Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Ficha temática

Hormonas, crecimiento y desarrollo

Recurso educativo que entre información acerca de las hormonas, y su relación con el desarrollo del ser humano.

Hormonas, crecimiento y desarrollo

La adolescencia es un período complejo en el desarrollo de cualquier persona e involucra una serie de cambios físicos, psicológicos y hormonales, los cuales permiten adquirir la capacidad de reproducirse.

La pubertad está asociada a un crecimiento rápido y a la aparición de las características sexuales secundarias, mientras que la adolescencia es un período de transición psicológica y social entre la niñez y la vida adulta. La adolescencia abarca gran parte del período de la pubertad, comienza con la aparición de los caracteres sexuales secundarios y termina cuando cesa el crecimiento somático.

Los cambios asociados al comienzo de la adolescencia están relacionados con el desarrollo del eje hipotalámico – hipofisiario – gonadal. Al comenzar la pubertad, el hipotálamo empieza a aumentar gradualmente la secreción de la hormona liberadora de gonadotropinas (de GnRH), la que estimula al lóbulo anterior de la hipófisis para que secrete FSH y LH. En el hombre, estas hormonas actúan sobre los testículos, estimulando la producción de la testosterona (hormona sexual masculina), con la cual aparecen los caracteres sexuales secundarios. En las mujeres, las hormonas generadas por la hipófisis actúan sobre los ovarios, los que liberan estrógeno y progesterona (hormonas sexuales femeninas), que provocan el crecimiento de los tejidos de los órganos sexuales femeninos y la aparición de los caracteres sexuales secundarios.

El ser humano presenta una diferenciación de sexos que puede verse incluso antes del nacimiento y viene determinada por el aparato genital femenino (ovarios, útero y vagina) y masculino (pene y testículos), los que constituyen los caracteres sexuales primarios. Pero, al transformarse en adulto, aparecen diferencias de tipo corporal entre los dos sexos; tales diferencias constituyen los caracteres sexuales secundarios.

En la mujer las características que aparecen son las siguientes:

  • Crecimiento de los huesos.
  • Aumento del tamaño de las glándulas mamarias.
  • Ensanchamiento de las caderas.
  • Crecimiento del vello en las axilas y en la zona púbica.
  • Aparición de la menstruación.
  • Aumento de la actividad de las glándulas sebáceas.

Por su parte, los hombres presentan, entre otros, los siguientes cambios:

  • Crecimiento de los huesos.
  • Desarrollo muscular.
  • Aumento del espesor de la piel.
  • Crecimiento del vello en las axilas, el bigote, la barba, el tórax, las piernas, los brazos y el pubis.
  • Eyaculación, la que algunas veces ocurre durante el sueño.
  • Aumento de la actividad de las glándulas sebáceas.

DESARROLLO EMBRIONARIO

Un nuevo individuo se produce cuando un espermatozoide fecunda un ovocito, lo que resulta en la formación de un cigoto. Durante un período de nueve meses, una serie de cambios transforma una sola célula en un organismo complejo formado por billones de células: un ser humano.

Segmentación e implantación

Inmediatamente después de la fertilización y estándo aún en las trompas de falopio, el cigoto comienza una serie de divisiones mitóticas conocidas como segmentaciones. Las células resultantes no aumentan de tamaño durante estas divisiones celulares. La segmentación produce una pelota de células llamada mórula, que no es mucho más grande que el cigoto. Las células de la mórula continúan dividiéndose, resultando en la formación de un blastocisto. El blastocisto es una pelota de células con una cavidad grande, llena de líquido.
 
EMBARAZO

Después de la implantación, comienza el período de gestación. Este período de nueve meses de desarrollo se llama gestación o embarazo. El embarazo se divide en tres períodos iguales, o trimestres. Cambios significativos se producen durante cada trimestre.

