirtieron así en los gendarmes occidentales frente al bloque soviético.

El bloque occidental puso en marcha una política de riesgos calculados destinada, en un primer momento, a la contención de los avances del bloque soviético y, luego, a disuadirlo de cualquier acto hostil en su contra para evitar, así, un conflicto de carácter mundial. Esta política condujo a la continua aparición de distintas zonas de conflicto, donde las superpotencias se enfrentaron de manera indirecta.

Situaciones como las de Corea, Berlín, Cuba, etc., constituyeron espacios donde los bloques midieron sus fuerzas. La incertidumbre ante las intenciones y la capacidad de resistencia del adversario llevaron a un continuo incremento de la capacidad ofensiva de cada uno de ellos. El riesgo era tan alto, que al mínimo ataque de cualquiera de los dos bandos, se desencadenaría un conflicto que aseguraría la destrucción de ambos países y de grandes zonas del planeta. Esto es conocido como el principio de “mutua destrucción asegurada”.

El papel que se le asignó a la Organización de las Naciones Unidas, (organismo que surge al finalizar la Segunda Guerra Mundial con el objetivo de salvaguardar la paz mundial) dentro de este conflicto fue el de foro de discusión entre los bloques, último recurso ante la crisis.

La OTAN y el pacto de Varsovia

En un clima de preguerra entre el bloque occidental y el oriental, los países que en 1949 se alineaban en el primero, firmaron el Pacto Atlántico que en 1950 dio lugar a la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN). Fue suscrito por Estados Unidos, Canadá, Gran Bretaña, Francia, Italia, Bélgica, Países Bajos, Luxemburgo, Portugal, Noruega, Dinamarca e Irlanda. Turquía y Grecia lo harían en 1952, la República Federal Alemana en 1955 y España en 1982.

La entrada de la República Federal Alemana a la OTAN fue el detonante para que en 1955, la Unión Soviética formara el Pacto de Varsovia. Estuvo compuesto por la Unión Soviética, Hungría, Rumania, Polonia, Bulgaria, Checoslovaquia y Albania. En 1956 se produjo la adhesión de la República Democrática de Alemania.

De un mundo bipolar a un mundo multipolar

Podemos señalar tres motivos esenciales para explicar las razones que llevaron a EE.UU. y la URSS a replantear sus relaciones:

  • La crisis de los misiles en Cuba en 1962 hizo tomar conciencia a las superpotencias del peligro mortal de la posesión y multiplicación de su arsenal nuclear.
  • Las dos superpotencias consideraron, por diferentes motivos, que una relajación de las tensiones favorecía a sus objetivos a largo plazo.
  • Ambas  potencias  atravesaron  un  período  de  críticas  en  sus respectivos bloques. La URSS, debilitada por la ruptura de relaciones con China, tuvo que hacer frente, entre otros conflictos, a la Primavera de Praga en Checoslovaquia.  EE.UU. vio cómo la Unión Europea se consolidaba como una potencia económica y cómo en el seno de la OTAN surgía un foco de disidencia  concretada  en la Francia de De Gaulle.

El bloque oriental, inspirado en un régimen estatista, abarcaba Polonia, Checoslovaquia, Rumania, Hungría, Yugoslavia y Bulgaria, extendiendo luego su influencia a Cuba, creaba el Pacto de Varsovia, que establecía una defensa militar común para todos los países de su órbita. Por su parte, Estados Unidos ejercía su influencia sobre todos los países de la Europa Occidental, organizando la restauración de sus economías destruidas por la guerra a través del Plan Marshall para la defensa común de los países del bloque nace la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte).

El colapso de la Unión Soviética y del "bloque socialista" puso término abruptamente a la Guerra Fría, y de esta forma desmanteló el eje de equilibrio de fuerzas entre la URSS y los Estados Unidos, lo que trajo como consecuencia el epílogo de la confrontación  de bloques este-oeste.  Este nuevo escenario surgido  en  forma  súbita  generó  una  secuela  de  hechos  relevantes  tanto políticos como económicos,  sociales y geopolíticos en el mundo entero, que significaron y significan un reordenamiento de las relaciones geopolíticas mundiales

Un mundo multipolar

La hegemonía norteamericana surgida después de la Segunda Guerra Mundial, se vio modificada por el surgimiento en el bloque occidental de dos nuevos polos de poder económico:

1) Japón, de país derrotado en la Guerra, pasó a convertirse en la segunda potencia económica mundial. Los productos Made in Japan pronto comenzaron a inundar los mercados norteamericanos y europeos.

Después de la Segunda Guerra Mundial Japón estuvo gobernado hasta 1952 por el Comando Supremo de las Potencias Aliadas. Se le obligó a renunciar a su institucionalidad, quitándole el carácter de divinidad al emperador y entregando el poder al Parlamento, encargado de elegir un Primer Ministro.

Al recuperar su independencia, el país entra en un constante proceso de industrialización y una muy eficiente explotación agraria y pesquera. Se desarrolló una industria de alta tecnología, preponderando la construcción de aceros, barcos, vehículos y artículos electrónicos. A partir de 1970 ha obtenido un papel hegemónico en el comercio internacional. Conocidas en el mundo son las marcas Toyota, Honda, Mitsubishi, Toshiba, entre otras.

En gran parte el crecimiento económico de esta hegemonía se debe a la eficiencia productiva, basada en la permanente capacitación de los trabajadores, una fuerte disciplina laboral, sindicatos negociadores y a una eficiente política de inversiones en el extranjero. En consecuencia, se ha transformado en una de las tres potencias económicas del mundo, junto a la CEE y EE.UU.

