Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Mapas de Progreso

Para fortalecer los aspectos de la implementación curricular que se relacionan con la evaluación, entendiendo que una pedagogía más efectiva debe nutrirse de la información que se tiene sobre el nivel de aprendizaje de los alumnos y alumnas, el Ministerio de Educación ha desarrollado dos innovaciones importantes relacionadas con la evaluación del aprendizaje: los mapas de progreso y niveles de logro.

¿Qué saben, comprenden y son capaces de hacer los estudiantes en distintos momentos de su trayectoria escolar? Eso, lo responden los mapas de progreso. Estos se han elaborado para distintos sectores curriculares y buscan apoyar a los docentes en el proceso de observación y análisis del aprendizaje de sus alumnos, relevando los elementos centrales a observar en cada sector curricular.

Los niveles de logro describen el aprendizaje demostrado por los alumnos al finalizar un ciclo de aprendizaje. La pregunta que éstos buscan responder es: ¿qué tan adecuado es el desempeño de los alumnos y alumnas al finalizar un ciclo de aprendizaje?

Es importante aclarar que los mapas de progreso no constituyen un nuevo currículum, ya que no promueven nuevos aprendizajes, por el contrario, profundizan la implementación del currículum nacional fomentando la observación de los aprendizajes centrales que se esperan lograr con alumnos y alumnas.

Descarga los Mapas de Progreso del Aprendizaje

¿Qué saben, comprenden y son capaces de hacer los estudiantes en distintos momentos de su trayectoria escolar? Eso lo responden los mapas de progreso. Estos se han elaborado para distintos sectores curriculares y buscan apoyar a los docentes en el proceso de observación y análisis del aprendizaje de sus alumnos, relevando los elementos centrales a observar en cada sector curricular.

Pero los mapas no están solos. Los niveles de logro, construidos a partir de los elementos relevados por los mapas de progreso, complementan la información tradicionalmente entregada por SIMCE y permitirán conocer la distribución de los estudiantes de cada escuela de acuerdo a tres descripciones de desempeño: inicial, intermedio y avanzado.

Los mapas de progreso o trayectorias de crecimiento de los aprendizajes desde primero básico a cuarto medio, definen lo que los niños y las niñas deben haber aprendido sobre un aspecto de un subsector en siete niveles y/o categorías.

Durante el 2007 se ha programado que estas innovaciones comiencen a ser conocidas por los profesores, para que tengan la posibilidad de valorar el aporte que pueden entregar a su trabajo. Próximamente se darán a conocer cinco mapas de progreso, correspondientes a los sectores de Lenguaje y Comunicación, Matemática, Ciencias Naturales, Ciencias Sociales. Por su parte, los resultados de las pruebas SIMCE de 4° Básico de 2006 se reportarán a partir de niveles de logro para las áreas de Lectura y Matemática.

¿Para qué sirven los mapas de progreso y los niveles de logro?

Los mapas de progreso y niveles de logro, son una información que enriquece el aprendizaje del alumno y se puede utilizar como referencia, por ejemplo, en la evaluación. Es una información para el aprendizaje, porque a un alumno bien informado sobre su desempeño, seguramente, le va ir mejor en su trayectoria escolar, ya que recibe un estímulo y se transparenta la evaluación.

Los mapas de progreso son la descripción gruesa de la secuencia de conocimientos que un niño debiera alcanzar. Le permiten al profesor focalizar su mirada en los aprendizajes centrales, de modo que pueda observar cuán lejos o cerca están sus alumnos del criterio de evaluación, para poder orientar su pedagogía. Los niveles de logro vendrían a ser una descripción más fina de lo mismo.

“De esta manera, se va a conectar el proceso de los niños con una historia escolar, donde los profesores traspasen entre sus colegas la información de cada alumno. Porque se mira al alumno a lo largo de su formación y no sólo año a año; la mirada tiene un énfasis en la progresión y en mejorar la calidad de la educación”, explica la coordinadora Componente Currículum, de la Unidad de Currículum y Evaluación del Ministerio de Educación, Jacqueline Gysling.

Con esto se le puede informar tanto a los alumnos como a los padres qué tan cerca o lejos está el niño con respecto a los niveles de logro correspondiente a esa edad y a ese curso.

“Es un material de apoyo al currículum, al orientar a los profesores a centrarse en lo más importante. El mapa se puede usar como criterio de evaluación e informar a los alumnos de los resultados del aprendizaje”, aclara Gysling.

El Ministerio de Educación ha hecho experiencias pilotos para diseñar un plan de conocimiento y capacitación y durante este año se va a difundir el método, con ejemplos ilustrativos y concretos de trabajo. Pero ¡tranquilos!, no va a ser una obligación para los docentes, sino una ayuda para analizar ordenada y progresivamente las habilidades cognitivas de los alumnos.

