Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Adolescencia: desarrollo socio emocional

Los cambios biológicos afectan también a los jóvenes en lo emocional y lo social, lo que se agrega a los cambios que en esas áreas están experimentando tanto por su propio desarrollo como por las nuevas exigencias y restricciones que el medio les plantea. Enfrentan entonces dos desafíos básicos: aceptar y entenderse a sí mismos por una parte, y por otra, entender y desarrollar una relación armónica con su medio sociocultural.

Si bien prefiere a los amigos de su propio sexo, surge un interés incipiente por el otro sexo y comienza a compartir algunas actividades además de las fiestas.

Autoestima: cómo apoyar el crecimiento de una persona segura y con límites

A qué se refiere específicamente este concepto, cómo favorecer una autoestima positiva en cada etapa de la infancia y qué podemos hacer para revertir una autoestima 'negativa' son los temas de este artículo.


La familia frente a las drogas

Hablar con los hijos sobre las drogas y las adicciones es una necesidad que se plantea desde la más temprana infancia. El rol de la familia en la prevención del consumo de drogas en niños y adolescentes es fundamental.

Desde el comienzo de la pubertad el joven experimenta dudas frente a los nuevos roles que deberá asumir en la sociedad y a su capacidad para asumirlos. El mundo seguro de la niñez da lugar a la confusión: sabe que ya no es un niño, pero la sociedad no lo reconoce como a un adulto. Entonces, el joven se cierra a la influencia de éstos, adopta una actitud crítica frente a ellos, presenta conductas de obstinación y cierta rebeldía frente a la autoridad, especialmente a los padres, e intenta establecer sus propios criterios, refugiándose en la mimetización con sus pares.

Así, la anhelada independencia no es tal, sólo que la dependencia pasa de los padres a sus coetáneos. Impulsado por este afán de ser como los otros, o por simple curiosidad, en esta etapa se producen los primeros contactos con la bebida y el cigarrillo, y en algunos casos con la droga, lo que si bien no implica que establezca una adicción a cualquiera de ellos, sí establece tal posibilidad. Con frecuencia se aisla del grupo familiar, encerrándose en su habitación a escuchar música o hablar por teléfono por horas. A veces tienden a responder con monosílabos o con un encogimiento de hombros y no se muestran dispuestos a entregar demasiada información a los adultos. Estos y otros comportamientos como los cambios de humor han dado lugar a la popular expresión 'edad del pavo'. Sin embargo, en asuntos realmente importantes, el adolescente recurre a los padres buscando guía y apoyo emocional.

Ya es capaz de ponerse en el lugar de otro, pero su tendencia al egocentrismo lo lleva todavía con frecuencia a proyectar sus propios sentimientos y reacciones en sus supuestos de lo que el otro estará experimentando. Hacia los 15 años se aprecia con claridad su progreso en la capacidad de ponerse en el lugar de los demás. Mejora las relaciones con los padres, si bien permisos y horas de llegada suelen ser motivo de discusiones.

De una fase de menor actividad en la edad precedente, pasa a los 14 años a un aumento notable de energía que lo lleva a involucrarse en múltiples actividades, a las que no siempre parece capaz de responder. Aumenta la seguridad en sí mismo, pero es capaz de autocrítica.

De fundamental importancia para el adolescente es la imagen de sí mismo, y aquí la apariencia física alcanza un rol preponderante, más destacado que aspectos intelectuales o incluso sociales, y muestra cierta tendencia a la disconformidad con su aspecto. Puede pasar horas frente al espejo, probando peinados, combinaciones de ropa o maquillaje y la aparición de un granito o espinilla puede ser vivida como un drama.

En cuanto a sus emociones, el joven alcanza gradualmente ente los 15 y 18 años una mayor estabilidad, presentándose menos cambios de estado de ánimo y tendiendo más al optimismo y a la alegría que a la tristeza que a veces acompaña la primera fase de la adolescencia. Surgen las primeras relaciones heterosexuales, las que suelen ser de corta duración, en especial las establecidas más tempranamente y que pueden ser fuente tanto de alegrías como de penas.

La adolescencia esta marcada por una tarea fundamental: la búsqueda de la propia identidad, con preguntas como ¿quién soy? ¿a dónde voy? Esta búsqueda que se extenderá más allá de la adolescencia se relaciona con comportamientos característicos de esta edad, como la asunción de compromisos con ideales que pueden ser políticos, religiosos, filosóficos, valóricos o personales, a los que adhieren con entusiasmo, algunos de los cuales pueden llegar a constituir un estilo de vida.

Un elemento de gran importancia relacionado con la búsqueda de la identidad está dado en esta edad por la elección vocacional que el adolescente enfrenta, a veces sin haber alcanzado la madurez suficiente ni verdadero conocimiento de las profesiones a las que aspira. La elección de carrera puede ser un intento de respuesta a la pregunta de ¿quién seré? e intervienen en ella variados factores, como la imagen que el sujeto tiene acerca de sus capacidades en las distintas áreas, su rendimiento en la educación media, el estatus social y económico de las profesiones, sus propios antecedentes socioeconómicos y también la presión y/o apoyo que sobre él ejercen padres y adultos significativos.

Información

Técnica

Descripción BreveLos cambios biológicos afectan también a los jóvenes en lo emocional y lo social, lo que se agrega a los cambios que en esas áreas están experimentando tanto por su propio desarrollo como por las nuevas exigencias y restricciones que el medio les plantea. Enfrentan entonces dos desafíos básicos: aceptar y entenderse a sí mismos por una parte, y por otra, entender y desarrollar una relación armónica con su medio sociocultural.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión