Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Conflicto estudiantil: claves de acercamiento

El reciente conflicto estudiantil, más allá de sus demandas específicas, abre una serie de intrerrogantes en torno a la capacidad de interlocución que tenemos como sociedad y de la necesidad de traspasar las formas tradicionales de resolver conflictos. En el siguiente artículo tres expertos entregan algunas claves para acercarse al tema; coinciden en que si Chile quiere avanzar como sociedad democrática, es claro que se necesita avanzar con propuestas innovadoras de diálogo y encuentro.

Los adultos decimos que los jóvenes no quieren dialogar y en realidad es que nosotros no sabemos seducir al diálogo, señala Mónica Bravo, directora del Centro de Mediación y Convivencia Escolar

'Creo que habría que hacer un estudio en profundidad sobre cuáles son las raíces y las lógicas desde donde se contruye este ‘pingüinazo’. Cualquier intendo de solución no tendrá vuelta si no se comprende cuáles son las racionalidades de estos jóvenes', asegura Abraham Magendzo.

"Nosotros, como adultos, tendríamos que ir al origen, acercarnos más a los chiquillos y compartir sus inquietudes. Pero actuamos como si tuviéramos miedo de los jóvenes. Los jóvenes lo perciben y se relacionan con cierta agresividad contra los profesores, contra la iglesia, contra las familias", asegura Juan Díaz s.j. vicario para la educación.

Foto color estudiantes

Basta oír los discursos de los alumnos y de algunas autoridades para entender que el actual conflicto estudiantil no tiene resolución rápida. Más allá de las puntuales tomas de liceos y de sus poteriores desalojos, es claro que a la base susbsiste una falta de diálogo que aparece preocupante. Desde el punto de vista educativo, cabe preguntarse si ¿existen hoy espacios adecuados para el diálogo al interior de las escuelas? o ¿estamos formando para la resolución pacífica de conflictos?

Tres expertos consultados por educarchile intentan en lo que sigue dar algunas claves de acercamiento. Coincidiendo que no se trata de un tema fácil, su reflexión parece abrir algunas puertas a tomar en cuenta a la hora del debate. Subrayan la inoperancia de medidas extremas como la cancelación de matrícula, anunciada en la comuna de Providencia y hacen un llamado a sentarse a ver algunos mensajes  -dichos y no dichos- que parecen repetirse en las acciones estudiantiles.

Queda claro que el tema no es de fácil solución. También queda claro que se requieren nuevos  esfuerzos diálogo. Pero sobre todo, capacidad país de ir más allá de las soluciones tradicionales y abrir espacios innovadores para que las diversas demandas y posiciones puedan encontrarse.

Foto color de Mónica Bravo, directora del Centro de mediación escolar 

Mónica Bravo Álvarez, directora del Centro de Mediación y Convivencia Escolar

  • Siento que los hechos de los útimos días obedecen a una última diapositiva, que tiene que ver con la escasez de espacios de diálogo al interior de los colegios. Este conflicto se ha estado lateralizando; se ha conversando a nivel de las cúpulas y manejando desde la violencia, producto de que no ha habido espacios de diálogo al interior de la sala de clases y en eso estamos involucrados los maestros que somos parte importante en este proceso de transformación educacional.  No veo una resolución inmediata, porque cambiar las miradas y las formas de  abordar el conflicto requiere de procesos que toman tiempo. Los jóvenes han aprendido de nosotros una forma de enfrentar los conflitos, como las protestas, donde se ve básicamente la violencia, tanto de carabineros, como de alumnos y alcaldes, o del señor al que se le ocurrió cancelar la matrícula de sus alumnos o cerrar el año escolar .

    Los adultos decimos que los jóvenes no quieren dialogar y en realidad es que nosotros no sabemos seducir al diálogo. Ellos nos observan confrontándonos en nuestras relaciones adultas y muchos de nosotros hemos perdido la fe de poder enfrentar las situaciones. Pero ¿después de la violencia del conflicto qué pasa?. No pasa nada. No estamos aprendiendo del conflcito..