Primer trimestre
Los cambios más dramáticos en el desarrollo humano tienen lugar durante el primer trimestre. Durante las primeras ocho semanas de embarazo, el humano en desarrollo se llama embrión. A lo largo de las primeras dos a tres semanas después de la fertilización, un embrión en desarrollo humano se asemeja a los embriones de otros animales. El embrión se desarrolla a partir de la masa de células de la superficie interna del blastocisto. En un principio, todas las células en la masa interna se parecen. Pero las células pronto se reorganizan, primero en dos y, a continuación, en tres tipos distintos de células, formando las capas germinales primarias: el ectodermo, mesodermo, y endodermo. Las diferentes partes del cuerpo se desarrollarán a partir de cada una de las capas germinales primarias. Cuatro membranas que ayudan al desarrollo del embrión también se forman durante el primer trimestre. Una de estas membranas, llamada amnios, forma el saco amniótico lleno de líquido que rodea al embrión en desarrollo. El líquido en el saco amniótico amortigua el embrión de una lesión y lo mantiene húmedo. Una segunda membrana, forma el saco vitelino. A pesar de que contiene muy poco vitelo, el saco vitelino es una estructura importante porque es donde se originan las primeras células de la sangre. Una tercera membrana, llamada alantoides se forma cerca del saco vitelino. La cuarta membrana, el corion, rodea a todas las otras membranas. Un lado del corion forma pequeñas proyecciones digitiformes, llamadas vellosidades coriónicas, que se extienden dentro del revestimiento uterino. Los vasos sanguíneos que se forman dentro de la vellosidad coriónica se originan en el alantoides. Juntas, las vellosidades coriónicas y la porción del útero que ellas invaden (endometrio) forman una estructura muy unida llamada placenta. La placenta es la estructura a través de la cual la madre nutre al embrión. Nutrientes, gases, agentes patógenos, drogas y otras sustancias pueden pasar de la madre al embrión, a través de la placenta. Por lo tanto, las mujeres deben abstenerse de beber alcohol y evitar todo tipo de drogas innecesarias durante el embarazo. El uso de alcohol en mujeres, especialmente al principio del embarazo, es la principal causa de defectos en el nacimiento, como el síndrome de alcoholismo fetal, que puede dar lugar a un severo cuadro de retardo mental y físico. El embrión está unido a la placenta por el cordón umbilical, que contiene las arterias y venas que transportan sangre entre el embrión y la placenta. La sangre de la madre y el feto nunca se mezclan. Las sustancias como los nutrientes y desechos se intercambian a través de la placenta.
El embrión en desarrollo -y luego la placenta-, comienza a secretar una hormona llamada gonadotropina coriónica humana (GCH), pocos días después de la fertilización. En las primeras etapas del embarazo, la GCH estimula al cuerpo lúteo a seguir produciendo las hormonas sexuales y por lo tanto el endometrio y el embrión se mantienen. De lo contrario, el cuerpo lúteo dejaría de producir estrógenos y progesterona, lo que provocaría la menstruación. A medida que crece la placenta, ésta comienza a secretar grandes cantidades de progesterona y estrógenos, que ahora se encargarán del mantenimiento del endometrio. La producción de estrógenos y progesterona en todo el embarazo impide la liberación de FSH y LH, y por lo tanto no se desarrollan folículos. El cerebro, la médula espinal y el resto del sistema nervioso comienzan su formación en la tercera semana. El corazón comienza a latir a los 21 días. En la quinta semana, brazos, piernas, ojos y oídos han empezado a desarrollarse. A las seis semanas, los dedos de manos y pies se forman,  y el cerebro muestra signos de actividad. El embrión también comienza a moverse, aunque la madre aún no puede sentirlo. Desde las ocho semanas hasta el nacimiento, el bebé en desarrollo se llama feto. El feto es de sólo unos 5 cm cuando termina el primer trimestre, pero todos sus órganos y sistemas han comenzado a formarse.

Segundo trimestre
Durante el segundo trimestre, se agranda el útero de la madre. Se puede escuchar el latido del corazón del feto, su esqueleto continúa formándose y una capa de pelo suave denominado lanugo crece en su piel. El feto también comienza a despertar y a dormir. La madre puede sentir el feto moverse. El feto traga y succiona su pulgar. A finales del segundo trimestre, el feto es de 34 cm de largo y tiene unos 900 g de peso.
 
Tercer trimestre
En el tercer trimestre, el feto crece rápidamente y sufre cambios que le permitirían sobrevivir fuera de la madre. El feto puede ver la luz y la oscuridad a través de la pared abdominal de la madre, y puede reaccionar a la música y los sonidos fuertes. Durante la última mitad de este trimestre, el feto desarrolla depósitos de grasa debajo de su piel. Estos depósitos de grasa, que hacen verse al feto más redondo y menos arrugado, actúan como aislante para que pueda mantener una temperatura corporal estable.

NACIMIENTO
El nacimiento se produce alrededor de 270 días (38 semanas) después de la fertilización. Prostaglandinas producidas por las membranas fetales y hormonas producidas por el feto y la madre dan inicio al parto. Altos niveles de estrógenos, prostaglandinas y oxitocina, una hormona liberada por la hipófisis posterior, inducen la contracción de los músculos lisos del útero. Durante el parto, las contracciones del útero empujan al feto a través del cuello uterino, la vagina y éste sale fuera del cuerpo de la madre. La placenta, amnios y revestimiento uterino, colectivamente llamados puerperio, son expulsados poco después de que nace el bebé. Tras el nacimiento, los pulmones del bebé recién nacido se expanden por primera vez, a medida que el bebé comienza a respirar por sí mismo. El cordón umbilical es atado y cortado. Las arterias y venas del cordón umbilical se cierran dentro de 30 minutos después del nacimiento. Esto y otros cambios en los vasos sanguíneos del bebé llevan a la finalización de la circulación cardiopulmonar y renal, que permite al bebé comenzar a funcionar independientemente de la madre. Los sistemas respiratorio y excretor del recién nacido pronto serán completamente funcionales.

LACTANCIA

La lactancia incluye el crecimiento y desarrollo de las glándulas mamarias, la formación de leche y su secreción. Durante el crecimiento prepuberal las glándulas mamarias de ambos sexos son de pequeñas dimensiones. Una vez que se inicia la pubertad en la mujer, las glándulas mamarias comienzan a crecer y desarrollarse bajo la acción de los estrógenos y la progesterona secretadas por los ovarios. Los estrógenos activan el crecimiento y desarrollo de los conductos lactíferos y de los alvéolos mamarios. Aproximadamente desde el quinto mes del embarazo las glándulas mamarias aumentan de tamaño, lo que está relacionado con la acumulación de tejido adiposo y el aumento en la cantidad de alvéolos y vías lactíferas. Luego del nacimiento la formación de leche aumenta enormemente, aunque su secreción se inicia sólo al cuarto o quinto día del parto. Antes, las mamas secretan calostro, un líquido muy similar en su composición al suero sanguíneo, que contiene una gran cantidad de anticuerpos maternos y permiten reforzar el aparato inmunológico en formación del recién nacido.

 

HORMONAS,CRECIMIENTO Y DESARROLLO

Ir a la Actividad

Hormonas, crecimiento y desarrollo

Que el alumno realice las actividades propuestas, para comprender los procesos que se gatillan durante la pubertad y adolescencia, y que permitirán que pueda ser capaz de reproducirse. Todos estos cambios que ocurren en este período serán controlados por el sistema endocrino. El alumno debe dominar cuáles son las hormonas implicadas, y que efectos producirán en el individuo

Información

Técnica

Descripción BreveRecurso educativo que entre información acerca de las hormonas, y su relación con el desarrollo del ser humano.
Temas relacionados

>> Recurso Interactivo: Pubertad y cambios

>> Recurso Interactivo: La Pubertad

>> Recurso Interactivo: Hormonas y glándulas endogrinas

 

IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión