Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Sexualidad y televisión

No se trata de censurar que nuestros hijos vean programas con contenido erótico, sino desarrollar en ellos la capacidad crítica que les permita tener una visión alternativa frente a lo que ven en pantalla.

La tensión de ciertos programas de la TV es que el niño o la niña estén recibiendo mensajes que no tengan correspondencia con su desarrollo psicosexual.

Renata Ortega es psicóloga, terapeuta sexual y asesora del ministerio de Educación en la política de sexualidad responsable. Sobre este estudio de TV abierta y sexualidad afirma que no se trata de redireccionar los medios, sino que la familia entregue "una visión de la sexualidad, que habilite a los hijos a tener una visión crítica, para que después tengan una opinión y una alternativa frente a lo que presenta la tv".

Lo más peligroso es cuando los jóvenes terminan actuando por lo que les guía el entorno. "Porque en el programa aparecen así y ellos lo imitan, sin preguntarse si es lo que realmente desean hacer", dice Ortega. Los padres pueden apoyar la creación de un punto de vista individual de sus hijos al preguntarles su opinión sobre lo que están viendo en pantalla.

A mediados de octubre la ministra Yasna Provoste en conjunto con el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) presentó a la opinión pública las principales conclusiones del estudio sobre "Sexualidad y televisión abierta", que se centraba en el análisis de programas nacionales de alta audiencia juvenil e infantil.

Quisimos conocer de qué manera la familia podía mediar entre el visionado de emisiones de alto contenido erótico y la construcción del concepto de sexualidad que comienza a definirse en los jóvenes. Para ello conversamos con Renata Ortega, psicóloga, terapeuta sexual y asesora del ministerio de Educación en política de sexualidad responsable. 

Para ella este informe tiene sentido cuando se analizan las correspondencias entre las distintas visiones de la sexualidad y el desarrollo psicosexual de los hijos. "La tensión ocurre cuando el niño está observando y recibiendo mensajes que no corresponden en los términos de su desarrollo”, dice.

En este sentido el informe del Consejo Nacional de Televisión sobre las miradas de los niños a la TV fue concluyente (ver estudio):

  • Para los niños de 8 y 9 años, la sexualidad no es aún un concepto y está asociado desde un punto de vista romántico, sentimental. El erotismo les es reconocible como algo prohibido por eso prefieren que no se les muestre algo que no pueden ver.
  • Entre 10 a 12 años el erotismo está en proceso de ser captado y se fijan más en la exageración, como por ejemplo 'los bustos llamativos', oscilando entre la atracción y la risa.
  • Los adolescentes ya saben de sexualidad y son capaces de hacer reflexiones en torno a ésta.
  • Todos los grupos ven la sexualidad como un tema prohibido y quisieran permanecer fieles a la prohibición “social- paterna”. Todos resienten la dualidad que les presenta la televisión al mostrarles algo que ellos no pueden ver
Aunque la censura de estos programa podría presentarse como un opción por algunos sectores de la sociedad, la opinión experta es contraria a esta postura: “Siempre van a existir entornos que lleven a ciertas conductas de riesgo o a cosificar la sexualidad. Pero no podemos ser tan restrictivos, ni tan sesgados pensando que es mejor o que supone un cambio que se censuren ciertos programas, porque dejan al alcance de la mano un material erótico alternativo a la visión de lo que los padres pueden haber dicho a sus hijos”.

Para Renata el tema fundamental está en que la familia entregue una visión de la sexualidad, que habilite a los hijos a tener una mirada crítica, para que después tengan una opinión y una alternativa frente a lo que presenta la TV. Lo más peligroso es cuando los jóvenes terminan actuando por lo que les guía el entorno. "Porque en el programa aparecen así y ellos lo imitan, sin preguntarse si es lo que realmente desean hacer", dice Ortega.

Pero, ¿cómo apoyar a los hijos a qte tengan una mirada personal y crítica sobre lo que están viendo en pantalla?

FORMACIÓN NO ES INFORMACIÓN

Siempre se habla del rol de la familia, presuponiendo que es una información tan técnica o tan cosificada como la que daría un medio de comunicación, o un profesor o una matrona. Pero el papel de la familia no va por ese lado, sino por el de la formación. "La información los chicos la van a tener siempre", dice la psicóloga, "pero la formación, no. Una formación que les permita tener una visión crítica, una opinión y una postura frente a las distintas posibilidades". Por ejemplo:

    - si una familia determinada considera que el afecto debe ser demostrativo y una parte importante de la calidad de vida y del desarrollo humano, debe enseñar expresiones afectivas. - si considera que el cuerpo es parte de la naturaleza y que tocarlo es parte de lo que significa la expresión corporal, no debe restringir la expresión corporal, explicando a la vez que hay ámbitos públicos y privados donde manifestarse y que la decisión de compartir el cuerpo es individual, nunca por sometimiento, ni por sumisión, ni explotación.

    - si considera que se debe tener el derecho a la manifestación amorosa, no puede 'sacar a los hijos'  fuera de la casa cada vez que pololeen. Al contrario, debe integrarlos y conocerlos.

    - debe referirse a los cambios que hay en los cuerpos de sus hijos, no sólo restringirlos a las poluciones nocturnas de los chicos, ni al crecimiento del busto en las chicas. También advertir que existen cambios en la forma en que el ser humano va relacionándose en términos más eróticos y que significa que ellos pueden tener una conducta de mayor entrega con la persona que deseen tener mayor acercamiento.

    - en general los chicos ven mucha teleserie y los programas juveniles, si los padres quieren conocer la visión de sus hijos frente a esta programación, es importante mirar con ellos los mismos programas, irles preguntando qué opinan, para ver cuánto se acerca a lo que ellos pensarían que podría ser su propio comportamiento.

    - si la familia considera que debe existir equidad de las relaciones entre los géneros, aprovechar que las nuevas generaciones tienen una visión más complementaria que jerárquica, respecto del tema y cuestionar el rol de hombres y mujeres los estereotipos de la televisión y publicidad.

"Es más fácil de lo que uno pueda pensar", afirma Renata. No se trata de decir en este minuto vamos a hablar de tal cosa o vamos a escucharnos. Ésa es la diferencia entre la información y la formación. No se trata de sermonearlos, sino de ser consecuentes con lo que pensamos que tenemos que entregar de información".

Una forma de iniciar el proceso es conocer nuestros propios planteamientos.

CUESTIONARIO PARA LOS PADRES
  1. Qué valor y qué significado tiene para los padres el tema de la sexualidad, antes de mirar para afuera.
  2. ¿cuánto de lo que son como personas (ámbitos público y privado) tiene consistencia con esa visión?
  3. ¿cuánto están capaces de aceptar que los hijos tengan distintas visiones a las suyas? ¿significaría el rompimiento de las relaciones familiares?
Para Renata Ortega de la coherencia que exista entre lo que piensa una persona de la sexualidad y su comportamiento, se podría afirmar si va a ser más o menos feliz sexualmente.

La mayor parte de los problemas y de las tensiones sexuales que existen es porque no hay claridad del tema de valores sexuales que sustenta su comportamiento. Se puede estar guiando por lo que está de moda, y liberalizar su conducta aunque su modelo de valores sea conservador. 

En el otro polo está la gente que conociendo su modelo valórico, tiene conductas que no son consistentes. Por ejemplo, una chica que haya decidido no tener actividad sexual antes de tener una pareja estable, pero que con unas copas de más tiene relaciones con la persona con la que ha estado hablando durante la fiesta. "A pesar de que la sociedad no sanciona este tipo de comportamiento, para ella puede ser una situación muy tensionante, porque su comportamiento pasó a llevar su propia ética sexual", concluye la psicóloga.


MÁS INFORMACIÓN

    Información

    Técnica

    Descripción BreveRenata Ortega, psicóloga, terapeuta sexual y asesora del ministerio de Educación en política de sexualidad responsable, habla claramemte del deber de la familia ante la educación sexual responsable de sus hijos.
    IdiomaEspañol (ES)
    Autoreducarchile
    Fuenteeducarchile

    Queremos tu

    Opinión