Sigue a educarchile en

Cantidad de usuarios online 1.500.000

Recursos educativos interactivos

compartir

Artículo

Niños en vacaciones de invierno

De la rutina escolar al libre albedrío: el primer día de vacaciones de invierno de los más pequeños es inevitablemente un pequeño desastre a nivel doméstico. ¿Hay manera de prevenirlo?

Toda esta energía pasará a los hogares durante las vacaciones.

Lo ideal es sacar a los niños al aire libre; pero no siempre se puede... sobre todo en invierno.

Los talleres artísticos son una buena alternativa para mantener la atención de los niños. Entretención y aprendizaje: dos por el precio de uno.

Vacaciones significa pasarlo bien, y los niños lo tienen incorporado a su imaginario, por eso celebran de cualquier manera el brusco cambio de actividades que implica el fin de las clases. La mayoría de los papás sin embargo, no puede tomarse vacaciones en esta fecha y prefieren dejarlo para el verano, cuando las vacaciones de los hijos son más largas y representan una inversión mayor de tiempo.

La Psicóloga infanto juvenil María Eugenia Corbalán relaciona la euforia de los niños durante las vacaciones con el hecho de que, tras haber estado sujetos a normas rígidas en la escuela, no saben mucho cómo usar el tiempo libre. Pueden estar más agitados o aburridos, porque en la vida cotidiana tienen bien definidos sus deberes y obligaciones, cuando llegan las vacaciones se les desarma eso y por lo tanto son más proclives a portarse mal o andar excitados, se pueden descompensar más fácilmente.

"Tienen un día libre y se desbandan –señala la especialista–, los días normales están tan estructurados que ellos conocen bien sus rutinas; por lo tanto están más contenidos". Pero la súbita interrupción de la vieja rutina abre las posibilidades a que se pongan más impulsivos, más ansiosos. Es entonces cuando se dan situaciones como las clásicas llamadas por teléfono a la mamá al trabajo o al celular para acusar a sus hermanos de algo, o cuando los niños simplemente no saben qué hacer y se aburren.

Pasar de las obligaciones escolares al libre albedrío es la clave del cambio de conducta, sobre todo en el caso de los más pequeños, que son más inquietos y tienen más necesidad de botar energías. Lo ideal es sacarlos a pasear a lugares al aire libre, pero si no se puede estar con ellos, ¿Qué hacer?

La clave según María Eugenia Corbalán es sustituir la antigua rutina por una nueva: "hay que ordenarles un poco el cuento porque se ponen más loquitos". Esto se traducirá en definir horarios fijos para la televisión, el almuerzo y las salidas. "Lo óptimo es poder armarles una cierta estructura, ya sea con actividades extras en la medida de lo posible o poder tenerles un horario con actividades diseñadas desde antes", señala la especialista.

Cada familia tiene sus propias costumbres y características que los papás saben diferenciar. Ejemplos no faltan: "conozco el caso de una mamá profesora –continúa María Eugenia– que le inventaba actividades colegiales a sus hijos y hasta les tenía horarios de recreo con colación, era un ratito en la mañana en que la casa se convertía en un pequeño colegio; para los niños era como un juego y enganchaban súper bien con eso".

El mayor tiempo en la casa hace también que los niños estén expuestos más tiempo a situaciones indeseables, como que naveguen por internet por su cuenta y accedan a páginas para adultos o vean programas violentos en la televisión. Existen maneras para prevenirlo habilitando internet para que no puedan llegar a ciertas páginas, y en el caso de la televisión, para eso son útiles los sistemas de control parental que usualmente ofrecen los proveedores de estos servicios. Pero además ayuda mucho la fijación de horarios.

María Eugenia, que también es madre de tres niños, sostiene que además del control que uno puede tener, también hay que involucrarse: "cuando uno llega del trabajo puede ver qué páginas han visitado, o preguntarles sobre lo que han hecho en el día. Uno debe estar atento y presente para restringir estos riesgos. Mi susto es más por la tele, pues en mi casa tengo internet con minutos controlados, lo que limita el acceso de los niños".

Todo apunta a que las vacaciones de invierno significan un pequeño desastre que es inevitable, dada la estrechez de tiempo que impone la vida moderna a la familia. Pero a fin de cuentas, la tarea de los padres en esta coyuntura es propiciar que los niños disfruten de la mejor manera posible de su tiempo libre.

Sigue con educarchile:

Impacto de las vacaciones de verano en logros educacionales.

Información

Técnica

Descripción BreveArtículo en el que la psicóloga infanto juvenil María Eugenia Corbalán analiza el comportamiento de los niños en sus vacaciones de invierno.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile

Queremos tu

Opinión