Loading

compartir

Artículo

Interpretando el Simce

Analizar los resultados SIMCE es en primer lugar, entender junto al equipo técnico y docente qué dice en cuanto a debilidades y fortalezas, y complementar ese diagnóstico con los resultados de las evaluaciones internas que se hayan hecho en el colegio. A partir de ahí, todos los estamentos tienen el desafío de alinearse para mejorar los resultados. Los colegios y liceos viven a su modo las jornadas de análisis sobre estos datos; todos enfrentan dificultades particulares de acuerdo a su entorno e idiosincrasia particular.

El Centro Educacional Erasmo Escala de la comuna de Peñalolén vive un proceso de ajuste; está pasando de la categoría de técnico profesional a la de científico humanista, y en lo sucesivo atenderá alumnos de 7º básico a 4º medio.

La  Sociedad Educacional Santa Cecilia, de la comuna de Maipú, tiene una directiva dispuesta a dar la pelea por mejorar.

Una buena lectura reporta buenos resultados no sólo en lenguaje sino que también en el resto de las asignaturas.

Es importante definir lo que es salir mal o bien en SIMCE. No figurar entre los 100 mejores colegios del ranking establecido en la prensa puede ser una tragedia para algunos colegios, en tanto para otros las expectativas son muy diferentes.

Por eso si se establecen comparaciones, estas deben tomarse en relación a los resultados obtenidos en la prueba anterior realizada por el establecimiento, y en segundo lugar deben dirigirse a los colegios de una situación similar. Hay que mirar a esos establecimientos y ver en qué posición se está en relación a ellos.

No obstante, las dificultades del entorno no son justificaciones. La prensa rescató ampliamente el trabajo de los establecimientos que pese a sus condiciones económicas tienen buenos resultados. Las características de estos colegios ya suenan familiares, tienen una adecuada cobertura curricular, altas expectativas sobre los alumnos, practican la lectura silenciosa, etc.

Los puntajes sirven para un análisis más comparativo y los niveles de logro le ponen significado a dichos puntajes; están ahí porque es importante que los directivos no se queden en los números sino que transformen esto en una conversación sobre los aprendizajes de los niños.

Los colegios y liceos viven a su modo las jornadas de análisis sobre estos datos; todos enfrentan dificultades particulares de acuerdo a su entorno e idiosincrasia particular.

Trabajar en un entorno cambiante

El Centro Educacional Erasmo Escala de la comuna de Peñalolén vive un proceso de ajuste; está pasando de la categoría de técnico profesional a la de científico humanista, y en lo sucesivo atenderá alumnos de 7º básico a 4º medio. Esto ha traído un importante recambio de alumnos, con cursos heterogéneos sobre todo en la enseñanza media. Estas circunstancias influyeron indudablemente en los resultados obtenidos en la prueba de los segundos medios, que no fueron especialmente satisfactorios. Sin embargo, en lo tocante a los cuartos básicos, que son alumnos 100% preparados por el establecimiento, el puntaje experimentó un ascenso de 50 puntos, lo que llena de alegría a su directora, Patricia Barrientos.

Los buenos resultados en básica invitan a pensar a la directiva que el modelo diseñado para 4º basico es funcional; pero en el caso de 2º medio es más difícil implementar un sistema porque a diferencia de la enseñanza básica hay profesores diferentes para todas las asignaturas, lo que exige mayor coordinación.

A juicio de la directora no se deben mirar los resultados de 4º básico como un foco limitado: “tenemos que revisar todo el programa y proyectarnos hacia cómo lo estamos haciendo y cómo lo vamos a hacer de cara a los años futuros, es una práctica continua y ajustada a los logros que corresponden a cada nivel de estudio. Hemos tomado esto y fuimos piloto el año pasado de los mapas de progreso a nivel de la enseñanza media. Una vez que terminemos con esta tarea, sacamos por curso los mapas de progreso, que te van entregando las competencias por niveles que debe alcanzar cada niño, lo que nos dará una valiosa herramienta de trabajo”.

Hacerse cargo de una situación difícil

Las dificultades que debe enfrentar Juan Rodríguez como director de la  Sociedad Educacional Santa Cecilia, situada en la comuna de Maipú, no merman su entusiasmo por mejorar. Partió recién en marzo en el cargo junto a su equipo directivo, y tuvieron que hacerse cargo de las condiciones que llevaron a su establecimiento a ocupar una mala ubicación en los resultados de la prueba SIMCE. Cuando conversamos con él, acababa de salir de una larga reunión de trabajo, pero no parecía cansado: “nuestro compromiso (afirma) es estar, no en el ranking de los 10 peores sino en el de los 10 mejores y para eso estamos trabajando, hoy revisamos las metas con los profesores y una serie de temas que se relacionan con los resultados y dentro de las prácticas acordamos establecer un compromiso de gestión con el ministerio y una metodología de trabajo para la evaluacion de los aprendizajes, que es algo que la mayoría de nuestros docentes no domina del todo”.

Al analizar el puntaje obtenido por el establecimiento, el directivo planteó la necesidad de socializar la evaluación para que el estudiante y el apoderado sepan qué es lo que se va a evaluar y en qué condiciones. Por otro lado, Juan Rodríguez destaca la importancia de los niveles de logro, como datos valiosos para discernir los problemas de aprendizaje.

Consolidar lo logrado y trabajar para ir por más

Claudio Loo, jefe de UTP del Instituto San Martín, de Curicó, no oculta su satisfacción por los resultados obtenidos en el SIMCE, pero a pesar de eso manifiesta que la visión de su establecimiento es crítica y muy ambiciosa respecto al futuro. “Marcamos cierta diferencia con los colegio similares, pero la sensación es que falta amucho todavía para lograr aprendizajes de la calidade que queremos”, dice.

Trabajar en forma intencionada el desarrollo de los procesos cognitivos y de aprendizaje de manera más profunda es la divisa del establecimiento. “Desde esa perspectiva (sostiene el docente) nos hemos dado cuenta de que nos faltan muchos niveles en los cuales implementar las innovaciones y ser mas consistentes, en el fondo, tenemos la claridad de que aunque estamos en una buena posición nos falta muchísimo”.

Una de las iniciativas implementadas el año pasado por el Instituto San Martín fue la creación de un sistema interno de evaluación para medir los aprendizajes esperados, con el objeto de ir marcando los progresos cada dos años en el alumnado. “Hemos tomado los aprendizajes esperados de todos los subsectores (continúa) y hemos  desarrollado una evaluación intentando dar cuenta de los aprendizajes”. Aunque las mediciones que han tomado todavía tienen carácter experimental, el esfuerzo les permitirá identificar más exactamente dónde están las deficiencias, si en la comprensión de lectura, la resolución de problemas, etc, a fin de ir individualizando los problemas de aprendizaje para abordarlos de manera mas específica.

Información

Técnica

Fecha de Modificación18/05/2007
Descripción BreveArtículo sobre cómo interpretar los resultados SIMCE.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Relacionados

Palabras Clave

Queremos tu

Opinión