     Siento que los actores participantes de esta situación están haciendo como más de lo mismo, más de lo que se ha hecho siempre. La propuesta es cómo, de verdad, convocamos a un diálogo desde la igualdad. Y ese es un tema difícl de abordar porque estamos navegando en las relaciones desde nuestros prejuicios, creencias y costumbres. Es un ejercicio nuevo para nosotros los adultos, como para ellos. Las jerarquías imperan en nuestras relaciones y no sabemos escuchar.

    Por otra parte, los ritmos en que nos estamos manejando los adultos son diferentes a los de los jóvenes. Esta mesa que se convocó va a soluciones muy superficiales y los jóvenes lo perciben. En sus demandas, han validado la posibilidad de un cambio profundo. Pero nosotros como adultos, no tenemos esperanzas de transformación y estamos pegados en una sola verdad.  
Foto color de Abraham Magendzo

 Abraham Magendzo, doctor en Educación, experto en temas de resolución de conflicto.

  • Lo que está ocurriendo hay que mirarlo como un tema país. No se trata de resolver asuntos puntuales, por muy importantes que sean. El mensaje que están entregando los estudiantes -puede que no lo verbalicen como lo hago yo-  es una crítica a que desde la educación no se hace ningún intento serio por modificar situaciones injustas y nosotros deberíamos ser mucho más ágiles y más innovadores para tratar de responder a esto... debemos decodificarlo y deconstruirlo Cuando hablamos de educación, no estamos hablando del problema de una escuela, si no de un problema de la sociedad, que debe repensar holísticamente las alternativas, no sólo para solucionar la problemática puntual, como el pasaje escolar de los alumnos... La respuesta que dio el país es la creación de una comisión, lo que no tiene nada de innovador. El mensaje fue: ‘vamos a hacer más de lo mismo’.  El problema del desalojo está inserto en la lógica de una sociedad muy amedrentada,  temerosa de que los límites se desborden. Una sociedad amedrentada quizás producto de la dictadura o de nuestra cultura. Es la lógica de la guerra, opuesta a la lógica del diálogo que es una lógica que no se improvisa e implica una estrategia distinta de país.

    En todo caso, yo no creo que sea demasiado tarde si hay inteligencia suficiente para entender en qué proceso estamos. Pienso que habría que hacer un estudio en profundidad sobre cuáles son las raíces y las lógicas desde donde se contruye este ‘pingüinazo’. Cualquier intendo de solución no tendrá vuelta si no se comprende cuáles son las racionalidades de estos jóvenes.
Padre Juan Díaz, Vicario de Eduación. 

vvvJuan Díaz , s.j.
Vicario Episcopal para la Educación

  • Creo que el conflicto estudiantil va más alla de si la LOCE es buena o mala o que si la JEC es positiva o negativa. Evidentemente hay reclamos concretos desde los jóvenes, pero la sensación que yo he tenido desde el comienzo es que aquí hay un conflcito de lo jóvenes con el mundo adulto. Se trata de un malestar derivado de que nos ven como personas que queremos formarlos para ser eficientes en un mundo competitivo. Por otra parte, los chiquillos y chiquillas están reclamando más atención, más afecto y más aprecio, esto para mí es una realidad, que podría ejemplificar con varias situaciones.

    Nosotros, como adultos, tendríamos que ir al origen, acercarnos más a los chiquillos y compartir sus inquietudes. Pero actuamos como si tuviéramos miedo de los jóvenes. Ellos lo perciben y se relacionan con cierta agresividad contra los profesores, contra la iglesia, contra las familias, quizás indicando que a pesar de que conocemos las injusticias que se dan al interior de la educación, no hemos hecho nada.

    Aún así, las reivindicaciones escolares han producido un gran movimiento. En el reciente Congreso nacional de educación católica, se presentó un grupo de estudiantes católicos que se está organizando con el fin de tener una postura ante los temas de educación. Y los adultos debimos escuchar sus planteamientos abiertamente y  les manifestamos, sinceramente, nuestra preocupación por estos temas.

    En cuanto a las últimas acciones  creo que es importante volver a diálogar y no permanecer en posturas inflexibles. Hay casos extremos, como el cierre de matrícula, donde se debería volver a revisar estas decisiones.

Información

Técnica

Descripción BreveArtículo que presenta tres miradas de expertos para acercarse al conflicto estudiantil.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión