Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Cómo defender una idea

A pocos días de la segunda vuelta para elegir al nuevo presidente de Chile, los debates entre candidatos roban tanta cámara como sus protagonistas ¿De qué sirve un debate presidencial? ¿Qué está en juego? ¿Cómo se desarrolla la capacidad de exponer puntos de vista y esgrimir argumentos y contraargumentos?

Basta sintonizar un programa de conversación en la televisión para ver cómo opera la argumentación de los distintos protagonistas. Un buen ejercicio que no debiera pasar por alto a nivel escolar ni familiar, a fin de contribuir a la formación de 'espectadores críticos'.

Los cuatro candidatos de las elecciones de diciembre 2005. De ellos sólo Michelle Bachelet y Sebastián Píñera pasaron a la segunda vuelta enfrentándose a un debate el 4 de enero de 2006.

La argumentación refleja un pensamientos organizado, ya que se recurre a ella para justificar ideas y opiniones, persuadir a otros de nuestros puntos de vista e influir sobre su comportamiento en la toma de decisiones.

Aunque no nos demos cuenta, y frecuentemente los aceptemos sin más como 'verdades', diariamente estamos a merced de los argumentos de alguien. Estos pueden ir desde las bondades de un bloqueador solar o los contenidos de un programa de televisión, hasta las mejores razones para que votemos por un candidato. De ahí la importancia de entender cómo opera un discurso, de qué trata un argumento y cómo es posible identificar qué se está queriendo decir en cada caso o cuál es el punto de vista .

El tema no es simple, pero se puede analizar por partes. Si se busca en el diccionario, la palabra argumentar aparece como sinónimo de 'argüir, sacar en claro, probar'. En otras palabras, argumentar significa defender una idea o una opinión, aportando razones que justifiquen una determinada postura.

Basta una mirada a los mensajes que diariamente nos entrega la radio y la televisión para ver de qué estamos hablando. Por ejemplo, ¿son coherentes las opiniones de los entrevistados de un diario? ¿qué estrategias discursivas utilizan los candidatos para influir en la opinión pública y conseguir votos?¿Qué tipo de argumentos entrega la publicidad de un producto para que la gente lo compre? ¿por qué se recurre a imágenes de mujeres para vender autos o bebidas? ¿Cómo opera el discurso de los mensajes publicitarios o de los medios de comunicación en general? ¿Cómo descubrir el punto de vista de los distintos medios?

Discurso y pensamiento

Ya desde la filosofía del alemán Wittgenstein sabemos que 'somos en el lenguaje'. Eso significa que no podemos pensar sin hacerlo con palabras. Y que cada vez que exponemos un punto de vista sobre cualquier cosa, sin importar el tema estamos elaborando un 'discurso' y 'argumentando'.

Pero, ¿sabemos cómo desarrollar racionalmente un argumento que dé cuenta de lo que pensamos? ¿podemos reconocer en otros la lógica de sus argumentos? y, ¿desde cuándo se hacen debates presidenciales y por qué?

La argumentación refleja un pensamiento organizado, ya que se recurre a ella para justificar ideas y opiniones, persuadir a otros de nuestros puntos de vista e influir sobre su comportamiento en la toma de decisiones. ¿Cómo hacen esto los medios de comunicación? ¿Cómo aceptamos o rechazamos las verdades de la tele?

¿Es posible aprender a argumentar y debatir?, ¿cuáles son los ejes de una argumentación? Tradicionalmente se dice que la argumentación consta de tres componentes clave:

  • El objeto de la argumentación: es el tema sobre el cual se habla.
  • La tesis: es la postura que el argumentador adopta sobre el tema en discusión.
  • Los argumentos propiamente dichos: las razones en que basamos nuestra postura frente al tema que es objeto de reflexión y argumentación.

Pero ¿qué tipos de argumentos existen? ¿cómo podemos identificarlos?

En términos generales, es posible distinguir diversos tipos de argumentos según su función, su capacidad de persuasiva, su contenido o su finalidad. Ellos podrían resumirse en los siguientes:

  • Argumentos racionales: recurrencia a ideas y conceptos admitidos y aceptados por el conjunto de la sociedad.
  • Argumentos de hecho: muestra de pruebas observables.
  • Argumentos de ejemplificación: recurrencia a ejemplos explicativos.
  • Argumentos de autoridad, basados en opiniones de personas de prestigio.

A ello se agrega la posibilidad de distinguir entre ARGUMENTACIÓN POSITIVA que es aquella que apoya, aprueba o respalda una determinada postura y la ARGUMENTACIÓN NEGATIVA, que se conoce también como 'refutación' o 'contraargumento'.

Basta ver un programa de conversación en la televisión para ver cómo opera la argumentación de los distintos protagonistas. Un buen ejercicio que no se debiera pasar por alto a nivel escolar o familiar. Porque no sólo ayuda a la formación de 'espectadores críticos' sino, si se está por ejemplo ante un debate político, a la formación de ciudadanos. Nadie dijo que el debate como proceso de aprendizaje sea fácil. Cuesta aprender a debatir. Pero se puede.

Más información de interés:

Información

Técnica

Descripción Breve¿De qué sirve un debate presidencial? ¿Qué está en juego? ¿Cómo se desarrolla la capacidad de exponer puntos de vista y esgrimir argumentos y contraargumentos?
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Relacionados

Palabras Clave

Queremos tu

Opinión