MAPAS DE PROGRESO PASO A PASO

Los mapas de progreso —alineados con el currículum— describen la secuencia típica en que progresa el aprendizaje en áreas fundamentales para la formación de los estudiantes. Esta descripción está hecha de un modo conciso y claro para que todos (profesores, alumnos y apoderados) puedan compartir está visión sobre cómo progresa el aprendizaje a través de los 12 años de escolaridad. Se busca aclarar a los profesores, a los padres de familia y a los estudiantes, qué significa mejorar en un determinado dominio del aprendizaje.

Han sido denominados como mapas de progreso porque señalan la ruta por la que avanza el aprendizaje de los y las estudiantes a lo largo de su trayectoria escolar dentro de una misma competencia o dominio en cada disciplina.

La pregunta orientadora que los mapas de progreso buscan responder, de forma sintética e integrada y desde primero básico a cuarto medio, es: ¿qué saben, comprenden y son capaces de hacer los estudiantes en distintos momentos de su trayectoria escolar?

Los mapas de progreso definen siete niveles de aprendizaje para cada área fundamental en los cinco sectores curriculares desde 1° básico a 4° medio. Describen una secuencia que es un continuo que los estudiantes recorren a diferentes ritmos y por ello no corresponden exactamente a lo que todos logran en determinado grado escolar.

La construcción de estos mapas está asociada a una expectativa, que corresponde a dos años de escolaridad. Por ejemplo, el nivel 1 corresponde aproximadamente al logro que se espera para la mayoría de los niños y niñas al término del 2° básico, el nivel 2 corresponde al término de 4° básico y así sucesivamente. El último nivel (7) describe el aprendizaje de un alumno o alumna que al egresar es “sobresaliente”.

(Ver gráfico)

Los mapas de progreso no constituyen un nuevo currículum, ya que no promueven nuevos aprendizajes, por el contrario, profundizan la implementación del currículum fomentando la observación de los aprendizajes centrales que se esperan lograr con alumnos y alumnas.

LOS NIVELES DE LOGRO

De hecho, los niveles de logro describen el aprendizaje demostrado por los alumnos al finalizar un ciclo de aprendizaje. La pregunta que éstos buscan responder es: ¿qué tan adecuado es el desempeño de los alumnos y alumnas al finalizar un ciclo de aprendizaje?

Los niveles de logro describen los conocimientos y habilidades que muestran los alumnos al responder la prueba SIMCE a través de tres categorías de desempeño: avanzado, intermedio e inicial.

Los niveles de logro complementan la información tradicionalmente entregada por SIMCE y permiten a las escuelas tener una mayor claridad sobre qué tan diverso es el rendimiento entre sus estudiantes y sobre dónde es necesario focalizar los esfuerzos, favoreciendo así la definición de metas de aprendizaje con un mayor sentido educativo.

Así, las escuelas conocerán cómo se distribuyen sus alumnos en cada categoría de desempeño y qué aprendizajes han sido logrados por estos alumnos al finalizar un ciclo escolar. 

Tomemos, a modo de ejemplo, la comprensión lectora de 4° básico. Las escuelas podrán conocer qué proporción de sus alumnos es capaz de hacer una lectura profunda de los textos característicos para este nivel, qué proporción de alumnos realiza una lectura algo más superficial y, finalmente, qué proporción de alumnos se enfrenta con dificultades estos mimos textos, ya sea porque comprenden solo algunos de ellos, los comprenden en forma parcial o porque aún están en una fase muy preliminar de la lectura.

La gran mayoría de los establecimientos del país trabaja con alumnos de diverso nivel de desempeño y será interesante constatar que, sin importar el nivel socioeconómico de sus estudiantes, en casi todos los establecimientos hay alumnos en las tres categorías de desempeño.

Los niveles de logro permitirán tener información más detallada sobre las diferencias de aprendizaje que se da al interior de las escuelas y entre escuelas, permitiendo elaborar planes de mejoramiento aún más ajustados a las necesidades de cada comunidad educativa.

MÁS DATOS

¿Qué otros países han utilizado este sistema? Ya en los ’80, Australia manejaba los mapas de progreso. También trabajaron el concepto de aprendizaje en secuencia en Inglaterra, en los Países Árabes, en Filipinas, en algunos estados de Canadá y Estados Unidos. La idea consistió en poder describir los distintos niveles de logro que podían tener los alumnos.  

Información

Técnica

Descripción BreveArtículo que explica qué son y para qué sirven los mapas de progreso y los niveles de logro, nuevas formas de apoyo al trabajo docente desarrolladas por el Mineduc.
Otros Artículos
Recursos Relacionados
Temas de Interés
  • ¿Qué es el SIMCE?
  • ¿Para qué sirve?
  • Preguntas de la prueba SIMCE
  • Evaluaciones nacionales
  • IdiomaEspañol (ES)
    Autoreducarchile
    Fuenteeducarchile

    Relacionados

    Palabras Clave

    Queremos tu

    Opinión