Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Ficha temática

Hidrostática

El siguiente recurso educativo entrega información acerca de la presión atmosférica, el concepto de presión, la presión en los líquidos y la presión atmosférica, entre otras cosas. Contiene ilustraciones.

Hidrostática

Presión hidrostática

Antes de referirnos específicamente a la presión en fluidos, que es lo que nos interesa, veremos el caso de los sólidos para introducirnos así más fácilmente en el concepto de presión.

El concepto de presión

Sean dos porciones de materia (A y B) que interactúan entre sí con una fuerza, F, a través de una superficie, S. La presión P que se ejercen se define como:

Presión es igual a fuerza partido por superficie                                     [2]

De acuerdo con esto la unidad para medir la presión debe ser:

Unidad de presión = unidad de fuerza partido por unidad de superficie

En el SI, en que la fuerza se mide en newton y el área de una superficie en metros cuadrados, la unidad de presión es newton partido por metro cuadrado y se denomina pascal (Pa), en honor a Blas Pascal. Lee el recuadro de la figura 33 para saber sobre este gran personaje. Más adelante nos referiremos a otras unidades de presión de uso corriente que son muy importantes. Veamos, ahora, algunos ejemplos. 

Figura treinta y tres: Algunos datos sobre Blas Pascal

La figura 34 ilustra un libro sobre una mesa aquí en la Tierra. Como ejerce una fuerza sobre la mesa (su peso) y entre él y la mesa hay una superficie de contacto, entonces el libro está ejerciendo una presión sobre la masa. 

Figura treinta y cuatro: un libro sobre una mesa

Como la masa del libro es 2 kg, su peso es F = 20 newton. Por otra parte, el área de contacto es S = 0,3 m × 0,2 m = 0,06 m2. Luego, reemplazando en [2] encontramos que la presión es: P = 33,3 pascal.

Es importante comprender que la presión será mayor mientras mayor sea la fuerza y mientras menor sea el área de contacto. Este último hecho explica la eficacia con que funcionan ciertos utencilios como los que se ilustran en la figura 35: cuchillos, tijeras, clavos, etc.; pues con fuerzas relativamente pequeñas es posible ejercer presiones muy grandes, que es lo que interesa realmente en estos casos. 

Figura treinta y cinco: ejemplos de utencilios en donde se ejerce presión en una pequeña superficie

Cuando empujamos un mueble o a una persona, evidentemente estamos aplicando una fuerza, pero lo que sentimos en nuestras manos al empujar el mueble, y lo que siente la persona cuando la empujamos, es una presión. El dolorcito que sentimos cuando la enfermera nos clava la aguja de una jeringa, también es consecuencia de una gran presión. Estima la presión que se ejerce en alguno de estos casos.

¿Aproximadamente qué presión ejerce sobre el suelo una persona que está de pie? Si la masa es de 60 kg, como la del señor de la figura 36, y el área de contacto entre la planta los zapatos y el suelo es 0,012 m2, entonces esta presión es Presión es igual a Fuerza ge, partido por superficie , o Presión es igual a masa por aceleración de gravedad, partido por superficie ; es decir:

Cáculo de presión para ejercicio planteado, lo que corresponde a 50.000 pascal. ¿Cómo cambia la presión si la persona levanta uno de sus pies separándolo completamente del suelo? 

Figura treinta y seis: persona de pie sobre una superficie de ciento veinte centimetros cuadrados

La presión en líquidos

¿Por qué un buzo o un submarino están sometidos a mayor presión mientras mayor sea la profundidad a que se encuentren? La presión que ejerce un líquido en el fondo del recipiente que lo contiene ¿depende o no de la forma de este? ¿De qué factores depende?

Para responder a estas preguntas consideremos un líquido de densidad D (no necesariamente agua) que se halla en un recipiente cilíndrico alcanzando una altura h según se indica en la figura 37. 

Figura treinta y siete: recipiente con líquido de densidad De

La fuerza que aplica el líquido en el fondo del recipiente debe ser su peso; es decir, F = mg. Según [1] su masa debe ser: m = DV y su volumen V = Sh, en que S es el área del fondo del recipiente. Reemplazando en [2] encontramos:

Fórmulas para presión; simplificando,

Presión es igual a: Densidad, por aceleración de gravedad, por altura hache.                                   [3]

Esta importante relación nos dice que la presión que ejerce el líquido en el fondo del recipiente depende solamente de su densidad D, de la altura h de la columna de líquido y de la aceleración de gravedad g del lugar donde se encuentre; es decir, no depende de la forma del recipiente, ni de la superficie del fondo, ni del volumen de líquido.

Veamos algunos ejemplos para entender el alcance de la relación [3].

Ejemplo:

¿Qué presión ejerce una columna de agua de 15 cm de altura en el fondo del vaso que la contiene, aquí en la superficie terrestre?

Solución:

Como se trata de agua D = 1 g/cm3 = 1.000 kg/m3; h = 15 cm = 0,15 m. Considerando g = 10 m/s2, al reemplazar en [3] encontramos: 

Cálculo de ejemplo anterior

Ejemplo:

En la figura 38 se muestran tres vasos que contienen agua hasta el mismo nivel. ¿Cómo es la presión que el agua ejerce en el fondo de cada uno de ellos? 

Figura treinta y ocho: distintos vasos con agua a la misma altura



Solución:

Como el líquido, la altura y la gravedad son iguales en los tres casos, la presión también lo es.

Ejemplo:

¿Qué presión ejerce el agua en el fondo de un lago de 40 m de profundidad (figura 39)? 

Figura treinta y nueve: esquema que muestra la profundidad en un lago

Solución:

Reemplazando los datos en la expresión [3] tenemos

Cálculo de presión para ejercicio planteado.

Nota importante: en los ejemplos anteriores se ha considerado solo la presión ejercida por los líquidos. Más adelante veremos que la presión total en el fondo de los recipientes se encuentra sumando la presión que ejerce la atmósfera. 

Si en un recipiente practicamos orificios en diferentes posiciones, según se ilustra en la figura 40, veremos que por el orificio más bajo, aquel para el cual h es mayor, el chorro de agua sale con mayor rapidez y llega más lejos, lo cual prueba que allí la presión es mayor. Es interesante observar que la fuerza que produce la presión es perpendicular a las paredes del recipiente. Más aún, actúa perpendicularmente a la superficie de cualquier objeto con el que esté en contacto. 

Figura cuarenta: recipiente con orificios en distintas alturas

En la figura 41 se ilustra un recipiente de forma caprichosa en el cual también hay sumergido un cuerpo cualquiera de forma arbitraria. Por medio de flechas se señala la dirección en que actúa la fuerza en cada punto y las longitudes de las mismas representan la magnitud de las presiones en dichos puntos. Nótese que para alturas o profundidades iguales, las longitudes de las flechas también son iguales. Con esta representación hay que ser cuidadoso pues la presión no es una magnitud vectorial. 

Figura cuarenta y uno: objeto sumergido sometido a presión

Analicemos el caso de los vasos comunicantes: si en un tubo o manguera con forma de U colocamos agua, esta alcanzará en ambos brazos la misma altura cuando se establezca el equilibrio, es decir, hasta que en cada brazo las presiones sean iguales. Pero si colocamos aceite en uno de los brazos veremos que el sistema queda como se ilustra en la figura 42. 

Figura cuarenta y dos: esquema de vasos comunicantes

Supongamos que la altura (hB) de la columna de aceite es un poco mayor que 10 cm. Como la presión ejercida por el agua en el punto A debe ser la misma que ejerce el aceite en el punto B, tenemos:

PA = PB                                       [4]

considerando [3], esto implica que:

DBghB = DAghA,

donde DB y DA son las densidades del aceite y el agua respectivamente y hB y hA (10 cm) sus respectivas alturas. Como g, la aceleración de gravedad es la misma, y se puede simplificar*, con lo cual queda:

DBhB = DAhA

* La presión atmosférica también contribuye prácticamente igual en ambas columnas, razón por la cual no la consideraremos.

Es importante destacar que en general, en el tubo en U en que se vierten dos líquidos de densidades DA y DB, que alcanzan alturas respectivas hA y hB, se cumple la siguiente relación:

hidrostática

 

El principio de Pascal y la máquina hidráulica

El principio de Pascal es uno de los pilares de la hidrostática y el responsable de una gran cantidad de aplicaciones tecnológicas. Este principio, establece que “en un fluido confinado en un recipiente, la presión se transmite en todas direcciones con igual intensidad”. Es decir, tal como muestra la figura, si se ejerce presión en el émbolo, esta se transmitirá con la misma intensidad hacia todos los tapones, haciéndolos saltar.

presión

(imagen tomada de www.bitacora.mirollull.com)

“Si en un recipiente cerrado hay un fluido, la variación de presión se transmite en todas direcciones con la misma intensidad”. 

Figura cuarenta y tres: esquema de una máquina hidraúlica

Para comprender este enunciado del principio de Pascal, resulta conveniente analizar la máquina hidráulica que se ilustra en la figura 43. En estos casos despreciaremos las diferencias de presión atmosférica que existen a diferentes alturas del fluido, así como la presión hidrostática. Para que el camión esté en equilibrio es necesario que las presiones en ambos pistones (A y B) sea la misma; es decir, PA = PB. Considerando [2] este principio se puede escribir:

Fuerza a es a superficie a, como, fuerza be es a superficie be,                                  [5]

donde FA y FB son las fuerzas ejercidas sobre los pistones y SA y SB sus respectivas áreas de contacto con el fluido. Si la superficie del pistón B es 60 veces mayor que la del pistón A; es decir, si SB = 60 SA; entonces la fuerza que debe aplicarse en A, para mantener el camión en equilibrio, es la cincuentava parte del peso del camión. En efecto, si reemplazamos los datos en [5] y calculamos FA, encontramos:

Fuerza a es igual a superficie a por fuerza be divido por superficie be= superficie a por cuarenta y cinco mil newton, dividido por sesenta multilplicado por superficie a = 750 newton

Esta fuerza es la que se necesita para levantar del suelo un cuerpo de unos 75 kg. Como puede verse, la máquina hidráulica es muy eficiente y permite multiplicar considerablemente las fuerzas.

Si lo deseas, puedes experimentar con una máquina hidráulica elemental como la que se ilustra en la figura 44. Se trata de dos jeringas unidas por una manguera (una bombilla de plástico para tomar bebidas resulta ideal). Si se llena todo con agua, basta presionar con las manos ambos pistones para apreciar que la fuerza que debe hacerse sobre cada uno de ellos para mantenerlos en equilibrio es muy diferente. 

Figura cuarenta y cuatro: jeringas unidas por una bombilla

Estos sistemas hidráulicos son parte de muchas maquinarias; pero posiblemente donde más se los emplea es en los automóviles, cada vez que el chofer de un vehículo pisa el pedal de freno. En la figura 45 se ilustra una parte de un circuito de freno hidráulico tradicional. Si te interesa la mecánica, puedes investigar los distintos tipos de frenos que existen. 

Figura cuarenta y cinco: esquema de un circuito de freno hidráulico tradicional


Presión atmosférica

¿Pesará el aire? Para responder a esta pregunta podría pensarse en realizar la medición que se ilustra en la figura 46. 

Figura cuarenta y seis: pesada de un globo con aire

Compara el “peso” de un globo cuando está desinflado con el peso que tiene cuando está inflado. La diferencia correspondería a la masa del aire atrapado en el interior del globo inflado.

Como veras más adelante, independientemente de la precisión del instrumento que se emplee, este método es profundamente erróneo. Si bien no proporciona la masa del aire del interior del globo, permite convencerse de que la pregunta sí tiene sentido y de que la respuesta es positiva.

¿Existe el vacío? ¿Cómo puede producirse? La historia de este problema está también estrechamente relacionada con el concepto de presión. Aristóteles afirmaba que el vacío era imposible, que la naturaleza le tendría “terror al vacío” y que cualquier intento por producirlo estaría condenado al fracaso. Esta idea, como tantas otras de este pensador, no se puso en duda por más de diez siglos. El alemán Otón von Guericke fue uno de los primeros en realizar una máquina para intentar generar el vacío. En la figura 47 se muestra una escultura en la que se lo recuerda junto a su máquina. El cómo lo realizó es un tema muy entretenido que puedes investigar en Internet, donde hay abundante material al respecto.

El experimento más importante lo realizó un discípulo de Galileo Galilei, el italiano Evangelista Torricelli (1608-1647), cuyo rostro y experimento podemos ver en la figura 48. Procedió a llenar con mercurio un tubo de vidrio del orden de 1 metro de longitud y luego lo invirtió abriendo su extremo en un recipiente que también contenía mercurio, según la secuencia que se ilustra en la figura 49. Grande fue su sorpresa al constatar que parte del mercurio se derramaba en el recipiente, quedando dentro del tubo una columna de mercurio de unos 76 cm de longitud. 

Figura cuarenta y siete: imagen de Otón von Guericke. Figura cuarenta y ocho: imagen de Evangelista Torricelli y su experimento

Fue una sorpresa pues esperaba que ocurriera lo mismo que con otros líquidos, esto es, que el mercurio permaneciera dentro del tubo sin derramarse. 

Figura cuarenta y nueve: secuencia de llenado de un tubo con mercurio



Torricelli comprobó después que la altura de esta columna de mercurio resultaba igual aun cuando, según se ilustra en la figura 50, el largo del tubo, su diámetro y forma fueran muy diferentes. ¿Qué otra cosa aparte de vacío podía quedar en la parte superior del tubo? Si intentas realizar tú este tipo de experimentos, debes tener mucho cuidado, pues, si bien el mercurio es muy hermoso, es altamente tóxico, por lo que resulta absolutamente necesario trabajar en un lugar bien ventilado. 

Figura cincuenta: imagen con diferentes tamaños y formas de tubos

Si realizas el experimento con agua en vez de mercurio, verás que no se derrama en el recipiente y el tubo queda lleno de agua.

La explicación de estos comportamientos no fue cosa simple. Torricelli sostuvo que la columna de mercurio era sostenida por la presión atmosférica. Si se examina el esquema de la figura 51 y aplicamos lo que aprendimos para el caso de los vasos comunicantes, podremos entender mejor a Torricelli. En efecto, la presión que ejerce la columna de mercurio de altura h en el punto B, debe ser igual a la que existe en el punto A; pero el tubo aquí está abierto y en contacto con el aire; por lo tanto, este aire atmosférico debe ser el responsable de esta presión. 

Figura cincuenta y uno: esquema de experimento de Torricelli

La presión atmosférica puede ser calculada entonces con la expresión [3]; es decir:

Patmósfera = DHg × g × hHg

Como DHg, la densidad del mercurio, es 13.600 g/cm3, hHg = 0,76 m y g = 10 m/s2, encontramos que:

Patmósfera = 103.360,0 pascal

(Si empleamos valores más exactos, se encuentra que la presión atmosférica a nivel del mar es en promedio 101.325,0 Pascal)

Este es evidentemente un resultado muy importante. Si quisiéramos calcular la presión total en el fondo del lago de la figura 39, a la presión del agua debiéramos sumarle este valor. También es importante saber que el instrumento construido por Torricelli, es lo que conocemos como barómetro.

Fue a Blas Pascal a quien se le ocurrió un experimento que probaría que esta presión se debe efectivamente a la atmósfera. La idea consistía en ascender una montaña con un barómetro e ir midiendo, a medida que se asciende, la altura de la columna de mercurio. Al existir cada vez menos aire encima del barómetro, la presión ejercida por él debía ser menor y en consecuencia la altura de la columna de mercurio debía reducirse. El experimento fue realizado con éxito en el monte Puy-de-Dôme, como se ilustra en la figura 52, sin la participación de Pascal, debido a que su precaria salud no se lo permitía. Se encontró que, por cada 10,5 m de ascenso, la altura de la columna de mercurio se reducía en 1 mm, por lo que este instrumento sirve también como altímetro

Figura cincuenta y dos: barómetros a distintas alturas en el monte Puy-de-Dôme

Por otra parte, es interesante comprender que la altura de la columna de mercurio no todos los días y a toda hora es la misma. En efecto, se observan variaciones pequeñas que están relacionadas con el estado del clima.

Otras unidades de presión

Las observaciones de Torricelli hacen de gran utilidad otras unidades de medición distintas al pascal. Entre las principales encontramos el “cm de Hg” y el “mm de Hg”, también denominado “torricelli” y abreviado como “torr”. Estas unidades corresponden a la presión ejercida en la base de una columna de mercurio de 1 cm y 1 mm, respectivamente. Otra unidad es la “atmósfera”, abreviada como “atm” y que corresponde a la presión ejercida, en su base, por una columna de mercurio de 76 cm de altura. No debe confundirse la unidad atm con la presión que ejerce la atmósfera en un momento dado. Son por lo general valores cercanos, pero los significados son distintos.

Otras unidades usadas en meteorología son el “bar” y el “milibar”.

1 bar = 105 pascal

Para que te familiarices con las unidades de presión, te recomendamos que completes el cuadro de equivalencias que se propone en la figura 53.

Figura cincuenta y tres: Tabla que muestra distintas unidades de presión

Por último, otra unidad frecuentemente usada es la libra/pulgada2 (lb/in2), que equivale a 6.895 pascal.

