Loading

compartir

Artículo

Una toma para la historia

Quizás el movimiento de los secundarios del año pasado caló hondo en la sociedad chilena porque no sólo removía el espíritu de ustedes, “los pingüinos” de hoy, sino porque de alguna otra forma se recordó la mística y la fuerza de una generación que revolucionó el mundo universitario. Los jóvenes parecieran ser los que con su ímpetu generan cambios. Una toma para la historia fue la de agosto de 1967 en la Universidad Católica. Los protagonistas de ayer, celebraron la importancia de este hecho que ocurrió hace 40 años. Para que los tengas presentes en tus futuras luchas…

cintillo en blanco y negro con foto de un candado de "Una toma para la Historia"

La fría noche del 10 de Agosto pasado hacía presagiar una baja asistencia. Nos convocábamos para recordar los 40 años de la Toma de la Universidad Católica de Chile (UC) y el inicio de su Reforma. 

Por los oscuros pasillos del Campus Oriente de la UC a partir de las 21:00 empezaron a llegar, decenas de compañeros y compañeras de una jornada memorable. Muchos no se veían hace 40 años. Cada uno con su nombre en la solapa para facilitar los reencuentros. De todas las facultades y de todas las Escuelas de 1967. Más de 250 personas se sentaron en el gran salón para la cena. 


Se vieron diaporamas, se revivieron películas de la fachada de la Univesridad Católica en 1967 con letrero El Mercurio Mientetoma. Se mostraron fotos, entre las cuales destacaba aquella que inmortalizó la frase “Chileno: El Mercurio miente “. Se aplaudió con fuerza al Cardenal Raúl Silva Henríquez. Y los abrazos se sucedían. Cuando ya todos estaban ubicados hizo su aparición el líder del movimiento estudiantil de entonces, el médico Miguel Ángel Solar.

Los gestos abrazaban la mística. Se saludó a los presidentes de la Federación que precedieron la toma y su reforma: allí estaban Andrés Varela,  Manuel Antonio Garretón, Carlos Eugenio Beca, Fernán Díaz... Y también asistieron los dirigentes estudiantiles actuales.

En un momento determinado hizo su ingreso, al gran comedor, el rector histórico, don Fernando Castillo Velasco, siendo ovacionado de pie por todos los presentes. Lo acompañaban su esposa Mónica Echeverría y su hija Carmen. Fueron  momentos de gran emoción. Sin duda, todos esperaban la palabra del querido conductor de la reforma, rector por siete años en la UC. Su voz profunda, escuchada en medio de un gran silencio, evocó momentos inolvidables.

Finalmente todos querían oír, también, al líder del movimiento, Miguel Ángel Solar. Con su blanco y negro:grupo de universitarios de la toma de la UC de 1967sencillez y carisma recordó cómo hoy, lo hecho hace 40 años, es reconocido y valorado. Su sentida intervención fue acompañada por ese recitar potente de los poemas de Federico García Lorca. Con la guitarra y la voz de Oscar Guillermo Carretón acompañado por Nani Jiménez se fue cerrando esta velada.
           
La felicidad de encontrarse con tantos y recordar momentos históricos, la necesidad de continuar luchando y trabajando por un mundo mejor y más justo, fueron la tónica de este reencuentro.
          
Al salir del gran comedor hacían varios grados bajo cero, los corazones estaban calientes de emoción y todos, contentos y agradecidos, de haber vivido de nuevo una noche entre el 10 y el 11 de agosto, juntos, como hace 40 años,  cuando empezaba a esa misma hora la Toma de la Universidad Católica de Chile.

(por Javier Luis Egaña B.)

Te preguntarás, quizás, de dónde proviene tanta emoción. En breve…Era los tiempos de la Guerra Fría, de los grupos minoritarios críticos al sistema; era la época de los hippies y el rock. En Chile, se vivía también se vivían ideas cambios y de justicia social. Con la Toma de la Universidad Católica y otras siete universidades, surgió la denominada reforma universitaria que modificó la estructura de autoridad y poder, permitiendo así, la democratización de la comunidad universitaria. Dejemos, entonces, que algunos de sus protagonistas se pronuncien. Los jóvenes de antaño, tienen la palabra:

foto en blanco y negro de la toma estudiantil de 1967 Miguel Ángel Solar
La ocasión (del viernes 10 de agosto pasado), como todo cumpleaños, fue motivo para recordar 40 años del despliegue de la "Universidad para Todos" o el programa para aumentar la oportunidades de educación superior para la juventud chilena. En los '60 eran 20 mil o 30 mil estudiantes, hoy son 600 mil. Sin embargo, el cumpleaños también fue el momento para proyectar una "Buena Universidad" integrándose a la empresa reformada en que todos compartan responsabilidades y logros y así aumente la productividad de la nación chilena. Todo lo anterior lo vivimos asentado en la emoción de la amistad de quienes han sido fieles a sus sueños de juventud a pesar de los dolores que siempre acompañan el ascenso de cualquier cumbre.
 José Joaquín Brunner
¿Qué estaba en juego tras el barullo de la universidad tomada, el candado en el pórtico, el lienzo que acusaba la mentira con que creíamos ser juzgados, la remoción del Rector-Obispo y la idea de que la UC debía autogobernarse y abrir sus puertas a la sociedad? Ante todo, el cambio de dirección que venía produciéndose en el catolicismo político-social chileno, dentro del cual la UC ocupaba un lugar estratégico. La Democracia Cristiana había alcanzado la hegemonía del voto católico, desplazando el control conservador. A su turno, el lenguaje y las propuestas de esta nueva hegemonía eran definidamente progresistas: hablaban de revolución en libertad, reforma agraria, promoción popular y una modernización de la economía y la sociedad.

 fachada de la Universidad Católica en 1967

Fotos:Canal 13

Información

Técnica

Fecha de Modificación14/08/2007
Descripción BrevePersonajes de la toma de la universidad Católica de 1967 hablan de ese hecho y la reforma Universitaria, 40 años después.
IdiomaEspañol (ES)
Autoreducarchile
Fuenteeducarchile

Queremos tu

Opinión