2) La Comunidad Económica Europea (CEE), nacida del Tratado de Roma en 1957, fue un éxito económico de tal nivel, que el Reino Unido, que había negado a adherirse en su nacimiento, solicitó su ingreso en 1961.

La CEE fue integrada en sus inicios por Francia, Italia, Alemania Federal, Bélgica, Holanda y Luxemburgo. Posteriormente se integran Gran Bretaña, Irlanda, Dinamarca, Grecia, Portugal, España, Austria, Finlandia y Suecia.

Desde sus inicios la organización se planteó la solución de tres grandes problemas. El primero era cómo consolidar lo comunitario con lo nacional. El segundo, cómo repartir las responsabilidades entre los distintos miembros de la comunidad. Y el tercero, el de propiciar un control democrático del proceso de integración con el objetivo de evitar que los miembros más poderosos de la comunidad terminen por gobernarla arbitrariamente.

Su éxito fue inmediato. No obstante, el gran desarrollo económico de los años sesenta tendió a estancarse con la crisis petrolera de los años setenta. En 1987 el Acta Única Europea pretendía crear una Europa “sin fronteras”, con el paso libre de personas, mercaderías y servicios. Se institucionalizaba, de esa forma, la cooperación intergubernamental.

En 1992 nace la Unión Europea, destinada a consolidar la integración económica a través de la “moneda única” y dar pasos concretos hacia el establecimiento de una política exterior común. Dentro de este último punto es donde se inserta el Parlamento Europeo, elegido por votación directa de los ciudadanos de cada país. Este debe luchar contra las fuertes manifestaciones concretas hacia la total integración: el racismo, la xenofobia y la oposición a la concesión de la ciudadanía a los inmigrantes extraeuropeos.

Las relaciones Norte-Sur

Junto a las relaciones Este-Oeste que caracterizaron la Guerra Fría, en los años sesenta surge claramente la conciencia de la existencia de relaciones Norte-Sur: relaciones entre el Norte desarrollado y el Sur o Tercer Mundo.

Tercer Mundo fue un término acuñado por el francés Sauvy, viendo a los pueblos identificados con este nombre como una prolongación del Tercer Estado de la Revolución Francesa, los excluidos de los beneficios generados socialmente. Reúne a países con las siguientes características en cuanto a la sociedad: alto crecimiento demográfico, alta mortalidad, desnutrición infantil y baja esperanza de vida. Las características económicas: baja industrialización, mala infraestructura administrativa y vial y una renta per cápita baja.

El Sur había iniciado su afirmación política en la Conferencia de Bandung, que establece que los países emergentes no se alinean en el conflicto Este- Oeste.

Ya desde finales de la Segunda Guerra Mundial, los países de Asia, África y Oceanía, habían iniciado un proceso de independencia. Bajo el principio de autodeterminación de los pueblos, de la misma Naciones Unidas, se inicia la lucha por conseguir mayores libertades. La independencia política traía también una independencia económica, llevando la lucha al escenario de optar entre el capitalismo y el socialismo.

En 1960 nació la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que trataba de imponer un alza de los precios de este recurso. La mayoría de los países del Medio Oriente son muy pobres en la diversidad de recursos que poseen, sin embargo, tienen petróleo, base del desarrollo local y de los intereses del mundo occidental.

Los países del Medio Oriente no han estado ajenos a los conflictos del siglo XX. Basados en una “renovación islámica” grupos terroristas intentan desestabilizar a los gobiernos y establecer una autoridad fundamentalista. Uno de los precursores en Irán fue el Ayatollah Jomeine, quien impuso un gobierno islámico con carácter teocrático, cerrándose a toda línea prooccidental.

Por su parte Irak, bajo la administración de Saddam Hussein, inicia una política expansionista invadiendo Irán (1980) y Kuwait (1990). La respuesta occidental desencadenó la conocida Guerra del Golfo Pérsico (1991).

Es dentro de este mundo musulmán donde se inserta el Estado Israelí, creando otro foco de conflicto permanente en la zona. Sucesivos conflictos armados, entre ellos la Guerra de los Seis Días, han llevado a que desde Occidente se busquen las soluciones de paz.

En 1964 se reunió en Ginebra la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Comercio y el Desarrollo. Su falta de resultados llevó a que en 1973 en la Conferencia de Argel, las naciones agrupadas en el movimiento de los países no alineados proclamaran que los países pobres, más que confiar en la ayuda de los países desarrollados, tenían que tratar de aumentar su propia capacidad para organizarse y conseguir imponer unas nuevas reglas del juego económico a nivel mundial.

GUERRA FRÍA

Ir a la Actividad

Guerra Fría

 

El recurso recomendado 1 presenta un power point que sintetiza los aspectos más importantes de la Guerra Fría, aunque falta la competencia tecnológica y armamentista, el profesor lo puede profundizar.

 

Al momento de tratar el tema considerar que el antagonismo entre los dos bloques enlaza otros temas como la Descolonización(en el caso de Vietnam) y América Latina después de la Revolución Cubana con las Dictaduras de Seguridad Nacional.

Información

Técnica

Descripción BreveEn esta ficha temática se entrega una descripción global de una de las consecuencias que se produjo a raíz de la Segunda Guerra Mundial: La Guerra Fría.
Temas relacionados

>>Actividad: La guerra Fría

>>Actividad: Descolonización y tercer Mundo

IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile
Clasificación Curricular
NivelSectorUnidad o eje
NM4 (4° medio)Historia y ciencias socialesAntecedentes históricos para la comprensión del orden mundial actual

Queremos tu

Opinión