Loading

compartir

Artículo

La profesora de lenguaje que pide jugar en clases

Inés Alegre decidió innovar y así fue como convocó al karaoke , los video y el rap a la hora de enseñar.

"Todos los estudiantes mejoraron su velocidad lectora", dice la profe estrella 2012, Inés Alegre. 

¿Te imaginas alumnos divirtiéndose y aprendiendo en la clase de lenguaje? Pues eso fue justamente lo que experimentaron alumnos de quinto a octavo básico del Colegio Palmarés Los Cóndores de San Bernardo.

Esto, gracias a la innovación puesta en marcha por la profesora Inés Alegre, nominada el 2012 por sus propios estudiantes y escogida como la "Profe Estrella 2012", en el concurso nacional promovido por el portal educarchile, Elige Educar y Bibliotecas CRA.

Enfocada en los aprendizajes de sus estudiantes, ella buscó la mejor forma de enseñar contenidos, muchas veces complejos, de una forma mucho más accesible: "Para enseñar a niños hay que empatizar con ellos y ¡qué mejor manera de hacerlo que jugando!", comenta. Fue así como, con el apoyo del establecimiento en el cual trabajaba, diseñó una estrategia de enseñanza aprendizaje cuyo pilar fundamental estaría en la realización de actividades lúdicas. "Para mí es tan entretenido mi trabajo, lo hago con tantas ganas y tan contenta que jugar y ser lúdica me resultaba natural", explica.

Las clases de lenguaje con Inés, distaron de las tradionales: "Comenzamos a realizar actividades como las Olimpiadas de verbos, con distintas competencias, como el twister, donde yo indicaba la conjugación de un verbo y los alumnos debían disponerse físicamente en un lienzo, sobre la tarjeta correspondiente al verbo conjugado. Además hacíamos juegos de palabras, trabalenguas, muchas actividades propuestas por mis propios alumnos", cuenta.

Su apuesta incluyó además el desarrollo de "sesiones de hip hop poético, donde a partir de un poema creado colectivamente inventamos la música, la coreografía y la representamos. También hicimos rap. El desafío era vencerme en un cara a cara de rap, donde se debía cantar un contenido específico con ese estilo musical. Para mi regocijo, fui vencida", recuerda Inés Alegre.

Otra experiencia que tuvo un positivo impacto en el incremento de la velocidad lectora de los alumnos, fue la lectura cantada en karaoke, cada lunes y, para promover pensamiento crítico, el desarrollo de videos con temas sociales.

Según relata, "estas actividades generaron risas, alegría, lo pasaron bien y aprendieron". De hecho, los logros fueron evidentes: "Potencialmente todos los estudiantes mejoraron su velocidad lectora y los resultados académicos en lenguaje han fueron muy buenos pese a la alta exigencia. Incrementaron su vocabulario y el gusto por expresarse con riqueza de palabras. Pero, por sobre todo, los estudiantes esperaban con ansias la clase de lenguaje y eso fue impagable", comenta.

-¿Qué logran promover con este tipo de instancias?

- Fundamentalmente el gusto por aprender, por ir al colegio. El placer del saber, la curiosidad del descubrir y, con todo esto, niños más creativos, adaptados socialmente y, por sobre todo, felices.

Para mejorar prácticas pedagógicas (Inés Alegre)
  • Ser empáticos, autocríticos, innovadores, felices de la labor que desarrollamos. Comprender que no existen los malos alumnos o niños que no
    pueden aprender, sino profesores que no han logrado ser lo suficientemente asertivos.
  • Organizar, graduar, planificar el trabajo considerando el aporte de sus alumnos y recoger, en primera instancia, sus gustos y necesidades.
  • Asegurar un lugar tanto física como afectivamente acogedor, alegre, donde el alumno se sienta seguro y amado, y donde las actividades que
    desarrolla sean acordes con su mentalidad y edad de desarrollo.

Este artículo es parte de la serie que el Área de Educación de Fundación Chile publica semanalmente en el diario Las Ultimas Noticias.

Queremos tu

Opinión