Loading

compartir

Artículo

¿Cómo enseñar el 12 de octubre de 1492?

¿Conquista? ¿Encuentro? ¿Invasión? ¿Se debe tratar de la misma manera la llegada de Colón a América que las acciones de Pizarro? ¿Se debe celebrar el 12 de octubre en una fecha distinta? Tres historiadores latinoamericanos, desde las realidades chilena, boliviana y peruana, reflexionan acerca de este hito y sobre qué conceptos utilizar a la hora de abordarlo en clases.

 
Eduardo Cavieres, Doctor en Historia, profesor Universidad Católica de Valparaíso y U. de Chile
 Foto color Eduardo Cavieres
Las conmemoraciones deben tener el sentido de la pertenencia temporal al momento que se recuerda. Si se estima que la celebración de un evento es significativo y merece la atención social al mismo, entonces razones puramente económicas no pueden cambiar los días de celebración en fechas movibles que terminan siendo fines de semana largo sin que la sociedad tenga idea del porqué y además restando el verdadero significado de lo que se pretende celebrar. Los hechos y procesos en la historia mantienen o no sus significaciones y cuando éstas se pierden, entonces ¿para qué seguir celebrando y dando días feriados? Si el 12 de octubre es importante, entonces debe celebrarse el 12 y no el 8, el 9 o en otro cualquier día según sean los días del calendario. En este contexto, cabe la pregunta de si realmente se sigue celebrando el 12 de octubre en las escuelas, y de qué manera, o si se hace por simple obligación del calendario escolar sin una real valoración de lo que se intenta recordar. Si no coinciden las valoraciones sociales con lo que sucede en la escuela, el problema no es cómo se debe enseñar un evento como el 12 de octubre de 1492, sino el si se debe o no continuar con una commemoración que al parece pierde sentido
 
Gustavo Rodríguez Ostria, historiador y lic. en Economía.  Viceministro de Educ. Superior, Ciencia y Tec. en el gobierno de Carlos Mesa.  Foto color del historiador Gustavo Rodríguez
La historia no es lineal ni inocente. En un país como Bolivia, el 12 de octubre no sucedió hace siglos, ocurre, por el contrario, cada día. En otras palabras, el pasado, y la historia no son contemporáneos. De modo que debemos usar esta fecha para reflexionar, desde el pasado, sobre nuestra nación plural y multicultural que no somos y aspiramos ser. Por eso mismo, deberíamos dar mayor énfasis en la situación indígena postconquista, revelando que la condición de colonialismo interno de Bolivia se prolonga hasta hoy. Pero por otro lado, enfatizaríamos que en 1492, se instalaron en lo que hoy es Bolivia a otros grupos socales étnicos, blancos y mestizos, que no son necesariamente los herederos ni los culpables de lo que ocurrió en 1492.  
Cristóbal Aljovín de Losada, doctor en Historia de la U. de Chicago. Profesor de la U. Nac. M. de San Marcos (Perú).  Foto color Cristóbal Aljovín
Es una pregunta muy compleja que fue ampliamente debatida en el Quinto Centenario sobre qué conceptos usar, si hubo encuentro, conquista o invasión. En un debate sobre el significado de 1492 debe reconocerse que su comprensión depende de cómo se esté narrando la historia. En el Perú, la discusión varía mucho regionalmente. En Cuzco, por ejemplo, hay un gran orgullo sobre lo incaico y una visión más negativa de los españoles, que la que podríamos encontrar en Lima. Para abordarla desde una mirada amplia se debiera tratar de ver los diferentes lados de la historia y complejizarla, desde el punto de vista español e indígena y más delante desde la población africana, que en algún momento llegó a ser el 5% de la población peruana. Se debe analizar cómo afectó la dominación española, reconociendo sus diferentes etapas. Por ejemplo el tratamiento de la llegada de Colón a América es distinto al que se hace de la conquista. Se analiza el viaje y la problemática de Colón, incluso se menciona que parte de la población indígena murió por enfermedades. En cambio nuestra comprensión de la conquista y de la época colonial es negativa. Se la ve como un lado oscuro de la historia del Perú, porque nosotros tenemos una imagen muy idealizada del imperio incaico. Es el lugar donde la gente estaba bien alimentada, en una sociedad igualitaria, muy antiliberal, de comunidad, más que de individuos. En ese sentido la historia del Perú no es progresiva, no se trata de un país que ha ido avanzando en su desarrollo, es una historia donde hay un gran pasado mítico y un corte abrupto, terrible, que es la conquista. Esa es la visión que tiene el profesor de colegio y muchos intelectuales, es una visión exagerada e idealista, pero es menos importante que la Guerra del Pacífico como creación de identidad.
 

LEE LAS RESPUESTAS A LAS SIGUIENTES PREGUNTAS

Pregunta: ¿Qué piensa de la enseñanza de la historia?
Pregunta: ¿Cuáles deben ser los énfasis de la capacitación docente en la enseñanza de la historia?
Pregunta: ¿Cómo se debe enseñar hoy el 12 de octubre de 1492?
¿De qué manera se debe trabajar la Guerra del Pacífico?

Queremos tu

Opinión