Loading

compartir

Artículo

Pedagogía hospitalaria: la experiencia latinoamericana

Llegan al hospital por algún accidente o enfermedad. Son niños de distintas edades y con diversas necesidades. No importa de donde vengan, todos tienen derecho a la educación; esa que se preocupa de la persona, esa donde la sala de hospital se transforma en un sala de clases.

cintillo con foto de alumnos Escuelas Hospitalarias de Costa Rica

Hace 53 años se generaron experiencias de pedagogía hospitalaria en el Hospital Nacional de Niños, ubicado en San José, la capital de Costa Rica. Esta modalidad ha ido creciendo con el tiempo, se trabaja con niños hospitalizados y con aquellos que necesitan tratamiento continuo según la enfermedad que tengan.

Existe una atención directa al niño o adolescente tanto en su cama o cubículo donde se encuentra como en un aula hospitalaria, el cual tiene un ambiente relajado. El estudiante tiene acceso a recursos didácticos y audiovisuales, destinados a desarrollar los contenidos pedagógicos de forma lúdica, atrayendo así, su interés hacia el proceso de aprendizaje.

Gloria Paniagua, representante de escuelas hospitalarias en Costa RicaAquí se atienden casi todas las especialidades del hospital, desde neonatología, pasando por endocrinología, oncología, cirugías hasta la unidad de quemados.

El 2005 se aprobó en el consejo nacional de educación una política nacional de educación hospitalaria, de manera que en todos los hospitales del país se pueda desarrollar la atención hospitalaria. “Esto aún no ha sido posible pero se están dando pasos importantes para que esa política se pueda implementar”, explica Gloria Paniagua quien fue directora, durante 16 años, de la escuela hospitalaria del Hospital Nacional de Niños.

Es un proyecto de 30 personas de diferentes especialidades. “Es una atención multidisciplinaria. Un logro muy importante para los médicos, es que parte del protocolo de la atención del niño es la referencia de la escuela, tanto en la atención temprana como en edad escolar”, cuenta Gloria.

Además, se asiste a los padres o apoderados del niño hospitalizado, entregándoles información, orientación y seguimiento, según las necesidades especiales de su hijo, a nivel  de desarrollo y de aprendizaje.

cintillo con niñas pintando. Frase "Escuelas hospitalarias Brasil"

“Brasil tiene escuelas hospitalarias desde la década del ‘50, pero no tenemos una integración. Existen problemas con la nomenclatura del término escuelas hospitalarias”, explica Eneida Simoes da Fonseca, profesora de la Universidad de Río y ex profesora de una escuela hospitalaria.

Eneida Simoes da Fonseca, profesora de la Universidad de Río y ex profesora de una escuela hospitalaria.A lo largo de todo Brasil, existen más de 100 escuelas, lo que “resulta poco si considaramos que somos casi 200 millones de personas”, aclara Eneida, quien rescata, además, que la posibilidad de participar en la Red, “nos ha ayudado a ser más fuertes en poner en práctica la ley educacional, ya que en Brasil depende de cada Estado si reconocen o no estos estudios dentro de los hospitales”.

En Brasil, se trabaja mucho con los estudiantes de pedagogía para que se formen integralmente también en esta particular educación, la que complementa la formación formal.

El currículo puede variar según la edad de los alumnos, pero “lo básico es igual para todos. Los niños tienen que saber escribir, leer, contar…. Entonces, al alumno se le entrega conocimiento y también confianza en su aprendizaje. La escuela hospitalaria hace este vínculo entre ésta y la escuela regular”, dice Eneida.

Esta mujer con años de experiencia en este tipo de formación escolar, comenta que la familia se entusiasma al ver que “su hijo tiene potencial y puede aprender igual, a pesar de tener problemas de salud. Se atienden estas necesidades especiales que, quizás, no se podrían atender en otro lugar y eso, la familia lo aprecia”, enfatiza la profesora brasilera quien agrega: “estos niños tienen el mismo derecho de educación que los otros niños”.

 cintillo con foto de alumnos de "escuelas hospitalaria Argentina"

Susana Guzmán, profesora de música hospitalaria, Presidenta de la Asociación Civil “Semillas del corazón” y de la “Red de Pedagogía Hospitalaria y Domiciliaria” de Argentina, nos habla de la realidad Argentina.

La asociación civil “Semillas del corazón” por los derechos educativos del niño enfermo, surge el año 2004 con la misión de promover y difundir los derechos educativos de los niños en situación de enfermedad, brindando atención sicoeducativa y construyendo redes sociales para mejorar la calidad de vida y la de su familia. 

La organización tiene una escuela en la casa cuna del hospital pediátrico de Córdova y, a diferencia de otros países, el servicio es hospitalario, ambulatorio y domiciliario. Atienden a los niños que están en reposo en sus casas por más de 15 días. “Un docente de nuestra escuela va al domicilio del niño dos veces por semana y, siguiendo el currículo de su escuela de origen, se realizan actividades educativas que tengan plena validez en cuanto a la acreditación de los aprendizajes tanto hospitalaria como domiciliaria”, explica Susana.

Susana Guzmán, , profesora de música hospitalaria. Presidenta de la Asociación Civil “Semillas del corazón y de la “Red de Pedagogía Hospitalaria y Domiciliaria” de Argentina.Es una escuela oficial, pública de gestión privada, “lo que significa que nosotros gestionamos la escuela pero el pago de los sueldos a los docentes dependen del Ministerio de Educación, el cual es nuestra autoridad máxima, a pesar de que la escuela se encuentra en un hospital público”.

En Argentina existen unas 100 escuelas hospitalarias y domiciliarias, siendo esta última modalidad, la más utilizada. Si bien no están cubiertas todas las necesidades, existe un avance. Sólo en Córdova hay tres escuelas hospitalarias, de las cuales dos tiene servicios domiciliarios.

A partir del 2006, en Córdova existe, además, una ley de escuelas hospitalarias y domiciliarias -la única del país- que rige la creación de escuelas hospitalarias de toda la provincia.

“La tarea grande que las escuelas tienen que cumplir es la difusión del derecho que los niños tienen, por un lado, de seguir aprendiendo, de acuerdo a la Convención de los Derechos del Niño, y por otro, que los niños tienen el beneficio de que la educación mejora ostensiblemente la calidad de vida”, aclara Susana, quien agrega. “Cuando los padres y los médicos notan que los niños empiezan a sentirse mejor, lo aprecian. El niño empieza a sentirse un sujeto activo de sus propios aprendizajes dejando por un momento el rol de ser paciente por el de ser alumno, lo que le provoca una actividad particular, cognitiva, expresiva, de formación, lo que lo pone en movimiento y mejora su calidad de vida”.

Están convencidos que: “La educación en tiempos de enfermedad ayuda a mejorar la situación de salud del niño y lo pone en predisposición de cura”.

cintillo que dice Escuelas Hospitalarias Chile"

flecha en tonalidades naranjas que representa el escritorio Genérico Para conocer la experiencia en Chile, ingresa aquí.

flecha en tonalidades naranjas que representa el escritorio Genérico Para ahondar en la experiencia Casabierta de Coaniquem, ingresa aquí.

Información

Técnica

Descripción BreveLlegan al hospital por algún accidente o enfermedad. Son niños de distintas edades y con diversas necesidades. No importa de donde vengan, todos tienen derecho a la educación.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión