Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Personajes típicos del siglo XIX

Si te fijas, la cotidianidad de los chilenos en el siglo XIX no era tan diferente de la de hoy. Leyendo sobre los oficios de antaño podrás adivinar cómo vivían los abuelos de tus abuelos. No había electricidad, por eso existían las personas que vendían velas, y como no había cañerías para el agua, algunas personas la traían desde los ríos hasta las casas.

Este señor era el lechero, según una ilustración de Claudio Gay. Dicen que a veces por andar rápido iba dejando leche por todo el camino.

El caballero de la izquierda es un velero, fíjate en la vara que tiene sobre el hombro con las velas colgando. El que conversa con él es un simpático dulcero, en el canasto está su mercancía. Todas estas ilustraciones las debemos a Claudio Gay, un científico francés que visitó Chile en el siglo XIX. Por si quieres hojearlo, aquí está su Atlas de la historia física y política de Chile.

Aquí está el heladero. En la mano izquierda tiene un cucharón con el que reparte el helado.

Plaza de la IndependenciaEste cuadro de Claudio Gay llamado "Plaza de la Independencia" muestra la vida cotidiana del siglo XIX. ¿Algunos de los personajes de la época? Acá destacamos algunos:

Aguateros

El aguatero, como su nombre lo indica, vendía agua. Era un personaje muy importante para los barrios porque en esa época no había cañerías que transportaran el vital elemento a las casas, por lo que las personas dependían exclusivamente de este señor para asearse y beber. Con la llegada del servicio de agua potable en 1900, el oficio de aguatero empezó a caer en desuso y desapareció.

Los aguateros andaban encima de una mula con dos pequeños barriles, uno a cada lado del animal sobre una armazón de madera. Vestían un sombrero cónico y un delantal de cuero. Llevaban una vara con un garfio en la punta, haciendo sonar un cencerro para anunciar su presencia. Cuando alguien se acercaba a comprar, el aguatero soltaba una de las dos tinajas y sostenía la otra con la vara para evitar que se cayera por la falta de contrapeso.

Había buenos aguateros y honrados, pero, hay que decirlo, había también otros irresponsables que llenaban sus barriles con agua sucia o en lugares donde otras personas lavaban ropa y daban de beber a los animales. Las autoridades hacían lo posible por fiscalizar para que eso no ocurriera y realizaba controles, pero había demasiados aguateros.

El Lechero
Vendía leche en pequeñas ánforas de hojalata, que transportaba sobre una mula.

La Lavandera
Las lavanderas cobraban por lavar la ropa. Iban con un gran canasto a lavar a las fuentes de agua.

Los suplementeros
Los suplementeros eran los vendedores de diarios, muchas veces niños que pregonaban a voz en cuello las últimas informaciones. Tal como sucede en nuestros días, la demanda por diarios y revistas aumentaba ostensiblemente en épocas electorales, durante las campañas parlamentarias y presidenciales.

Los carniceros callejeros
Estos eran carniceros ambulanres, también llamados muleros de la carne, que llevaban pedazos de carne sobre alforjas a los costados de la mula. Caminaban detrás del animal con un gran cuchillo para trozar, gritando: 'carne de vaca' o 'carne de cordero' según el caso. Según testimonios de la época, los pedazos de carne tenían un aspecto sucio, y eran seguidos por un enjambre de moscas. Puaj, qué asco.

Vendedor de pasto
Otro personaje importante era el vendedor de pasto, que sentado sobre su carga…No existía aún la costumbre de secar el heno y de venderlo aprensado, por lo cual se vendía el pasto verde y recién cortado. Este era un buen oficio, pues los caballos abundaban en la ciudad

Los 'polleros'
Andaban a pie con las gallinas vivas y cacareando al hombro. Las autoridades los obligaron a llevar a las aves en canastos o cajones, y mas tarde se les exigió vender sólo en los mercados.

Veleros
Al atardecer aparecían los veleros en las calles con una vara al hombro de la que colgaban velas. Iban gritando: '¡velas de sebo!'. Como no había luz eléctrica las velas eran la única forma de alumbrarse en la noche.

Hojalateros
'¡Bacinicas de hojalata muy baratas!', gritaba el hojalatero al anochecer, y con eso ya sabes lo que vendía. Pero además arreglaba utensilios de metal, ollas y tiestos a domicilio.

Los petaqueros
Eran panaderos ambulantes, contratados por las panaderías para vender el pan en la calle. Lo trasladaban en recipientes de cuero tapados y envueltos en un paño blanco.

Cataneros
Eran policías civiles que cuidaban las calles durante la noche, un servicio de seguridad compuesto por los vecinos, que se organizaban para detener a los delincuentes. También se les llamaba celadores, y llevaban un sable.

Dulcero
Este simpático señor paseaba por la calles vendiendo dulces y pasteles en un canasto de mimbre.

Heladero
El heladero vendía helado, pero no el helado que crees tú. Se trataba más bien de hielo picado con azúcar y jugo de frutas. Lo transportaba en un balde acondicionado para que no se derritiera y los iba sirviendo con una gran cuchara.

Y bueno, seguramente habrá más personajes, estos son algunos de los más conocidos. Ojalá te sirva conocerlos.

Información

Técnica

Descripción BreveDescripción de algunos de los personajes típicos chilenos del siglo XIX.
Sugerencia de uso educativoEste texto da la posibilidad de investigar sobre el tema y abundar en información sobre los personajes típicos del siglo XIX.
Otros Artículos
Recursos Relacionados
Temas de Interés
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile
Clasificación Curricular
NivelAsignaturaEje y habilidades
6° básicoHistoria, Geografía y Ciencias SocialesHistoria
6° básicoHistoria, Geografía y Ciencias SocialesHabilidades disciplinares/Análisis y trabajo con fuentes

Queremos tu

Opinión