Algunos efectos de la presión atmosférica

¿Por qué el experimento de Torricelli no resulta si se hace con agua? En realidad sí resulta, pero el problema es que el tubo de vidrio debiera tener más de 10 m de longitud. Más exactamente, debiera ser a lo menos 13,6 veces más largo que los 76 cm que se requieren al hacerlo con el mercurio, ya que el mercurio es 13,6 veces más denso que el agua. Esto tiene una consecuencia importante: con una bomba de vacío, situada en la parte superior de una cañería (figura 54), es imposible hacer subir agua a más de 10,336 metros. En otras palabras, si queremos extraer agua de un pozo con esta técnica y el agua está a una profundidad mayor que esta, será imposible lograrlo, por muy poderosa que sea la bomba que usemos. Del mismo modo, si pretendiéramos tomar bebida con una larga bombilla, no lo lograríamos si el líquido está 10,5 m más abajo. En realidad, con la capacidad de nuestros pulmones, apenas lograríamos que el agua ascienda 1 m. Intenta verificarlo. 

Figura cincuenta y cuatro: esquema de una bomba extrayendo agua

Como te has dado cuenta, vivimos en el fondo de un inmenso “océano de aire” y la presión que este produce está siempre presente, permitiendo que ocurran muchas cosas. Veamos algunos ejemplos:

Podremos llenar de líquido una jeringa tirando su émbolo ya que este penetra en ella gracias a la presión atmosférica.

También una ventosa, como las que se adhieren a los vidrios para colgar objetos (figura 55) se sostiene gracias a la presión atmosférica. En la Luna, en cuya superficie no hay atmósfera, una ventosa no lograría adherirse a una superficie lisa como la de un vidrio. 

Figura cincuenta y cinco: esquema de accionar de una ventosa

Si sumergimos un vaso en agua estando invertido (figura 56a), vemos que en él prácticamente no entra agua. En cambio, si lo sumergimos como se indica en la secuencia b, observaremos que al sacarlo invertido, sale lleno de agua. Esto último también constituye un hecho a través del cual se pone en evidencia la presión atmosférica. ¿Puedes explicarlo? 

Figura cincuenta y seis a y be: esquemas de inmersión de un vaso en un recipiente con agua

El sifón es otro ejemplo. Si llenas una manguera con agua y la dispones como se indica en la figura 57, podrás vaciar el recipiente. Realiza el experimento. 

Figura cincuenta y siete: esquema de un sifón

Otro experimento que puedes hacer es el que se ilustra en la secuencia de la figura 58. Si llenas un vaso con agua hasta el mismo borde, lo tapas con una tarjeta o cartulina, al invertirlo constatarás que, al dejar de afirmar la tarjeta, el agua permanece en el vaso. 

Figura cincuenta y ocho: esquema de experimento con un vaso con agua invertido y un papel

También es fácil realizar el experimento que se ilustra en la figura 59. Al colocar el vaso sobre la vela se observa que, cuando esta se apaga una vez que ha consumido todo el oxígeno, el agua asciende en el interior del vaso. 

Figura cincuenta y nueve: esquema de un experimento con un vaso, un recipiente con agua y una vela

Considérese por último el dispensador de agua que se ilustra en la figura 60. Gracias a él, la mascota puede beber según sus necesidades, ya que el agua de la botella bajará en la medida que éste la consuma. 

Figura sesenta: esquema de un dispensador de agua para mascotas

Es importante que analices todos y cada uno de estos ejemplos, explicándolos y reconociendo el rol que desempeña en cada caso la presión atmosférica.

Además, debes comprender que nuestro organismo está sometido permanentemente a la presión atmosférica y que la presión que ejerce la atmósfera produce una fuerza perpendicular a la superficie de la piel en cada punto de nuestro cuerpo. Un cambio pequeño en su valor puede afectarnos considerablemente. Es así que se producen los malestares que experimentan los buzos al sumergirse en las profundidades del mar o los que experimentan los alpinistas que ascienden a cumbres elevadas.

¿Qué ocurrirá con un tarro de lata si lo calientas, luego lo tapas herméticamente y por último lo enfrías, por ejemplo, echándole agua? Piensa antes de responder y, si haces la experiencia, cuida de no quemarte.

La figura 61 ilustra una bomba de las que se emplean en el campo para extraer agua de los pozos. Obsérvala detenidamente y explica su funcionamiento. Indica, por ejemplo, en qué momento las válvulas se abren y cierran al accionar la palanca. 

Figura sesenta y uno: Esquema de una bomba de agua

El barómetro anaeróbico

La figura 62 representa el principio bajo el cual funciona este tipo de barómetro. 

Figura sesenta y dos: Esquema de un barómetro anaeróbico

A la izquierda, fijo a un soporte, se halla un tarro herméticamente cerrado. Si a una cara flexible fijamos una varilla y una aguja, veremos que al aumentar la presión atmosférica esta cara se hunde hasta que la presión del aire que está en el interior del tarro se equilibra con la presión atmosférica. Como el panel está fijo al soporte, veremos que la aguja se desplaza hacia la izquierda; lo opuesto ocurre cuando la presión atmosférica se reduce. Como el efecto suele ser muy pequeño, los constructores de este tipo de instrumentos, por medio de un mecanismo con engranajes, amplifican este movimiento y le dan la apariencia de un reloj, como el que se muestra en la parte inferior de la figura 63. 

Figura sesenta y tres: Imagen de un barómetro anaeróbico

El manómetro

Cuando el barómetro se emplea como se indica en la figura 64, lo denominaremos manómetro. En este ejemplo se puede apreciar que la presión del gas del balón, que puede considerarse igual en todas partes pues la diferencia de presión en su parte superior e inferior es despreciable, es de 120 torr. 

Figura sesenta y cuatro: Esquema de un nanómetro

HIDROSTÁTICA

Ir a la Actividad

Hidrostática

Dado que los estudiantes ya se han apropiado de la noción de fluido y de densidad, es posible ahora desarrollar la idea de presión hidrostática. Para ello resulta muy y significativo el revisar algunas situaciones que aunque pueden resultar muy simples, permiten revisar el concepto de presión ejercida por una fuerza. No obstante, se sugiere iniciar con preguntas que permiten conocer algunas de las ideas y experiencias previas de los alumnos, como por ejemplo:

 

Cuando alguien nos da un pisotón, ¿por qué nos duele más que nos pisen con un taco delgado que con la planta?

¿Por qué los clavos tienen punta?

 

O bien

 

Observa las imágenes y contesta:

 

imagen

 

 

Destacar que una gran fuerza puede producir una mínima presión, al igual que una pequeña fuerza puede producir una gran presión.

 

Es conveniente introducir la idea de presión de un líquido primeramente como la presión ejercida en el fondo de un recipiente regular por el peso del líquido que contiene (definiendo las unidades). Luego de esto se sugiere demostrar la relación fundamental de la presión hidrostática, es decir:

 

P = rgh

 

Es conveniente destacar que la presión hidrostática, es independiente de la masa y de la cantidad del fluido, sino que depende de la densidad y la profundidad a la que deseemos determinar su valor.

 

Es conveniente mostrar a los estudiantes la mayor cantidad posible de ejemplos y situaciones en los que esté presente esta magnitud, como ocurre con los vasos comunicantes por ejemplo.

 

También se sugiere trabajar de la manera más concreta y operacional posible respecto del principio de Pascal, mostrando sistemas de frenos (imágenes) y el funcionamiento de la prensa hidráulica.

 

Una forma de introducir la noción de presión atmosférica es a través de una sencilla demostración, que consiste en poner agua en un vaso, taparlo con un cartón liviano y afirmando el cartón, voltear rápidamente el vaso. En este caso es posible apreciar cómo la presión atmosférica sostiene el cartón impidiendo que caiga el líquido.

 

 

imagen

 

Es conveniente y necesario establecer las diferencias entre presión atmosférica, presión manométrica y presión total, de manera explícita.

 

Del mismo modo, se sugiere reforzar y modificar una concepción errónea y persistente en los alumnos, quienes suelen asumir que la presión atmosférica es la causa del peso de los cuerpos.

Información

Técnica

Descripción BreveEl siguiente recurso educativo entrega información acerca de la presión atmosférica, el concepto de presión, la presión en los líquidos y la presión atmosférica, entre otras cosas. Contiene ilustraciones.
Temas relacionados

>>Video: Pascal

>>Objeto de Aprendizaje Interactivo:¿Comó relacionar presión y clima?

>>Presentación: Construyendo una prensa hidráulica

IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile
Clasificación Curricular
NivelSectorUnidad o eje
3° medioFísicaFuerza y movimiento

Queremos tu

Opinión